El religioso Miguel Pajares se mantiene "estable" y sin hemorragias

Los exámenes médicos del Carlos III confirman que la monja no tiene Ébola

La familia del sacerdote toledano "muy esperanzada" por su estado estable

La Orden de San Juan de Dios asumirá parte de la repatriación del sacerdote español y la hermana Juliana

nacional

| 07.08.2014 - 07:37 h
REDACCIÓN

El sacerdote español Miguel Pajares, afectado por el virus del Ébola, presenta una "situación clínica estable", según el primer informe médico facilitado tras su llegada al Hospital Carlos III de Madrid, mientras que la religiosa Juliana Bohi, que no está contagiada, se encuentra en "muy buen estado general".

Pajares, que ha llegado al centro hospitalario "un poco desorientado", está estable y febril, respira espontáneamente y no tiene hemorragias, uno de los principales riesgos de contagio, según el informe sanitario facilitado hoy por la Consejería de Sanidad de Madrid en rueda de prensa.

Tanto a Pajares como a Bohi, que están aislados, se les están practicando las pruebas para confirmar que efectivamente el primero está afectado por el virus del Ébola y la religiosa no, ya que no presenta síntomas, unos resultados que estarán disponibles aproximadamente en tres horas.

Lo que sí está confirmado es que la religiosa tiene fiebres tifoideas de las que será tratada y , si los resultados del Ébola vuelven a dar negativos, le darían el alta de forma inmediata, según la Consejería.

En cuanto al estado de Pajares y de la religiosa, el consejero de Sanidad de Madrid, Javier Rodríguez ha informado de que se facilitará un parte médico diario desde la Gerencia del hospital Carlos III que, ha informado, en breve volverá a funcionar con normalidad y a atender pacientes, incluso mientras esté ingresado allí Miguel Pajares.

Por su parte, Pedro Martínez Tenorio, gerente del Summa, ha explicado que Pajares y Bohi han llegado en sendas ambulancias nuevas y medicalizadas del servicio de Emergencias, completamente aislados en cápsulas, y en el caso del sacerdote, sondado para evitar el riesgo de que la orina se expandiera. En cada una de las ambulancias viajaban con ellos un médico, un enfermero y dos técnicos.

Respecto al hospital Carlos III, dedicado hasta ahora a enfermedades infecciosas, el consejero ha confirmado que se va a realizar obras para destinarlo a "otras funciones" pero que ahora estaba "disponible" para esta atención y, de no haber sido así, se hubiese trasladado a Pajares y a Bohi a La Paz.

LOS EXÁMENES MÉDICOS CONFIRMAN QUE LA MONJA NO TIENE ÉBOLA

Los exámenes médicos efectuados en el Hospital Carlos III de Madrid a la religiosa, de origen guineano y pasaporte español, Juliana Bonoha Bohé, han confirmado que no está infectada por el virus del Ébola, han indicado esta tarde a Efe fuentes de la Consejería de Sanidad madrileña.

No obstante, las mismas fuentes han añadido que, a pesar de que el resultado del test del Ébola ha dado negativo, se mantendrán las medidas de aislamiento hasta que los médicos evalúen las siguientes actuaciones.

Sobre el estado de salud del religioso Miguel Pajares, la consejería se ha remitido a la información que facilite la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, a la que pertenece, y a su familia.

Mañana, está previsto que el hospital ofrezca el nuevo parte médico sobre la evolución de Juliana Bonoha Bohé.

EL TRASLADO

El religioso Miguel Pajares, el primer español contagiado de ébola, y la misionera Juliana Bohi, que aterrizaron en la base de Torrejón de Ardoz (Madrid) esta mañana, han llegado sobre las 9,30 horas al hospital Carlos III, donde han ingresado para recibir tratamiento.

Dos ambulancias equipadas con medios de aislamiento biológicos han trasladado a los dos pacientes desde Torrejón hasta el hospital, en el que han entrado por una puerta diferente a la habitual, mientras un helicóptero de la Policía Nacional sobrevolaba la zona.

Las ambulancias del SUMMA (servicios de emergencias médicas de Madrid), cuyos conductores iban protegidos con mascarillas, iban escoltadas por varios coches y motos de la Policía Nacional conformando una larga comitiva.

La entrada al hospital se ha producido por la puerta por la que se accede a los institutos de Investigación Cardiovascular y Oncológicos, lo que ha cogido desprevenidos al más de medio centenar de periodistas que, desde primera hora de la madrugada, hacían guardia en la entrada principal.

El resto del Hospital funciona con normalidad y desde primera hora de la mañana se han ido incorporando a sus puestos los trabajadores sanitarios y administrativos del centro, mientras varios camiones descargaban su mercancía en la cafetería o en el servicio de lavandería.

Cerca de una docena de pacientes a los que no se les había anulado la cita han acudido a hacerse análisis clínicos y, tras ser informados de la situación, han abandonado el hospital.

El sacerdote ha sido internado en el edificio del Carlos III donde se ha habilitado la sexta planta y, en concreto, tres habitaciones individuales de aislamiento con esclusas con presión negativa, aunque esta presión no es necesaria para casos de ébola, según la consejería de Sanidad de la comunidad de Madrid. El personal del hospital y los equipos de protección personal están listos desde ayer para su uso.

Los treinta pacientes que se encontraban hasta ahora en las instalaciones de La Paz-Carlos III fueron trasladados ayer al edificio del hospital de La Paz con el mismo personal que les atendía. En el hospital Carlos III están activados los protocolos marcados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que garantizan un riesgo mínimo para la atención a los pacientes con este tipo de enfermedades infecciosas.

La directora general de Salud Pública, Mercedes Vinuesa, explicó ayer que todos los trámites se han realizado para que "la seguridad esté absolutamente garantizada para toda la sociedad y todos los españoles".

COSTES DE LA REPATRIACIÓN

El Gobierno iniciará las gestiones con la Orden hospitalaria San Juan de Dios para tratar cómo se costea la repatriación del religioso Miguel Pajares, que se encuentra estable en el Hospital Carlos III de Madrid tras llegar esta mañana procedente de Liberia, una vez que los gastos del traslado han sido asumidos por el Ejecutivo.

Pajares, el primer español y europeo infectado por el virus del Ébola, aterrizó hoy en Madrid 36 horas después de que las autoridades españolas decidiesen repatriarlo para ser tratado de su enfermedad.

Junto a él, en un avión del Ejército preparado con todas las medidas médicas y de seguridad para evitar contagios entre la tripulación y el personal médico, ha viajado también la monja, de origen guineano y pasaporte español, Juliana Bonoha Bohé, que no está infectada.

La directora general de Salud Pública, Mercedes Vinuesa, ha especificado en rueda de prensa que la operación del traslado ha sido "exitosa" e incluso están recibiendo peticiones de información de otros países europeos como Francia, ante el supuesto de que tengan que enfrentarse a un caso similar.

El Gobierno se ha hecho cargo en un principio de los gastos de repatriación que, según ha explicado Vinuesa, podrían ser asumidos por la Orden del religioso.

Fuentes del Gobierno han aclarado que su objetivo es "sentarse a hablar con los responsables de la Orden para iniciar las gestiones al respecto".

No obstante, han explicado que la institución "tendrá que decir, qué tipo de seguro o mutualización tiene con sus cooperantes fuera de España". "El Gobierno aun no ha hablado con la Orden, con la que tendrá que analizar cómo se costea la repatriación y ya se verá", han matizado.

Vinuesa ha afirmado que "desconoce" a cuánto asciende dicha repatriación, mientras que la orden religiosa a la que pertenece el religioso informará mañana en una rueda de prensa sobre los compromisos que asumirá la institución.

POLÉMICA POLÍTICA

Desde el PSOE se ha aplaudido el traslado a España del religioso pero se ha defendido que sea el Ejecutivo el que se haga cargo del coste de la repatriación.

Similar opinión ha expresado a Efe el portavoz de IU en la Comisión de Sanidad y Asuntos Sociales del Congreso, Gaspar Llamazares, que ha calificado de "despropósito" que el Gobierno decidiera repatriar al religioso "por motivos sanitarios y humanitarios", pero luego anuncie que iniciará los trámites para que la Orden asuma el traslado.

Y el diputado de UPyD Carlos Martínez Gorriarán también ha cuestionado que el Gobierno quiera cobrar a la Orden y ha advertido: "las cosas no se hacen así".

Por su lado, el portavoz del PP en el Congreso, Alfonso Alonso, ha dicho que la repatriación de dos religiosos afectados por el virus del Ébola le parece "un asunto suficientemente serio para que no sea utilizado políticamente".

Pajares, de 75 años de edad, está estable y febril, respira espontáneamente y no tiene hemorragias, tal y como ha informado la Consejería de Sanidad madrileña, que ha apuntado que la religiosa con pasaporte español que ha sido traída en el mismo avión se encuentra "en muy buen estado general", aunque tiene fiebres tifoideas.

El jefe de medicina Intensiva de La Paz-Carlos III, Abelardo García, ha afirmado que los pacientes están en la planta sexta del centro, completamente aislados, asistidos y controlados por dos médicos internistas e intensivistas, cuatro enfermeras y cuatro auxiliares por turno, y personal de apoyo.

Ha señalado que esa planta está sometida a fuertes controles y que los médicos y personal sanitario que les atienden visten trajes de protección completa para "evitar contacto con cualquier fluido o secreción" de los pacientes.

Precisamente Vinuesa ha destacado que los riesgos de contagio en España, ante la llegada del primer europeo con este virus, son "absolutamente bajos".

Aún así, se han tomado todas las precauciones: trajes, material sanitario y en general cualquier objeto con el que se atienda al sacerdote o a la religiosa son incinerados inmediatamente.

El consejero de Sanidad madrileño, Javier Rodríguez, por su parte, ha hecho un llamamiento a la "tranquilidad" absoluta de los ciudadanos y ha garantizado que la posibilidad de trasmisión del Ébola en España es "muy pequeña". Tanto desde Sanidad como desde la Comunidad de Madrid se ha insistido en la "coordinación" que en todo momento ha habido entre ambas administraciones, junto con los Ministerios de Exteriores, Defensa e Interior.