El Príncipe preside su primer 12 de octubre con un rápido desfile

La ausencia de los Reyes obliga a cambios en el protocolo

El himno ha sido más corto y las banderas no se han inclinado ante Don Felipe

nacional

| 12.10.2013 - 10:22 h
REDACCIÓN

El Príncipe de Asturias ha presidido este sábado su primer desfile militar con motivo de la Fiesta Nacional, una parada bastante rápida --sólo ha durado una media hora-- y austera debido a los ajustes en el presupuesto y en un ambiente muy tranquilo, imitando así al del año pasado, el primero de Mariano Rajoy al frente del Gobierno.

La ausencia por primera vez del Rey don Juan Carlos en los actos del 12 de octubre y su representación por parte de Don Felipe, ataviado con su uniforme de teniente coronel del Ejército de Tierra, ha sido sin duda la imagen de la jornada: es la primera vez que se puede ver al Príncipe presidiendo esta celebración y a su lado ha estado únicamente la Princesa de Asturias, ya que ni la Reina Sofía ni la Infanta Elena han tomado parte.

Todo ello ha obligado a realizar cambios en el protocolo para ajustar el acto a los honores que la ley establece para el Heredero, diferentes a los que deben rendirse al jefe del Estado. Así, y tal y como establece el reglamento aprobado en 2010, ha sonado un himno más corto -de 26 segundos de duración-- y las banderas que han portado las grandes unidades durante el desfile militar no han respondido al saludo castrense del Príncipe, ya que sólo lo hacen ante el Rey.

LOS PRINCIPES, APLAUDIDOS POR EL PUBLICO

La llegada de los Príncipes de Asturias a la Plaza de Neptuno de Madrid, con unos minutos de retraso respecto a la hora prevista de las diez y media de la mañana, ha dado inicio a la celebración y ha arrancado del público los primeros aplausos, después de que se anunciara por megafonía su entrada.

Don Felipe y Doña Letizia han sido recibidos por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy; el ministro de Defensa, Pedro Morenés; el jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), almirante general Fernando García Sánchez; así como por las autoridades madrileñas: el presidente regional, Ignacio González, y la alcaldesa de la capital, Ana Botella.

Este año ha habido una novedad en la línea de saludo de las autoridades a los Príncipes. Habitualmente, eran los miembros del Gobierno y otras autoridades los que se colocaban delante de la tribuna presidencial para recibir el saludo de la Familia Real. En esta ocasión, también se han colocado en esta línea los presidentes de las comunidades autónomas que han asistido al desfile.

HAN ASISTIDO DIEZ PRESIDENTES AUTONOMICOS

Estaban los dirigentes de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal; Andalucía, Susana Díaz; Galicia, Alberto Núñez-Feijóo; Castilla y León, Juan Vicente Herrera; Navarra, Yolanda Barcina; Extremadura, José Antonio Monago; Cantabria, Ignacio Diego; Aragón, Luisa Fernanda Rudi; y Canarias, Paulino Rivero, además del de Madrid. En el mismo palco ha podido verse también a la expresidenta madrileña Esperanza Aguirre.

Tras el saludo a los miembros del Gobierno, que han acudido todos salvo el de Economía, Luis de Guindos, por encontrarse en una reunión del FMI, los Príncipes han ocupado su lugar en la tribuna presidencial, desde donde han seguido todo el desfile militar. Aunque la tribuna ha tenido la misma apariencia que en 2012, ya que el escudo que la presidía era el de la Casa Real, no ha ocurrido lo mismo con el guión que portaba la Guardia Real, en este caso el correspondiente al Heredero.

En las tribunas adyacentes se ha podido ver a representantes de la vida política como el líder de la oposición, Alfredo Pérez Rubalcaba, con quien se ha podido ver charlando un buen rato con el secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez Vázquez.

Los actos han comenzado con un homenaje a la bandera, que al igual que el año pasado no ha llegado desde el aire a manos de un especialista de la Patrulla Acrobática del Ejército del Aire, sino a pie, como medida de ahorro en el presupuesto.

UN FALLECIDO ESTE AÑO EN ACTO DE SERVICIO

A continuación se ha desarrollado el homenaje a los caídos. Este año las Fuerzas Armadas han tenido que lamentar el fallecimiento de un militar, concretamente el pasado enero en Afganistán, donde el sargento David Pérez Ureña murió a consecuencia de la explosión de un artefacto improvisado cuando se disponía a desactivarlo.

Seguidamente ha comenzado el desfile militar. Este año el Ministerio de Defensa había preparado una parada que ha discurrido entre la Plaza de Colón y el Paseo del Prado, con un formato muy similar al de 2012 y que ha costado unos 823.000 euros, un 16 por ciento menos, que se ha limitado prácticamente al paso de unidades a pie y en el que no han podido verse carros de combate ni 'cazas' o helicópteros por el centro de Madrid.

Tras los homenajes a la bandera y a los caídos, la Patrulla Aguila, formada por siete aviones C-101 de la Academia General del Aire, ha realizado una pasada formando los colores de la enseña nacional, siendo así el único ejercicio aéreo que se ha visto durante la parada. DESFILE TERRESTRE

Al mando del jefe de la Brigada de Infantería Paracaidista 'Almogávares', general Juan Cifuentes, ha comenzado el desfile terrestre con la sección de motos de la Guardia Real, a la que ha seguido el Mando y Estado Mayor de la Brigada Paracaidista, que ha dado paso al Escalón Motorizado formado por una Unidad de Veteranos de los tres Ejércitos y de la Guardia Civil y otra de Reservistas Voluntarios.

Como viene siendo habitual, este punto del desfile ha incluido una representación de la Asociación Española de Militares y Guardias Civiles con Discapacidad (ACIME). Tres veteranos con diferentes grados de minusvalía debido a heridas sufridas en acto de servicio han desfilado en el coche de mando.

La primera agrupación a pie ha estado encabezada por un batallón de la Guardia Real y ha incluido banderas de unidades de la Academia General Militar, la Brigada Paracaidista, la Escuela Naval Militar, la Agrupación de Infantería de Marina de Madrid y la Academia General del Aire. A continuación, les ha llegado el turno a un batallón de alumnos de la Armada, un escuadrón de alumnos del Ejército del Aire, un batallón de alumnos del Ejército de Tierra y un batallón mixto de la Guardia Civil.

Seguidamente, una compañía de la Agrupación de Infantería de Marina de Madrid y una brigada de marinería de unidades de la Base Naval de Rota han formado el batallón de la Armada, que ha ido seguido por un Escuadrón del Ejército del Aire, compuesto por una escuadrilla de la Agrupación del Cuartel General y otra escuadrilla mixta con personal de las bases aéreas de Cuatro Vientos, Getafe y Torrejón.

Una compañía de la Unidad Militar de Emergencias precedido al batallón del Ejército de Tierra formado por una compañía de la II Bandera Paracaidista, por otra compañía del Regimiento 'Inmemorial del Rey n¦ 1' y, por último, por una compañía de esquiadores-escaladores del Regimiento 'Galicia n¦ 64', de la Jefatura de Tropas de Montaña. Esta agrupación ha finalizado con el paso de una Compañía del Grupo de Reserva y Seguridad n¦ 1 de la Guardia Civil.

La tercera y última agrupación a pie de unidades con paso específico ha estado formada por la VIII Bandera 'Colón' del Tercio 'Don Juan de Austria' 3¦ de la Legión con base en Viator (Almería) con su carnero y sus característicos 160 pasos por minuto, así como los Regulares de Melilla y su lenta cadencia con 90 pasos por minuto. Han cerrado la parada militar de este año las unidades a caballo, que han sido la Sección Hipomóvil de la Batería Real y el Escuadrón de Caballería de la Agrupación de Reserva y Seguridad de la Guardia Civil.