El PSC romperá la disciplina de voto del PSOE y dirá 'no' a Rajoy

Crece el debate en el PSOE sobre una abstención mínima en la investidura

El Consell Nacional del PSC ratifica el no a Rajoy por unanimidad e Iceta es consciente que provocará un "problema"

Javier Fernández quiere persuadir a los defensores del 'no' y evita hablar de sanciones a la "desobediencia"

El PSOE de Madrid insiste en una abstención mínima para "erosionar lo menos posible"

Blanco dice que la abstención parcial es "torcer por la puerta de atrás" la voluntad del Comité Federal

nacional

| 25.10.2016 - 12:15 h
REDACCIÓN

Crece el debate en el PSOE sobre una abstención mínima en la investidura. El líder del PSC, Miquel Iceta, ha defendido hoy ante el Consell Nacional el no a Mariano Rajoy en el debate de investidura consciente de que provocará un problema con el PSOE, pero cree que los socialistas catalanes no deben estar al lado de una de las "locomotoras" en rumbo de "colisión" contra Cataluña. Mientras el presidente de la gestora federal del PSOE, Javier Fernández insiste en que quiere persuadir a los defensores del 'no' y evita hablar de sanciones a la "desobediencia".

El Consell Nacional del PSC ha ratificado hoy el no a Mariano Rajoy en las dos votaciones del debate de investidura por unanimidad, con lo que los socialistas catalanes desobedecerán la consigna del Comité Federal del PSOE de abstenerse en la investidura. El máximo órgano entre congresos del PSC ha respaldado por 241 votos a favor y sólo una abstención la posición de la dirección liderada por Miquel Iceta.

En su intervención en el Consell Nacional a puerta cerrada, aunque ha trascendido su discurso, el líder del PSC ha defendido el no a Rajoy en primera y segunda votación del debate de investidura, consciente de que esta decisión "puede provocar un problema de relación entre PSC y PSOE". "Dos partes no desarrollan un proyecto común si una no lo quiere", ha añadido Iceta, que en todo caso ha manifestado su voluntad de seguir "compartiendo con el PSOE un proyecto federal para España".

Ha admitido que la decisión puede llevar a revisar el protocolo de unidad con el PSOE, pero ha advertido de que cualquier cambio se debería hacer a través de un Congreso, porque el encaje del PSC "está contenido en la disposición adicional primera de los Estatutos Federales del PSOE".

Iceta ha reconocido que nunca hubiera pensado que "el detonante de una crisis entre PSC y PSOE sería un voto de investidura de un presidente del Gobierno del PP". Ha afirmado que no le gustaría dar la "satisfacción a los inmovilistas ni a los independentistas" propiciando una crisis con el PSOE, pero ha justificado que su apuesta por el no a Rajoy es para "asegurar la utilidad del PSC como un instrumento político útil para los ciudadanos que se sienten progresistas y catalanistas".

Unos ciudadanos, ha proseguido, que "no entenderían que en el inicio de un curso político crucial en Cataluña, un curso que acabará o en fracaso o en desastre a causa de la deriva y aceleración independentistas, el PSC apareciera al lado de una de las locomotoras -en alusión a Rajoy- que han decidido emprender un rumbo de colisión". Y ha remachado: "Una abstención en la investidura de Rajoy nos inhabilitaría para tender puentes y proponer soluciones en el momento que más falta hacen".

JAVIER FERNÁNDEZ QUIERE PERSUADIR A LOS DEFENSORES DEL "NO" Y PIDE QUE "NO SE ENFRENTEN DOS LEGITIMIDADES"

El presidente de la Gestora que dirige el PSOE, Javier Fernández, ha insistido este miércoles en que quiere "persuadir" a los diputados socialistas que mantienen su rechazo a dejar gobernar al PP y ha evitado hablar de posibles sanciones en caso de que se consume la "desobediencia".

Fernández ha explicado que le ha informado del acuerdo que tomó el Comité Federal el pasado domingo, según el cual el Grupo Parlamentario Socialista votará 'no' en una primera votación y después se abstendrá, cuando el candidato del PP ya no necesitará mayoría absoluta sino simple para poder ser investido. Y, según ha dicho, ha informado al Rey de que el Grupo "se va a abstener", porque "es lo que va a ocurrir", y no ha entrado en "ninguna matización" sobre si será en bloque o habrá la abstención mínima que pide un sector del PSOE y que la Gestora rechaza.

"Yo no me estoy planteando, ni la gestora que presido, en ningún momento, qué tipo de acciones vamos a adoptar en el caso de que efectivamente se produzca esta, llamésmole, desobediencia en relación al mandato del Comité Federal", ha explicado, después de subrayar que no le consta cuántos diputados estarían en esta situación. Fernández ha hecho hincapié en que lo que le toca a hora es "intentar persuadirles" y ha aprovechado la rueda de prensa para hacerlo, para insistir en su llamamiento a que no tomen esa decisión de desacatar lo acordar. "Ojalá" no haya que tomar ninguna medida "de carácter punitivo", pero sí ha avanzado que "desde luego todo será muy meditado en relación a esas personas" si se produce la "desobediencia". Pero ha insistido en que no quiere hablar de "futuribles": "No estoy pensando ahora mismo en nada concreto y mucho menos en que eso termine en expulsiones", ha afirmado.

En relación a lo que pueda hacer el PSC, que se mantiene en el 'no' al PP, ha pedido a su Consell Nacional, reunido esta tarde, que tenga "muy en cuenta" que el pasado domingo participaron en la decisión del Comité Federal, donde hubo una votación, para que "no se enfrenten dos legitimidades": la de los órganos de decisión del PSC y del PSOE, en el que también estuvieron. "Espero que no hagan esto, que voten en consonancia con lo que votaron sus representantes en el Comité Federal, si no lo hacen evidentemente tendremos que hablar con el PSC y ver cómo solucionamos un problema que, evidentemente se generará: la dependencia de esa organzación de sus propios órganos o los del PSOE", ha remachado.

Por lo que se refiere a los dirigentes territoriales que piden una 'abstención mínima' --una propuesta que cuenta con el aval de las actuales direcciones del partido en ocho comunidades autónomas, más Ceuta y Melilla--, Fernández ha explicado que ha hablado con los ocho firmantes de la carta que se le remitió este lunes y les ha trasladado que deben respetar el mandato del Comité Federal.

El presidente de la gestora ha subrayado que estos dirigentes se oponen a que la abstención se lleve a cabo en los términos acordados "claramente" por el máximo órgano del partido entre congresos, en un cónclave en el que ellos participaron. "El término abstención es suficientemente claro", ha dicho.

Según ha señalado, este mismo martes ha hablado por teléfono con alguno de los díscolos y le ha trasladado los mismos argumentos, convencido de que lo que hace la Gestora es "interpretar" el mandato del Comité Federal, que fue "muy claro".

EL PSOE REUNE ESTE MIÉRCOLES A SUS DIPUTADOS PARA REAFIRMAR LA ABSTENCIÓN EN BLOQUE

El grupo parlamentario del PSOE se va a reunir este miércoles, antes del comienzo del debate de investidura para comunicar a los diputados que deberán abstenerse en bloque ante Mariano Rajoy en la segunda votación, que será previsiblemente el próximo sábado.

La dirección del grupo hará saber a los diputados que tendrán que acatar el mandato del Comité Federal de facilitar la investidura de Rajoy, a pesar de que una parte del grupo defiende que la abstención sea mínima, de once diputados, para que el resto pueda votar no.

La gestora del PSOE ha cerrado la puerta a esta posibilidad y también a que algunos diputados voten en conciencia, como han pedido el vasco Odon Elorza y Margarita Robles en virtud de lo que establece el reglamento interno del grupo parlamentario.

Ferraz considera que el voto de conciencia puede aplicarse a debates de ámbito moral o ético, como podría ser la eutanasia, pero "no puede ser un paraguas para romper la disciplina de voto", han señalado fuentes de la gestora.

De los 84 diputados socialistas, hay doce que ya han anunciado que desobedecerán la orden de la dirección y rechazarán a Rajoy en las dos votaciones. Además de Elorza y Robles, están los siete diputados del PSC: Meritxell Batet, Manuel Cruz, Lídia Guinart, José Zaragoza, Mercé Perea, Marc Lamuà, Joan Ruiz. También ha garantizado el no la diputada por Zaragoza Susana Sumelzo y la excomandante Zaida Cantera, apuesta personal del exsecretario general del PSOE Pedro Sánchez que tiene escaño como independiente por Madrid, además de la gallega Rocío de Frutos.

Otros cinco parlamentarios están dispuestos a rechazar a Rajoy, pero prefieren apurar los plazos para tomar una decisión definitiva. En este grupo, están los dos representantes por Baleares, Sofía Hernanz y Pere Joan Pons, y tres diputadas de Castilla y León, Mar Rominguera (Zamora), Esther Peña (Burgos) y Luz Martínez Seijo (Palencia).

Algunos de los fieles a Sánchez de su anterior Ejecutiva, como César Luena y Adriana Lastra, han anunciado que acatarán la disciplina de voto, aunque lo hicieron antes de la reunión del Comité Federal y de que la gestora se haya mostrado inflexible sobre la posibilidad de que haya una abstención mínima de once diputados.

Otros que siguen alineados con el rechazo a Rajoy son la gallega Pilar Cancela, la murciana María González Veracruz y el valenciano José Luis Ábalos, si bien no han confirmado qué postura adoptarán en la segunda votación.

La gran incógnita es saber qué hará Pedro Sánchez. La secretaria general del PSOE-M, Sara Hernández, ha asegurado este martes que el exsecretario general del PSOE Pedro Sánchez acudirá a la sesión de investidura del presidente del PP, Mariano Rajoy, pero no ha desvelado qué votará el exlíder del PSOE.

Hernández ha insistido en defender la abstención técnica del Grupo Parlamentario Socialista y ha considerado que "no es momento de hablar de expulsiones, ni sanciones". Además, ha opinado que en el PSOE "no sobra nadie".

El secretario de organización del PSOE-M, Enrique Rico, ha insistido en la propuesta de llevar a cabo una abstención mínima del PSOE en la investidura de Mariano Rajoy como presidente para "intentar unir al partido" y "erosionar lo menos posible" a la formación.

JOSÉ BLANCO RECHAZA "TORCER POR LA PUERTA DE ATRÁS LA VOLUNTAD MAYORITARIA DEL COMITÉ FEDERAL"

El exministro y ex 'número dos' del PSOE José Blanco ha acusado este martes a los ocho 'barones' que han pedido que sólo se abstengan 11 diputados en la investidura de Mariano Rajoy de intentar "torcer por la puerta de atrás la voluntad mayoritaria del Comité Federal". En entrevistas en Onda Cero y Antena 3, Blanco ha subrayado que en el Comité Federal del pasado domingo nadie planteó esa opción, así que ha afeado a sus promotores que, después de haber defendido el 'no', "24 horas después saquen de la chistera una propuesta distinta".

El exdirigente, que este domingo presidió la mesa del Comité Federal, ha recordado a todos que las normas del partido, hasta que no se cambien en un congreso, hay que cumplirlas. También ha insistido en defender la abstención para permitir un Gobierno, aunque haya supuesto "desgarro" para el PSOE. "Lo más fácil era ir a favor de la corriente, aunque la corriente supusiese llevar al PSOE a la irrelevancia", ha argumentado. Y ha respondido a los que invocan razones "éticas" que un partido "no es una religión" y que "la superioridad moral de la izquierda se demuestra ganando las elecciones".

BARREDA, MICAELA NAVARRO Y ÁNGELES ÁLVAREZ EXIGEN DISCIPLINA DE VOTO

Los diputados socialistas José María Barreda, Micaela Navarro y Ángeles Álvarez abogaron este martes por la disciplina de voto dentro del Grupo Parlamentario en el debate de investidura, pero no llegaron a concretar posibles castigos a quienes no la respeten. Los tres hicieron declaraciones en este sentido en el Congreso de los Diputados, el primero en los pasillos y las dos segundas a su entrada en la Comisión de Igualdad.

La vicepresidenta segunda del Congreso de los Diputados, Micaela Navarro, no quiso entrar a opinar lo que tienen que hacer otros compañeros, pero afirmó: "Todos los grupos humanos nos regimos por una normas y todos conocemos cuáles son. A veces se adecúan más a lo que uno piensa".

Por su parte, el diputado y expresidente de la Junta de Castilla-La Mancha José María Barreda reiteró su apoyo a la decisión del Comité Federal, que "es inequívocamente clara" y establece que "se abstendrá el grupo parlamentario, no una parte del grupo parlamentario".

JOSEP BORRELL APUESTA POR UNA ABSTENCIÓN MÍNIMA EN LA INVESTIDURA DE RAJOY

El exministro socialista Josep Borrell se decanta por una abstención mínima de diputados del PSOE para facilitar la investidura de Mariano Rajoy. El expresidente del Parlamento Europeo, en un artículo publicado en el Periódico, afirma que "para llegar donde hemos llegado, hubiese sido mejor una abstención negociada para facilitar un gobierno minoritario del PP, exigiéndole medidas de tipo económico, social e institucional, incluyendo una ponencia de reforma constitucional".

Tras lamentar que los socialistas no han tenido una estrategia clara y asumida por el conjunto de la organización, lamenta la falta de "una discusión abierta, sincera, leal y comprometida para escoger la mejor de las opciones posibles".

EL PARTIDO SOCIALISTA DE GALICIA APOYA LA ABSTENCIÓN MÍNIMA

La presidenta de la gestora del PSdeG, Pilar Cancela, ha afirmado hoy que apoya la abstención mínima en la investidura de Mariano Rajoy y ha considerado que la dirección provisional del PSOE no debería ahondar en la "tremenda" división que el partido atraviesa. Ha señalado que tanto ella como la presidenta de la gestora de Melilla, Gloria Rojas, han decidido no firmar la carta que varios secretarios generales de federaciones han enviado a Ferraz para pedir la abstención mínima porque son "direcciones provisionales", aunque ha manifestado que ambas respaldan el contenido.