El presidente de AENA, contrario al cierre de los pequeños aeropuertos

nacional

| 24.05.2012 - Actualizado: 21:15 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El presidente de AENA, José Manuel Vargas, se mostró este jueves contrario al cierre de los pequeños aeropuertos de la red, los que registran menos de 500.000 pasajeros al año, y a favor de que adecúen los niveles de operación y de prestación de servicios a los niveles de demanda que tengan.

El aeropuerto de Burgos cerró 2011 con 35.447 viajeros, un 5,5 por ciento más que en 2010; León con 85.357, un 8,6 por ciento menos; Salamanca con 37.249, un 13,7 menos; y Valladolid con 462.477, un 17,8 más.

En un encuentro informativo organizado en Madrid por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE), Vargas explicó que hay que valorar si tiene sentido cerrar esos aeródromos cuando ya están construidos y precisó que lo relevante es si, operando, son capaces de generar caja positiva o negativa.

Vargas señaló que, desde el punto de vista de impacto en los resultados de AENA, los pequeños aeropuertos no son los causantes de los problemas de la compañía y no son los más relevantes para su puesta en valor.

En 2011, diecisiete aeropuertos con menos actividad perdieron 70 millones de euros frente a un resultado bruto de explotación (ebitda) de 890 millones de la compañía, cifra que AENA quiere incrementar entre un 70 % y un 80 % en dos o tres años con la ayuda de un nuevo plan de viabilidad para el quinquenio 2012-2016.

Las pérdidas en Burgos en 2011 han sido de algo más de 4,7 millones de euros, en León de unos 6,5 millones, otros 4,5 en Salamanca y más de 5,3 en Valladolid.

La deuda acumulada del aeropuerto de Burgos supera los 68 millones de euros, en León los 111, en Salamanca los 47 y en Valladolid los 64.

La mejora vendrá en dos tercios por los ingresos y en un tercio por los gastos, matizó Vargas.

Durante el pasado ejercicio sólo 17 aeropuertos han tenido el ebitda positivo y el objetivo es invertir la situación para que en dos años sean treinta las instalaciones capaces de generar un resultado bruto de explotación positivo.

Al cierre de 2011, la deuda del gestor aeroportuario superaba los 14.000 millones, lo que supone 16,7 veces más el ebitda, ratio que AENA pretende reducir a largo plazo para situarlo en cinco o seis veces el resultado bruto de explotación.

El incremento de las tasas aeroportuarias forma parte del plan de viabilidad, ya que éstas se sitúan, incluso después de la subida prevista para 2012 de un 10,2 % de media, en un nivel inferior al de los aeropuertos comparables en Europa.

Aunque Vargas reconoció que es un momento complicado para las aerolíneas y cualquier incremento en sus costes tiene un impacto en sus resultados, explicó que las tarifas deben adecuarse al nivel de las inversiones que se han ido haciendo.

En los últimos diez años se han invertido 18.000 millones de euros y la deuda de 14.000 millones muestra que las infraestructuras aún no se han pagado, y son los que las utilizan, las compañías aéreas y los pasajeros, los que tienen que hacer frente al pago.

Las tasas seguirán subiendo en los tres próximos años, con un tope máximo del IPC más cinco puntos, incremento que recoge la ley, indicó Vargas.

No obstante, tras reunirse con las compañías aéreas, AENA contempla la posibilidad de flexibilizar o innovar la tarifación aeroportuaria, introduciendo tasas de conexión o valle, aunque aún no se ha llegado a una conclusión definitiva en esta materia, advirtió.

El plan también contempla un incremento de espacios comerciales en más de 20.000 metros cuadrados a través de la conversión de lugares de paso en tiendas, lo que podría aumentar un 20 % las ventas.

AENA, presente también en 27 aeropuertos fuera de España, pretende potenciar su presencia internacional, lo que permitiría contar con una cuenta de resultados más diversificada, además de desarrollar nuevas rutas en busca de nuevos clientes.

Dado que AENA racionalizará los niveles de inversión como consecuencia de un exceso de capacidad, las inversiones dependerán de la generación de caja, pero si hubiera un proceso que generaría claramente más valor para la compañía, no renunciará a la expansión, agregó.