El PSOE se demarca a la respuesta conjunta del Estado al desafío independentista

Su voto en contra impide que el Congreso apruebe la iniciativa de Ciudadanos de apoyo al Gobierno

Los diputados del PSOE José Luis Ábalos y Meritxell Batet durante el Pleno del Congreso de los Diputados

nacional

| 19.09.2017 - 18:44 h

EFE

El Congreso ha rechazado una proposición de Ciudadanos que buscaba cerrar filas en torno al Gobierno y al poder judicial ante el 1-O en Cataluña con los votos en contra del PSOE, Unidos Podemos y de todas las fuerzas nacionalistas e independentistas.

Finalmente, no ha sido posible el acuerdo entre Ciudadanos y el PSOE para sacar adelante una enmienda transaccional a texto inicial después de la negativa de líder del partido naranja, Albert Rivera, a aceptar el punto que apostaba por buscar una salida "pactada y legal" al problema secesionista en Cataluña.

Esta salida incluía una llamada a crear un foro de diálogo para buscar una solución a la crisis de Cataluña. Ante ello, la dirección del PSOE ha ordenado votar en contra de la moción de Cs, y ha provocado la división en las filas socialistas, pues se han registrado cinco abstenciones.

La diputada Meritxell Batet ha explicado que es "imprescindible abrir soluciones políticas y crear escenarios de diálogo" para evitar que el 2 de octubre se mantenga la misma situación" de "grave crisis territorial".

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha explicado en el Pleno de la Cámara Baja que el objetivo de su iniciativa es que el poder legislativo exprese su respaldo al poder ejecutivo y al poder judicial "en la defensa de la legalidad democrática en Cataluña", según dice el texto, y ha señalado la importancia de forjar un "amplio consenso" a favor de la proposición.

Aunque el PSOE ha presentado una enmienda, la formación naranja no estaba de acuerdo con uno de los puntos, el que hablaba de "abrir un espacio de diálogo y buscar una salida pactada y legal", para "desterrar la división y reforzar la convivencia" en España.

Ciudadanos ha planteado una transaccional que, a cambio, planteaba un diálogo para una reforma constitucional, pero finalmente no se ha llegado a un acuerdo. "El PSOE no ha querido retirar el pacto con los nacionalistas y no la podemos aceptar", ha dicho Rivera.

El texto ha contado con el respaldo del PP y de sus socios electorales de UPN y Foro, mientras que Unidos Podemos, el PNV y los independentistas catalanes ya habían anunciado su voto en contra.