El PSOE se fractura entre los partidarios de Rubalcaba y los de la renovación

Los socialistas abren el proceso para la sucesión con el candidato derrotado en las urnas y Chacón agazapados

Jáuregui apoya a Rubalcaba y Gómez reclama un Congreso abierto

nacional

| 25.11.2011 - 15:24 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

Los socialistas siguen debatiendo sobre la sucesión de Rodríguez Zapatero, seis días después de sufrir su mayor fracaso electoral de la democracia, tras perder más de 4 millones de votos y quedarse con sólo 110 escaños.

El Comité Federal del PSOE dará este sábado los primeros pasos para su 38 congreso federal, que conducirá al relevo de José Luis Rodríguez Zapatero como secretario general, sin que Alfredo Pérez Rubalcaba y Carme Chacón -los nombres que más suenan- se decidan a dar un paso al frente para postularse.

Zapatero, como secretario general, y Rubalcaba, como candidato, abrirán mañana el fuego en el Comité Federal que analizará las causas del fracaso electoral.

Los socialistas reúnen al máximo órgano de dirección del partido entre congresos para abrir el proceso sucesorio, que culminará los días 3, 4 y 5 de febrero en Sevilla.

Será un congreso federal ordinario, lo que significa que no sólo tiene que haber un relevo en la dirección, sino que los socialistas deben definir una propuesta política.

El Comité Federal de mañana dará los primeros pasos al aprobar la fecha definitiva y fijar un calendario para que las agrupaciones locales y provinciales designen al millar de delegados que viajarán a la capital andaluza.

En medio de todo ello prosigue el debate sobre la necesidad de abrir el proceso a las bases, mediante unas elecciones primarias al estilo de las francesas.

Por el momento, ni Rubalcaba ni Chacón han hecho pública su decisión, y fuentes del entorno del candidato han asegurado a Efe que este no dirá nada al menos hasta el lunes.

Muchos dirigentes territoriales han mostrado estos días un apoyo más o menos explícito a Rubalcaba, aunque también Chacón va sumando adeptos.

Así, el secretario general del PSM, Tomás Gómez, ha señalado hoy que si él fuera Chacón "daría un paso al frente" para liderar el futuro del PSOE y presentaría su candidatura.

Gómez, quien no ha aclarado si él quiere optar al cargo, ha subrayado que Chacón "representa un revulsivo"; y "ese perfil es importante en este momento", ha rematado.

El presidente andaluz, José Antonio Griñán, que lidera la federación más numerosa del PSOE, se ha mostrado partidario de que el congreso sea "abierto", con la presentación de varias candidaturas, y en "libertad", sin la imposición de aspirantes por parte de ningún dirigente.

Griñán no se ha querido hoy "mojar" por Rubalcaba ni por Chacón y ha insistido en que el cónclave tiene que servir como "un revulsivo" del que salga un "liderazgo fuerte", con un proyecto "intergeneracional y paritario".

Más claro se ha mostrado el ministro en funciones de la Presidencia, Ramón Jáuregui, en cuya opinión el PSOE "no puede renunciar" a la posibilidad de que Rubalcaba sea el jefe de la oposición en los próximos cuatro años.

Jáuregui, quien aconsejará a Rubalcaba que opte a liderar el partido si éste le pregunta, ha apostado además por que el candidato sea quien se enfrente al líder del PP, Mariano Rajoy, en el debate de investidura.

Otro que prefiere mantener la ambigüedad sobre sus preferencias es el secretario general de los socialistas extremeños, Guillermo Fernández Vara, quien, pese a su "mucho aprecio personal" por Rubalcaba, esperará al congreso federal para votar "con la cabeza", y no "con las tripas, ni con el corazón".

Sea como sea, el nuevo líder del PSOE no podrá contar como "número dos" con el todavía vicesecretario general, José Blanco, que ha avanzado que renunciará a ejercer cargo orgánico alguno en el partido.

No faltan tampoco quienes advierten sobre los riesgos de centrarse sólo en los nombres y olvidarse de definir un programa que conecte de nuevo al PSOE con la ciudadanía, tras la sangría de votos perdidos el 20N.

Así, el sociólogo José Félix Tezanos, ex miembro de la dirección del PSOE, cree que este partido está cerrando en falso su crisis al centrarse en el debate sucesorio y avisa de que los socialistas no han tocado fondo y podrían acabar al borde del precipicio si siguen en esa línea.

En un artículo publicado hoy en la edición digital de la revista "Temas", cuyo consejo de redacción preside el ex vicepresidente Alfonso Guerra, Tezanos alerta de que el debate sobre las personas traslada la impresión de que sólo preocupan las "sillas" y los "sillones".

Y parece que algunos "de los que han perdido abrumadoramente en las urnas y que han sido castigados por su gestión global de gobierno quieren seguir al frente del PSOE, desoyendo por completo" los resultados, agrega.

En esa misma línea, el representante de Izquierda Socialista José Antonio Pérez Tapias, que forma parte del Comité Federal, considera que Rubalcaba ha demostrado tener "madera de héroe" por presentarse a las elecciones sabiendo que estaba condenado al fracaso, pero no cree que eso legitime "precipitados arreglos orgánicos" que serían una "farsa".