El presidente Murcia dice que el informe de la Guardia Civil no prueba ilegalidad alguna

Aguirre niega saber si Granados recaudaba para PP y recuerda le cesó en 2011

nacional

| 01.06.2016 - 12:27 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

El presidente del Gobierno murciano, Pedro Antonio Sánchez, ha dejado claro este miércoles que "nunca" habría autorizado ni dado el visto bueno a ese tipo de contrato con empresas relacionadas con la trama de corrupción 'Púnica', por lo que considera que los murcianos "tienen que tener la absoluta tranquilidad de que no se ha gastado nada, jamás, ni un solo euro público ni privado en este tipo de contratos".

Sánchez, quien ha comparecido ante los medios tras la toma de posesión del nuevo consejero de Fomento, ha subrayado que el informe de la UCO de la Guardia Civil, en el que se recogen pruebas que apuntan a posibles irregularidades en sus actuaciones y en las de la senadora del PP Pilar Barreiro, "no dice que se acredita, habla de posibles hipótesis, condicional y futurismos", por lo que ha pedido que "la Justicia actué y lo aclare desde el máximo respeto al trabajo de todo el mundo".

Y es que, ha contrapuesto "los hechos" a las "conjeturas", y ha calificado los hechos de "tozudos, claros y contundentes", en el sentido de que "no se firmó nada; no se pactó nada; no se acordó nada; no se pagó nada". "Nada", ha insistido Sánchez, quien afirma que "nadie puede demostrar lo contrario porque no existe y no hay ningún tipo de delito".

El presidente de la Comunidad ha vuelto a reiterar en que "no se ha infringido ninguna ley, no se firmó, pactó ni se cerró ningún contrato y quien dice eso, miente o interpreta mal los datos". Así, propone ir a la conclusión, al hecho, al contrato, al pago, al acuerdo, "no existieron jamás ni hubo voluntad", solo "se alargaron los temas por atender a gente, como a tantas otras".

AGUIRRE NIEGA SABER SI GRANADOS RECAUDABA PARA PP Y RECUERDA LE CESÓ EN 2011

Mientras, la portavoz del PP en el Ayuntamiento y expresidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, ha dicho que no tuvo conocimiento ni sospecha de que Francisco Granados recaudara dinero para el PP de 2011 a 2014, y ha recordado que ella misma le cesó del Gobierno y del partido en 2011 por pérdida de confianza.

Tras presentar un plan medioambiental para la capital, Aguirre ha incidido en que ella ya dimitió hace unos meses como presidenta del PP de Madrid precisamente por no haber "vigilado suficientemente" la financiación del partido, aunque ha insistido en que no tenía sospechas de que Granados recaudara ni actuara irregularmente, porque de lo contrario lo hubiera denunciado a la fiscalía o al juez.

La Guardia Civil sospecha que el exconsejero madrileño del PP se encargaba del cobro de "comisiones de terceros para el partido" de Madrid con el objeto de financiar campañas electorales desde 2011 hasta el 25 de mayo de 2014, fecha de las elecciones europeas.

Esta conclusión consta en un informe de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, fechado el 3 de noviembre de 2015, que analiza el contenido de una libreta que le fue incautada a Granados en el caso Púnica y que se conoce ahora al levantarse el secreto de las actuaciones.

"No he sabido nada de que recaudara nada. Me ha sorprendido que diga que fue de 2011 al 2014, cuando no hubo elecciones", ha dicho la expresidenta regional y del PP madrileño. Después de afirmar que con los casos de corrupción siente "asco y náuseas", ha incidido en que en 2011 ella cesó a Granados primero del Gobierno de la Comunidad de Madrid y luego de sus cargos en el partido, pero no porque sospechara de él por cobrar comisiones o por otras irregularidades, sino por pérdida de confianza.

Una pérdida de confianza que se debió, según ha explicado, a las "deslealtades" de Granados hacia otros miembros del Gobierno y por las "filtraciones a la prensa" que, según ha dicho, hacía éste.

"Pero jamás tuve noticia de una irregularidad", ha repetido, porque de haberla tenido hubiera acudido al juez o a la fiscalía a denunciar sus sospechas.

Con todo, ha subrayado que no tiene "nada de qué arrepentirse" en su actuación, y ha recordado que tomó la decisión de dimitir como presidenta del partido en Madrid por su responsabilidad política, "por no haber vigilado suficientemente la financiación". "Aunque había un contable, un gerente, un tesorero y un secretario general, y yo de lo que me ocupaba era de que el programa electoral se cumpliera. Pero podía haber vigilado mejor", ha añadido.

Respecto a las informaciones que apuntan a que ella misma fue una de las beneficiarias de los contratos que supuestamente realizó el PP para mejorar la reputación online de algunos de los miembros del Gobierno regional, como Ignacio González o Lucía Figar, Aguirre se ha limitado a ironizar con que su nombre "vende mucho".