El PSOE admite que el resultado es "negativo" en Galicia y en Euskadi

Subraya que la campaña electoral se ha desarrollado en "condiciones muy difíciles" para los socialistas

César Luena

nacional

| 25.09.2016 - 22:57 h
REDACCIÓN

El secretario de Organización del PSOE, César Luena, ha admitido esta noche que el resultado de las elecciones gallegas y vascas ha sido "negativo" para su partido en ambas comunidades, aunque ha subrayado que la campaña electoral se ha desarrollado en "condiciones muy difíciles" para los socialistas.

"En el PSOE no estamos satisfechos, los resultados no son positivos para el PSOE", ha dicho Luena en nombre de la dirección federal, en una breve comparecencia sin preguntas y con semblante serio en la sede del partido.

En Galicia, En Marea ha ganado en votos al PSdeG, aunque ambos han empatado a 14 escaños, cuatro menos que los conseguidos por los socialistas en 2012, mientras que en Euskadi el PSE se ha desplomado de 16 a nueve diputados, los mismos que el PP, con quien comparte la última posición.

Luena ha destacado, no obstante, que en el País Vasco el PSE será "determinante para abordar la gobernabilidad" y que sus nueve diputados "garantizarán que la agenda prioritaria para Euskadi será la agenda social".

Respecto a los comicios gallegos, ha recordado que el empate del PSdeG con En Marea es provisional, a la espera del escrutinio definitivo, ya que los socialistas se disputan un escaño con el PP en Orense.

En su comparecencia de apenas dos minutos, el número dos del PSOE ha felicitado a los ganadores de los comicios y ha agradecido el esfuerzo de los candidatos, militantes y votantes socialistas, y ha recordado que mañana la comisión permanente de la ejecutiva federal -que se reunirá a partir de las 10.30- profundizará en el análisis de los resultados.

La de Luena ha sido la única voz oficial que se ha escuchado en Ferraz en una noche aciaga en la que ningún otro dirigente ha querido hablar.

No obstante, fuera de micrófono, uno de los integrantes de la ejecutiva cercano a Sánchez ha reconocido que los resultados son "malos", en especial en Galicia, donde la brecha con el PP se ha ampliado y el candidato del PP, Alberto Núñez Feijóo, ha reforzado su liderazgo.

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, solo se ha dejado ver en el interior de su vehículo a su llegada a la sede socialista, donde ha seguido el escrutinio rodeado de miembros de su círculo de confianza, como César Luena, Antonio Hernando y Óscar López.

EL VARAPALO EN GALICIA Y EUSKADI COMPLICA EL FUTURO A SÁNCHEZ

A falta de poco más de un mes para que expire el plazo que determinará si hay investidura o nuevas elecciones, los resultados en Galicia y el País Vasco pueden agravar aún más la división interna en el PSOE y mermar la aspiración de su líder, Pedro Sánchez, de intentar formar gobierno.

Aferrado al "no es no" a facilitar la reelección de Mariano Rajoy, Sánchez confiaba en que el PSOE doblegara de nuevo a las encuestas y mantuviera el tipo en la doble cita electoral para hacer de dique ante la presión de los barones críticos y del PP.

El nuevo paso atrás del socialismo en las urnas, agravado por que ha habido 'sorpaso' de Podemos en votos -también en escaños en Euskadi y empate en Galicia-, debilita el liderazgo interno de Sánchez y da alas a quienes le apremian a que facilite la investidura del PP para evitar unas terceras elecciones.

"Han sido unos resultados malos. Ésta vez no se han equivocado las encuestas", han admitido fuentes de Ferraz, donde no han querido ir más allá en las consecuencias que tiene para la estrategia de Sánchez.

El varapalo tiene lugar en puertas de que el secretario general dé nuevamente el paso de intentar forjar una mayoría alternativa con Podemos y Ciudadanos, una decisión que ha incrementado el malestar de los barones críticos.

El Comité Federal del próximo 1 de octubre, que la Ejecutiva convocará mañana, va a servir para comprobar si los detractores de Sánchez promueven por fin la rebelión o vuelven a amagar, como han hecho en los últimos meses.

Sin embargo, desde el PSOE andaluz ya han lanzado el primer aviso de que suenan tambores de guerra.

"Harta de 'resultados históricos' del partido al que quiero tanto, harta de volver a pulverizar nuestros peores resultados... ¿Y ahora qué?", ha afirmado en Twitter con tono punzante la secretaria general del PSOE de Sevilla, Verónica Pérez, una de las personas de confianza de Díaz.

Sánchez y sus portavoces reafirmaron en los últimos días que fuese cual fuese el resultado de los comicios, el PSOE no iba a moverse del no a Rajoy, ni a cualquier otro candidato del PP, lo que pretenden hacer valer en el cónclave del sábado.

"Diremos no una y mil veces a Rajoy", sentenció el secretario general en más de un mitin de campaña a pesar de las presiones "políticas, económicas y mediáticas" que ve alrededor del PSOE.

Frente a esta postura, algunos presidentes autonómicos, como el extremeño Guillermo Fernández Vara, e históricos como Felipe González siguen pensando que lo mejor es facilitar a Rajoy la formación de gobierno al no ver otra combinación posible.

Mientras, la presidenta andaluza, Susana Díaz, ha insistido en que el PSOE tiene que estar en la oposición porque "con 85 diputados no se puede gobernar", al tiempo que ha dado a entender que sin Rajoy de candidato, las cosas podrían ser diferentes, pero no se ha atrevido a hablar en ningún momento de la abstención.

Pese a las trabas internas, Sánchez está dispuesto a hablar en los próximos días con el líder de Podemos, Pablo Iglesias, y de Ciudadanos, Albert Rivera, para convencerles de formar un gobierno transversal, si bien el veto recíproco lo hace muy complicado.

Aunque algunos sectores no cierran la puerta a que Sánchez pueda inclinarse por el pacto con Podemos con el apoyo, activo o pasivo, del PNV y de los independentistas catalanes, Ferraz ha reiterado que esta fórmula es inviable.

Si la presión de los barones se acrecienta para que el PSOE acepte quedarse en la oposición y facilitar que el PP gobierne, Sánchez no descarta convocar el congreso del partido y una consulta a la militancia para elegir secretario general el 23 de octubre, aunque los críticos no dan credibilidad a esta amenaza.

Otra de las balas que le queda es la convocatoria de otra consulta entre los afiliados para que digan si quieren o no hacer presidente a Rajoy.

"Ganaría el no a Rajoy porque ya es imposible reconducir esta postura entre los militantes", reflexiona a EFE una integrante de la Ejecutiva.

A los malos datos en Galicia y el País Vasco se une el hecho de que los dos candidatos, Xoaquin Fernández Leiceaga e Idoia Mendia, son afines a Sánchez, por lo que la pérdida de peso de estas federaciones no favorece al secretario general en un posible pulso por el control del partido.