El príncipe pide "prudencia y fortaleza" a los jueces en momentos complejos

El Príncipe ve "esenciales" a los jueces para mantener el Estado de Derecho

La infanta Cristina acudió con normalidad al trabajo tras su imputación

El abogado del Duque no defenderá a la Infanta porque no es "adecuado"

nacional

| 04.04.2013 - 08:46 h
REDACCIÓN

El Príncipe Felipe ha destacado hoy la trascendencia de la justicia "en momentos complejos, como los actuales" y ha animado a los nuevos jueces a ejercer sus funciones con "prudencia y fortaleza", tras recordar que los miembros del poder judicial son "merecedores de la máxima confianza". Era su discurso en el acto de entrega de despachos a los nuevos jueces que se incorporan a la carrera judicial y su primera intervención pública tras la imputación de su hermana, la infanta Cristina, por el "caso Nóos". La Infanta Cristina ha acudido este jueves a la sede central de la Caixa en Barcelona para incorporarse con normalidad a su puesto de trabajo, tras ser imputada ayer por el juez Castro.

La Infanta Cristina ha llegado hacia las 09.15 horas a la sede central de la Caixa en Barcelona para incorporarse con normalidad a su puesto de trabajo, tras ser imputada ayer por el juez Castro en relación con el caso Nóos. La Infanta ha entrado caminando por la puerta principal, donde la esperaban algunos periodistas y reporteros gráficos, sin responder a ninguna pregunta.

La Infanta entró a formar parte en 1993 de la plantilla de la Fundación la Caixa, donde ha ejercido desde entonces diversas responsabilidades y actualmente es directora del Área Internacional.

El juez José Castro imputó este miércoles a la Infanta Cristina y la ha citado a declarar el 27 de abril por el caso Nóos al apreciar catorce indicios de que pudo consentir que su parentesco con el rey fuera usado por su esposo Iñaki Urdangarin y su socio, Diego Torres, en las presuntas actividades ilegales del instituto.

Tras la imputación, la Fiscalía Anticorrupción anunció que recurrirá la decisión del juez, por considerar que no existen indicios criminales que relacionen a la Infanta Cristina con las actividades del Instituto Nóos.

EL ABOGADO DEL DUQUE NO LA DEFENDERÁ

El abogado de Iñaki Urdangarin, Mario Pascual Vives, ha anunciado que no se encargará de la defensa de la Infanta Cristina tras su imputación en el caso Nóos.

"No creo que sea adecuado ser el abogado de la Infanta", ha declarado sin más este jueves a los periodistas a las puertas de su despacho, y ha dicho que no sabe si será la Casa Real la que pondrá a disposición de ella un abogado.

Al ser preguntado si al Duque le preocupa más su propia imputación que la de ella o viceversa, se ha limitado a contestar: "No creo que sean comparables".

El abogado ha reconocido que la Infanta está preocupada. "He visto a ambos muy unidos contra la adversidad, de lo que pase ahora y pueda pasar en el futuro", ha respondido, aunque no ha querido hacer más declaraciones: "Como yo no soy el portavoz de la Infanta, no les puedo ni debo decirles nada más".

EL PRÍNCIPE VE ESENCIALES A LOS JUECES PARA MANTENER EL ESTADO DE DERECHO

El príncipe de Asturias, en su discurso en el acto de entrega de despachos a los nuevos 231 jueces que se incorporan a la carrera judicial, ha subrayado la importancia de la administración de justicia en momentos como los actuales, "que exigen a todos afrontar con valentía retos y desafíos y que demandan eficacia, seguridad y confianza".

En ese sentido, se ha dirigido a los nuevos jueces para recordarles que son "merecedores de la máxima confianza" y que asumen "un compromiso personal fundamentado en valores sólidos" que deberán ejercer "con prudencia y fortaleza", en aras a una justicia de calidad.

En su primera intervención pública tras la imputación de su hermana, la infanta Cristina, por el "caso Nóos", el heredero de la Corona ha apostado por una justicia "accesible y eficiente" en la que los jueces sean "garantes del ordenamiento jurídico, de su integridad y de los principios que fundamentan el orden jurídico y la paz social".

Felipe de Borbón ha apelado al compromiso del Poder Judicial con la Constitución, que en su opinión es "la que otorga la legitimidad a los jueces como titulares de la potestad jurisdiccional, conformando los elementos precisos para su ejercicio: independencia, imparcialidad y pleno respeto a las leyes".

"La justicia se erige en la clave de bóveda que permite en última instancia garantizar la protección de los derechos y libertades de los ciudadanos", ha mantenido el Príncipe, que ha apremiado a los jueces a mantener "la comunicación estrecha y permanente con quienes colaboran en la administración de justicia y la necesaria accesibilidad y claridad de las resoluciones que se dicten".

El príncipe Felipe se ha mostrado seguro de que los nuevos jueces prestarán un servicio "público, cercano y protector de los ciudadanos, verdaderos protagonistas de una sociedad democrática, libre, culta, madura, vertebrada, en que las instituciones velan por sus derechos y libertades".

Por su parte, el presidente del Tribunal Supremo (TS), Gonzalo Moliner, se ha mostrado convencido de que "la sociedad confía en sus jueces", pero ha pedido a los que se incorporan a la carrera judicial que garanticen la "independencia, imparcialidad e igualdad en la aplicación de la ley" para ganarse esa confianza.

En su discurso, el presidente de Supremo y del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) ha destacado que la sociedad asiste actualmente a un "protagonismo de los tribunales de innegable dimensión", en el que, ha dicho, "la justicia y los jueces son objeto de una atención y consideración social".

"Por encima de los apasionados debates de que viene siendo objeto la Justicia, la realidad es que la sociedad confía en sus jueces", ha exclamado Moliner, que ha recordado que el poder judicial "debe seguir siendo considerado como la última garantía para los derechos de los ciudadanos".

En ese sentido, ha advertido a los nuevos jueces de que esa confianza en el poder judicial debe ganarse "poniendo de manifiesto a lo largo del ejercicio judicial cualidades que exteriorizan aquellos valores constitucionales: la independencia, la imparcialidad y la igualdad en la aplicación de la ley".

En opinión de Moliner, los ciudadanos que acuden a los tribunales "necesitan confiar en nuestra imparcialidad e independencia para que las resoluciones que dictemos tengan, además de valor jurídico, la necesaria legitimidad que generará la confianza en esos principios".

La 63 promoción de la carrera judicial está integrada por 145 mujeres y 86 hombres, una tendencia constante desde hace años, que en su mayoría irán destinados a Cataluña -53 en total-, Andalucía -41-, Canarias -20- y la Comunidad Valenciana.

Al acto de entrega de despachos a los nuevos jueces han asistido también, entre otros, el presidente de la Generalitat, Artur Mas, y la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría.