El rey convocará otra ronda de consultas si Pedro Sánchez fracasa

Albert Rivera conel Rey Felipe VI

nacional

| 02.03.2016 - Actualizado: 11:50 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El Jefe del Estado, el rey Felipe VI, tiene previsto convocar una nueva ronda de consultas con los partidos políticos con representación en el Congreso de los Diputados si fracasa la investidura del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, que se celebrará entre el 2 y 5 de marzo.

Fuentes de Casa Real explicaron a Servimedia que, en el caso de que Sánchez no reciba los apoyos necesarios en ninguna de las dos votaciones, el Rey llamará por tercera vez a las formaciones parlamentarias para sondear si hay otro candidato dispuesto a optar a la investidura.

El Monarca propuso en enero en primer lugar al líder del PP, Mariano Rajoy, como aspirante para ser reelegido como presidente del Gobierno pero el actual jefe del Ejecutivo en funciones declinó la propuesta al considerar que entonces carecía de apoyos suficientes y reconocer abiertamente que existía una mayoría absoluta de diputados en su contra.

Tras una segunda ronda de contactos, el monarca planteó al secretario general del PSOE que optase a la investidura, a lo que Pedro Sánchez accedió de inmediato. Desde entonces, lleva tres semanas tratando de negociar con el resto de los partidos para sumar una mayoría que le permita ser elegido presidente del Gobierno.

TERCERA RONDA

Si Sánchez fracasa, el Rey convocará una tercera ronda de consultas a mediados de marzo. La decisión está tomada y, según aseguran a Servimedias las mismas fuentes, esta es una de las razones por la que Felipe VI canceló el viaje oficial al Reino Unido que tenía previsto para los días 8,9 y 10 de marzo.

La Jefatura del Estado tomó la decisión de cancelar el viaje a Londres a principios de febrero, al conocer el calendario que manejaba el PSOE para la investidura de su candidato.

En el caso de que Sánchez tenga éxito, el Rey tendría que presidir esa semana el acto de acatamiento del cargo del nuevo presidente del Gobierno y, en los días posteriores, de los ministros que designe para su gabinete.

PROCESO CONSTITUCIONAL

Pero si fracasa, tendrá que aplicar el procedimiento que la Constitución española de 1978 establece en el artículo 99 para reiniciar las consultas con los partidos políticos en búsqueda de un candidato que genere el consenso suficiente para llegar a La Moncloa.

El artículo 99 de la Carta Magna regula el proceso para la elección del presidente del Gobierno tras la celebración de elecciones generales. En el epígrafe 99.1 establece que el Rey "propondrá un candidato" a presidente "previa consulta con los representantes designados" por los grupos políticos en el Congreso.

El artículo 99.3 detalla que el aspirante debe conseguir "mayoría absoluta" en la primera votación de investidura y, en caso de ser rechazado, puede someter "la misma propuesta a nueva votación cuarenta y ocho horas después de la anterior", con la posibilidad en este caso de ser elegido por mayoría simple.

Pero si en esos dos intentos carece de éxito, la Constitución deja claro en el punto 4 que debe reiniciarse el proceso tramitándose "sucesivas propuestas en la forma prevista en los apartados anteriores" de este artículo 99.

En la última semana, desde las filas socialistas se ha alimentado la tesis de que si Pedro Sánchez fracasa en la investidura podría volver a intentarlo días después sin necesidad de que el Rey volviera a proponerle, al considerar que seguiría siendo el aspirante designado por el jefe del Estado.

Sin embargo, expertos constitucionalistas consultados por Servimedia aseguran que el encargo del Rey finaliza con las dos votaciones del debate de investidura, por lo que tendrá que realizar una tercera ronda de consultas si quiere proponer otro candidato antes de que concluya el plazo legal de dos meses desde la primera votación de investidura. Tanto en La Zarzuela como en La Moncloa respaldan esta tesis.

Desde el Gobierno de Rajoy añaden que, si llega ese momento, el líder del PP y presidente en funciones realizará las negociaciones necesarias con el resto de los partidos políticos para obtener apoyos y solicitar al Monarca que le proponga oficialmente para la investidura.