El PSOE da por hecho el retraso de sus primarias a 2015 para encumbrar a Sánchez

Pedro Sánchez, sobre las primarias: "Voy a hacer lo mejor para mi partido"

Vara ve a Sánchez de candidato a la Moncloa

Sánchez prepara un "gobierno en la sombra" para liderar un "proyecto ganador"

nacional

| 16.07.2014 - Actualizado: 23:25 h
REDACCIÓN

El aplazamiento de las primarias del PSOE para elegir al candidato a la Moncloa, programadas para el próximo mes de noviembre, parece ya un hecho cerrado, y casi también lo es que deberían servir para encumbrar al nuevo secretario general, Pedro Sánchez, a quien muchos barones ven como candidato único.

El nuevo líder del PSOE, Pedro Sánchez, no ha querido pronunciarse hoy sobre la fecha de las primarias abiertas para elegir al futuro candidato a la Moncloa, que todos los barones quieren retrasar a 2015, y se ha limitado a asegurar que hará lo que crea mejor para los socialistas.

a hacer lo mejor para mi partido", ha sentenciado en declaraciones a los medios después de reunirse con el secretario general del PSOE en Galicia, José Ramón Gómez Besteiro, el séptimo dirigente regional al que ha recibido en esta jornada.

Sánchez ha subrayado la "buena disposición" que está percibiendo en todos los "barones" regionales para configurar la nueva Ejecutiva, una especie de "Gobierno en la sombra" que será "un proyecto renovado, cambiado y unido a partir de este congreso federal" de finales de mes con el que ganar las próximas elecciones municipales, autonómicas y generales de 2015.

El consenso sobre el retraso de la fecha de las primarias se ha podido certificar en las reuniones bilaterales que ha mantenido Pedro Sánchez con los dirigentes regionales de la Comunidad valenciana, Ximo Puig; Extremadura, Guillermo Fernández Vara; La Rioja, César Luena; Canarias, José Miguel Pérez; Cantabria, Eva Díaz Tezanos; Murcia, Rafael González, y Galicia, José Ramón Gómez Besteiro.

También comparten ese criterio los líderes de Andalucía, Susana Díaz, con quien Sánchez se vio el lunes, y Madrid, Tomás Gómez, y Castilla-La Mancha, Emiliano García Page a quienes recibió ayer; el único que puso reparos fue el asturiano Javier Fernández, quien avisó de que los compromisos están para cumplirlos.

El todavía secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, estuvo mucho tiempo resistiendo las presiones de los dirigentes territoriales, que querían tener decidido al candidato a la Moncloa cuanto antes y finalmente accedió a convocar las primarias abiertas a la ciudadanía en noviembre.

Pero el escenario ha cambiado, según coinciden los líderes territoriales, ya que antes no se esperaba el batacazo electoral en los comicios europeos de mayo pasado ni se había adelantado el congreso federal, que, en circunstancias normales, debería haberse celebrado en febrero de 2016.

La consulta abierta a las bases del pasado domingo, que ganó Sánchez, y el congreso extraordinario de finales de mes en el que se oficializará el cambio con Rubalcaba al frente del partido son un punto de inflexión para los socialistas, que ya no ven la necesidad de celebrar las primarias cuanto antes, sino más bien al contrario.

CENTRARSE EN LAS MUNICIPALES Y AUTONÓMICAS

Después de dos meses con el proceso sustitutorio de Rubalcaba, y teniendo en cuenta que también harán primarias para elegir a los candidatos municipales y autonómicos a partir de septiembre próximo, los "barones" no creen que deban celebrarse las primarias en noviembre, porque se traslada la imagen de que el PSOE consagra todo el año a hablar de sus cosas y no de los problemas de los ciudadanos.

Así lo han expresado Guillermo Fernández Vara, Eva Díaz Tezanos o Ximo Puig, quienes han hecho hincapié en que los socialistas deben volcarse a partir de ahora en ganar las elecciones municipales y autonómicas.

La idea es que las primarias para las generales sean después de la cita de mayo, siempre y cuando no hubiera un adelanto electoral por parte de Rajoy.

Todos en el PSOE coinciden, además, en que Pedro Sánchez debería ser el candidato a esas primarias, sin perjuicio de que haya otros socialistas que quieran también presentarse, tal y como ha señalado Fernández Vara.

Situado en la órbita de Eduardo Madina durante la campaña de la consulta a las bases, el extremeño ha cerrado hoy filas con Sánchez, hasta el punto de enfatizar que los afiliados no han votado sólo al secretario general, sino "al líder de la sociedad española dentro de un tiempo". "No tengo ninguna duda de que si mañana hay primarias abiertas las va a ganar el secretario general", ha sentenciado.

Aunque no ha mencionado a nadie en particular, unas palabras suyas se han interpretado como un mensaje directo a Susana Díaz para que no interfiera en la configuración de la nueva Ejecutiva y deje a Sánchez "total libertad" para escoger a sus colaboradores.

La voz de los militantes, ha advertido, no puede estar sometida ahora a la opinión de las "baronías", sino que tiene que ser "una voz fuerte y unida".

Pedro Sánchez se reunirá mañana con el secretario general de UGT, Cándido Méndez, y con el dirigente socialista navarro Roberto Jiménez, que apoyó su candidatura, entre otros, dentro de esta primera toma de contactos en la que, según las fuentes, aún no se habla de nombres para la Ejecutiva.

También ha conversado con los expresidentes Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero, según han confirmado desde su entorno, y el próximo fin de semana viajará a Cataluña para participar en el congreso del PSC que confirmará a Miquel Iceta como primer secretario.

Aprovechará ese viaje para mantener un encuentro con Iceta y hablar del respaldo del PSC al dictamen sobre la ley de consultas, aprobado hoy en comisión por el Parlamento, o sobre la nunca abandonada idea de los socialistas catalanes de formar grupo propio en el Congreso de los Diputados.