El preso de la Modelo depone su protesta tras 11 horas encaramado en el tejado

nacional

| 15.03.2017 - 13:13 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

Hacia las 22 horas de anoche bajaba por su propio pie del tejado de la carcel Modelo de Barcelona el preso que se había encaramado allí para quejarse por considerarse víctima de una situación injusta ha depuesto su protesta y ha bajado por su propio pie unas once horas después, en medio de un amplio dispositivo policial. El interno, de 21 años, abandonaba su protesta tras permanecer once horas y después de que durante toda la tarde varios negociadores hubieran intentado dialogar con él para que abandonara su protesta.

En declaraciones a los periodistas a las puertas de La Modelo, el conseller de Justicia, Carles Mundó, ha destacado que el incidente no ha generado "momentos de tensión", ya que el interno ha bajado "voluntariamente, de forma pacífica, tranquila y ordenada". Mundó ha apuntado que el cansancio, tras más de once horas de protesta, y la labor de los mediadores han permitido que el interno bajara por una escalera del tejado por su propio pie, sin que hayan tenido que intervenir los Mossos d'Esquadra, que se habían desplegado en la zona.

El conseller ha indicado que la protesta que ha llevado a cabo el interno le supondrá ahora "consecuencias disciplinarias", ya que se le restringirán algunos de los derechos penitenciarios, y además se comunicará la incidencia al juzgado para que adopte las medidas pertinentes.

Según el conseller de Justicia, la protesta del interno no ha generado una situación de tensión ni ha obligado a adoptar medidas extraordinarias, si bien ahora se analizará "paso a paso" su actuación para determinar cómo ha podido subir al tejado, al parecer, según las fuentes, a través de una cañería del patio.

Mundó ha detallado que el objetivo del interno era "hacer un acto de protesta por su situación judicial", ya que acumula varias condenas. "Quería expresar el rechazo a su situación, protagonizar un acto vistoso para llamar la atención, pero no tenía una motivación concreta que los negociadores hayan podido identificar", ha remarcado.

UNA CARCEL ANTIGUA

El conseller ha agregado que esta protesta no se habría podido producir de la misma forma en ninguna otra cárcel catalana, ya que, por sus condiciones y antigüedad, la Modelo es única. "Lo mejor que podemos hacer es cerrar la Modelo lo antes posible, episodios de esta naturaleza no se volverán a repetir", ha apuntado Mundó.

Este preso ha logrado burlar hoy la vigilancia de la cárcel Modelo de Barcelona, que en pocos meses cerrará sus puertas, y se ha encaramado al tejado de la prisión, donde ha permanecido durante unas once horas.

El interno, un preventivo reincidente de 21 años, ha logrado acceder al tejado de la vetusta cárcel barcelonesa, donde ha estado en todo momento controlado por un dispositivo de los Mossos d'Esquadra, que han acudido al lugar alertados por la dirección del centro penitenciario.

El interno, casado, con una hija y con su mujer embarazada, ha llevado a cabo esta actuación para protestar por lo que considera una situación de injusticia, ya que alega que no ha cometido los delitos que se le imputan, que son robo con intimidación y robo en casa habitada.

El interno es un preso preventivo de la cárcel de Ponent de Lleida que había sido trasladado a la prisión Modelo de Barcelona, porque ayer tenía que comparecer en sede judicial.

El interno permanecía en la tercera galería de la cárcel Modelo de Barcelona.

Los Mossos d'Esquadra han establecido durante todo el día un perímetro de seguridad en los alrededores de la prisión, donde también se han acercado algunas personas a mostrar su apoyo al interno.

La cárcel Modelo, la más antigua de Cataluña con 113 años de historia, cerrará sus puertas en junio, después de trasladar a la mayoría de sus presos a Brians-1, lo que permitirá que la Generalitat entregue las llaves de este recinto del Eixample al Ayuntamiento de Barcelona para que le dé un nuevo uso.