El Príncipe inaugura con Ban Ki Moon la Base de Apoyo y Centro de Comunicaciones de la ONU

Situada en Quart de Poblet (Valencia) actuará como Centro de Comunicaciones para las Operaciones de Mantenimiento de la Paz de la ONU

La inversión española en esta base alcanza los 25 millones

nacional

| 06.07.2011 - 17:59 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

El Príncipe de Asturias ha afirmado este miércoles en la localidad valenciana de Quart de Poblet que España seguirá "como siempre al lado de Naciones Unidas a fin de continuar trabajando para mantener la paz y seguridad internacionales". Don Felipe se ha pronunciado de esta manera tras inaugurar junto, con el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, la Base de Apoyo y Centro de Comunicaciones y Datos para las Operaciones de Mantenimiento de la Paz de la ONU en Quart de Poblet, una instalación de la que ha destacado que contribuirá "como hasta ahora en Europa solo lo hacía el centro de Brindisi en Italia a atender las exigencias de comunicación seguras e ininterrumpidas de la organización para operaciones de mantenimiento de la paz".

Por su parte, Ban ha resaltado que las operaciones de paz de Naciones Unidas dependen de la capacidad de la organización "de mantenerse conectada en situaciones de crisis" y ha apuntado que esta base es "otro ejemplo del compromiso de España con los objetivos de la ONU", al tiempo que ha reconocido el "esfuerzo inversor" realizado en "una situación tan complicada".

En el acto también han estado presentes las ministras de Defensa, Carme Chacón, y la de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, la ex vicepresidenta primera del Gobierno María Teresa Fernández de la Vega así como el presidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps, entre otras autoridades.

El Príncipe de Asturias ha aprovechado para rendir el "mayor tributo de profundo respeto y reconocimiento" a las personas que han fallecido al servicio de la ONU y de la comunidad internacional. En especial, ha dedicado un "recuerdo emocionado" a los dos últimos soldados españoles fallecidos en Afganistán el pasado 26 de junio.

Durante su intervención, Don Felipe ha resaltado el esfuerzo de España en el diseño y construcción de este centro "hombro con hombro" junto con la ONU a lo largo de seis años. El resultado son unas instalaciones "modernas, respetuosas con el medio ambiente, eficientes desde el punto de vista energético y de diseño atractivo y funcional", que se en un proceso de "modernización de las operaciones de paz".

Asimismo, ha declarado que para una organización "global" como la ONU, resulta "crucial" disponer de la capacidad de comunicar con "claridad, rapidez y las 24 horas del día", ya que en las operaciones de mantenimiento de la paz, "las comunicaciones pueden ser la diferencia entre la vida y la muerte", ha aseverado.

Para ello, las instalaciones de comunicación de Quart de Poblet permitirán que Naciones Unidas desarrolle en la Comunidad "un centro multifuncional de excelencia que participen en el despliegue de las misiones: desde la formación de su personal hasta su funcionamiento diario".

Por su parte, Ban Ki Moon, ha querido resaltar la "generosidad y solidaridad" de los españoles por acoger esta instalación. Así, ha reconocido la decisión de España de realizar una "importante inversión en estos tiempos difíciles", que ha alcanzado los 25 millones de euros.

Además, España ha actuado conforme al "calendario previsto" para lanzar un "nuevo capítulo" en la historia de Naciones Unidas que redundará en una "mayor eficiencia" en el trabajo de la organización en el mundo. Ban ha recordado que trabajan en algunas de las zonas más complicadas del mundo donde las comunicaciones a veces ni existen, a pesar de su importancia para lograr la paz.

En este sentido, ha apuntado que las operaciones de paz "dependen" de la capacidad de la ONU para permanecer conectada a ellas, "especialmente en tiempos de crisis".

El secretario general de la ONU ha señalado al respecto que "durante demasiado tiempo, las operaciones fueron atendidas por un solo centro de comunicaciones", el de Brindisi, y eso significaba la posibilidad de que se produjera un fallo que "dañara la información y la capacidad de funcionar" de la organización.

RESPUESTA "EFICIENTE Y AGIL"

Según ha destacado, el centro de Quart de Poblet será un elemento "clave" para lograr una respuesta "eficiente y ágil" ante cualquier situación de crisis. La instalación estará conectada "las 24 horas del día, los 7 días a la semana" y "mejorará significativamente la seguridad de las personas" en las zonas en las que se desplieguen.

"La base de apoyo de Valencia es una parte integral de nuestra estrategia global de apoyo sobre el terreno, así como la estrategia global de las TIC de la ONU", ha remarcado.

INSTALACIONES

Las instalaciones de la ONU en Quart de Poblet, como centro complementario al de Brindisi servirán principalmente para proporcionar medios de comunicación "seguros e independientes" que permitirán la coordinación de las misiones de paz con la sede de la ONU en Nueva York.

Para ello, cuenta con un 'Data Centre' que albergará, los equipos de comunicaciones y una 'jaula de Faraday', conocida como la 'Sala Segura' de interferencias electromagnéticas que impidan la comunicación. Asimismo, se ha construido un campo para siete antenas --actualmente hay cinco--.

Los servicios de telecomunicaciones incluirán llamadas entre misiones, enrutamiento de correo electrónico, servicios de red privada virtual, almacenamiento de datos para su análisis, recuperación de información ante desastres, servicios de videoconferencia o alojamientos de sitios web de las misiones.

Las instalaciones cuentan con tres edificios circulares --dos de oficinas y el Data Centre, que es como un búnker-- en una parcela de 40.500 m2; dispone además de una área de protección de 36.800 m2 libres de obstáculos alrededor de las antenas.

25 MILLONES DE EUROS

La inversión de la Administración central en esta base alcanza los 25 millones, pero se estima que en cinco años se haya recuperado y que en un periodo de diez años los beneficios derivados su funcionamiento asciendan a 50 millones. Asimismo, prevén la creación de 1.200 empleos --300 directos y 900 indirectos-- en Valencia, muchos de ellos de alta cualificación, principalmente en el sector tecnológico.