El PSOE se divide entre la dirección y los críticos de Rubalcaba

Óscar López: "Sería un error que Rajoy se sienta avalado para hacer más recortes"

Dirigentes del PSOE promueven la renovación en Twitter

La socialista María Antonia Trujillo, ministra de Vivienda, a través de su cuenta de twitter

nacional

| 21.10.2012 - 22:33 h
REDACCIÓN

El secretario de Organización del PSOE, àscar López, ha admitido hoy el resultado "malo" de su partido en las elecciones gallegas y vascas y ha considerado que sería "un grave error" que el jefe del Gobierno, Mariano Rajoy, se sintiera avalado por el triunfo en Galicia para continuar con su política de recortes.

En rueda de prensa en la sede madrileña de la calle Ferraz, tras conocerse que el PP gallego ha reforzado su mayoría absoluta y que el PNV ha ganado en el País Vasco, seguido de EH Bildu, López ha prometido que el PSOE reflexionará sobre estos resultados "con serenidad pero sin excusa".

Y también estudiará los motivos de la elevada abstención, que ha afectado especialmente al PSdeG según ha reconocido, y que en este caso lleva aparejada un mensaje político.

También ha descartado que el líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, se haya planteado dimitir tras este fracaso electoral y ha recordado que la Ejecutiva que dirige lleva sólo ocho meses y "trabaja todos los días" por el interés general del país. "Y lo va a seguir haciendo hasta el final", ha apostillado.

LOS CRÍTICOS CONTRA RUBALCABA

Representantes del PSOE, entre ellos Odón Elorza y la exministra María Antonia Trujillo, han empezado a hacer autocrítica en sus cuentas en Twitter tras los resultados electorales en Galicia y el País Vasco, y promueven en la red social acometer ya el debate sobre la sucesión de Alfredo Perez Rubalcaba.

Si Trujillo, que fue titular de Vivienda en el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, ha pedido directamente la dimisión de Rubalcaba ("Esperando que Rubalcaba anuncie su dimisión", ha escrito en su Twitter), el diputado y exalcalde de San Sebastián, Odón Elorza, ha evidenciado en el suyo que "los partidos de derecha que defienden los recortes han ganado".

"Los socialistas debemos hacer la catarsis de una vez", ha añadido, mientras que, en otro comentario, además de felicitar a los dos ganadores, ha señalado que el PSOE ha de reconocer que algo está haciendo mal.

Uno de los políticos más seguidos en Twitter, el socialista José Antonio Rodríguez, alcalde de la localidad granadina de Jun, ha confesado estar "un poco harto" de líderes que cuentan con representantes como él para ganar congresos y luego no están "ni en el debate de ideas".

Y ha ido más allá al plantear directamente una encuesta en la red sobre quién se considera que debe liderar el PSOE y proponer él cuatro nombres: Rubalcaba, Carme Chacón, Patxi López y Eduardo Madina.

Los primeros datos de esa consulta, según ha asegurado en otro de sus comentarios en la red, sitúan al aún lehendakari en primer lugar con el 35 por ciento de apoyos, seguido de Madina con el 31 por ciento.

Por detrás, y sin especificar porcentaje, sitúa a Chacón y, después, al actual secretario general del PSOE.

Respecto al futuro de Patxi López, el propio alcalde de Jun le ha dado su apoyo expreso al considerar que ha llegado el momento de que dé el salto a la candidatura del PSOE al Gobierno de España.

"En terreno puro del nacionalismo era muy difícil ganar el partido. Pero España es otra cosa", ha escrito en Twitter.

¿SE LA JUGABA RUBALCABA?

El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, no se presentaba en las elecciones de hoy ni en Galicia ni en el País Vasco, pero también se estaba jugando mucho en estos comicios, ya que un resultado airoso de los socialistas hubiera sido un agradecido espaldarazo a su liderazgo.

En contraposición, hay que ver si el revés tan doloroso que le han dado hoy las urnas puede tener también consecuencias en su futuro político. Incluso inmediatas.

No en vano, las redes sociales han comenzado a llenarse de mensajes de ciudadanos que reclamaban la dimisión de Rubalcaba, incluida la socialista María Antonia Trujillo, ministra de Vivienda en el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

Y es que desde que se hizo con la Secretaría general del PSOE en febrero tras vencer a Carme Chacón en el congreso federal de Sevilla Rubalcaba ha tenido que afrontar casi continuamente críticas internas, aunque larvadas, a su línea de oposición.

El único respiro se lo dieron en marzo pasado las elecciones asturianas y, sobre todo, las andaluzas, donde, contra todo pronóstico, el PP no consiguió la mayoría absoluta y el PSOE conservó la Junta con el apoyo de IU.

La esperanza era que hoy ocurriera algo similar en Galicia, donde los socialistas han planteado la campaña como una especie de plebiscito al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y a sus políticas de recortes.

De hecho, el fracaso en Galicia escuece más en el PSOE que el del País Vasco, donde ya se daba por hecho que la entrada de la izquierda abertzale iba a restarles un buen puñado de escaños a los socialistas y que probablemente se quedaran con menos de 20 diputados.

Mientras la derrota en Euskadi estaba prácticamente interiorizada, la esperanza de que en Galicia hubiera un vuelco pudieran arrebatar la mayoría absoluta al PP se ha mantenido casi hasta el último momento.

Rubalcaba y el PSOE han fiado buena parte de su estrategia electoral en Galicia a una sola carta, la de identificar a Núñez Feijóo con Rajoy, y los gallegos le han dado la espalda a ese mensaje.

Diversas fuentes consultadas por Efe apuntan a varios factores como determinantes de estos resultados, entre ellos la fortaleza del PP en esa comunidad y la movilización de su militancia, en un momento en el que la izquierda gallega está más fragmentada que nunca tras la salida de Xosé Manuel Beiras del BNG y la creación de un partido propio.

Otra razón que podría haber influido es el debate independentista acrecentado por CiU en las últimas semanas, que prácticamente ha eclipsado al resto de la actualidad en el panorama nacional.

Aunque Rubalcaba se ha volcado en esta campaña electoral, sobre todo en Galicia, los resultados no le permiten reforzar su liderazgo, que podría verse de nuevo cuestionado por aquellos que opinan que su figura es hoy por hoy más un lastre que un revulsivo para el PSOE.

Y esas voces podrían incluso multiplicarse si dentro de poco más de un mes, el 25 de noviembre, los socialistas fracasan de manera estrepitosa en los comicios catalanes.

Ahora que todo parece apuntar a que Patxi López tendrá que desalojar inexorablemente la Lehendakaritza, ¿será el líder vasco el acicate que necesita el PSOE?.