El Rey dice que en España caben todas las formas de sentirse español

El Rey muestra al Apóstol su "dolor" por Angrois y el problema del desempleo

El arzobispo pide al Apóstol por las familias víctimas de la "crisis moral y económica"

Los Reyes dejan Galicia entre vítores y con una pulsera peregrina y un libro

nacional

| 25.07.2014 - 08:13 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El Rey Felipe VI ha pedido al Apostol Santiago que "haga resonar" en los corazones de los españoles "la esperanza" frente a las "situaciones difíciles" motivadas por la crisis.

En su ofrenda ante el Patrón de España, celebrada tradicionalmente el 25 de julio, el monarca ha tenido palabras de recuerdo para las víctimas del descarrilamiento de Angrois, ocurrido hace un año, y para los fallecidos en el accidente aéreo de Swiftair de este jueves, a cuyas familias ha trasladado sus "condolencias".

El Rey ha expresado su "emoción" por ejercer este año como oferente ante el Apóstol, "en los comienzos" de su reinado, y ha dedicado "sus primeras palabras" a recordar "con profundo dolor" a las víctimas del accidente ferroviario de Angrois, que "conmovió a toda España" y "ensombreció" la fiesta grande de Santiago hace un año.

"La Reina y yo lo tenemos muy presente y queremos que, en este aniversario, nuestra presencia aquí sea también testimonio de homenaje y respeto a los fallecidos, de solidaridad con sus familias y de recuerdo a todos los afectados por la tragedia", ha señalado el monarca, al tiempo que ha recordado la "extraordinaria muestra de solidaridad, de civismo y de nobleza" de los gallegos en aquella ocasión. "Galicia, gracias de corazón", dijo.

MANTENER VIVA LA TRADICION

El Rey don Felipe ha mostrado su empeño en "mantener viva" la "tradición" de la Monarquía a través de la Ofrenda al Apóstol y ha mencionado el "orgullo" que siente por haber sido designado Embajador de Honor del Camino de Santiago.

El Camino, ha dicho, es "símbolo de fraternidad entre pueblos y personas del mundo entero" y constituye "el primer proyecto común de Europa", una "muestra temprana de su relación armoniosa". "Con ella, con Europa, España está, y seguirá estando siempre, firmemente comprometida", ha garantizado.

ESPAÑA "UNIDA Y DIVERSA"

Como ya hizo en su acto de Proclamación como Felipe VI ante las Cortes Generales, el Rey ha hecho hincapié en la "configuración" de la nación española, con "toda la variedad y la riqueza de sus pueblos".

"En nuestra España, unida y diversa, caben todos los sentimientos y sensibilidades, caben todas las formas de sentirse español", ha destacado el monarca, para quien este hecho hace de los españoles "una gran comunidad social, cultural y política".

Al igual que "los peregrinos tienen fijada su mirada en ese más allá que les va señalando las etapas de la ruta", los españoles ponen "la vista en el futuro" con el objetivo de superar la crisis. "Porque todos, sin excepción, deseamos ir dejando atrás los tiempos de dificultad", ha destacado.

Felipe VI ha recordado que la crisis y el paro han "golpeado severamente a muchísimos españoles", aunque ha garantizado que "revertir esta situación ha sido y está siendo la prioridad del Estado y de toda la sociedad española", a la que ha animado a realizar "todos los esfuerzos posibles para ayudar a las personas más vulnerables".

El monarca, que ha concluido su ofrenda en gallego, ha indicado que "el futuro pertenece siempre a los audaces", por lo que ha apostado por "reconocer las dificultades" no como un "impedimento", sino como "una oportunidad".

"La Reina y yo queremos hoy que estas palabras cargadas de plena confianza en el pueblo español, en su capacidad para adaptarse a los retos de esta hora, llenen el corazón de nuestras gentes y hagan resonar siempre en todos nosotros la esperanza", ha concluido.

EL ARZOBISPO PIDE AL APÓSTOL POR LAS FAMILIAS VÍCTIMAS DE LA "CRISIS MORAL Y ECONÓMICA"

El arzobispo de Santiago, monseñor Julián Barrio, ha pedido la intercesión del Apóstol Santiago en favor de las "personas y familias que sufren las consecuencias de la crisis moral y económica" actual y ha pedido la paz para "los pueblos que están sufriendo guerra en el mundo".

En su réplica a la ofrenda presentada al Apóstol por el Rey Felipe VI, Julián Barrio ha instado a "ser sensibles al dolor y al sufrimiento de los más vulnerables" y ha pedido la intercesión del Apóstol Santiago para que "todos los pueblos, de forma especial el pueblo gallego, mantengan una convivencia solidaria" sin "olvidar sus raíces".

En un discurso en el que ha ensalzado la figura del Apóstol Santiago "mártir temprano del Evangelio", ha pedido que los gobernantes "tengan fortaleza, generosidad y constancia en la búsqueda del bien común" y de la "renovación ética y moral de la sociedad".