El PP veta la iniciativa que propone prohibir los "ultrajes" a España en actos deportivos

El portavoz de ERC muestra una bandera independentista

nacional

| 12.06.2012 - 18:11 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El Congreso rechazará, con los votos del PP y de todos los grupos, tomar en consideración una propuesta de las Cortes Valencianas para debatir una reforma de la Ley del Deporte que permita castigar las ofensas a España y a sus símbolos en acontecimientos deportivos, iniciativa que la oposición ve "oportunista".

La discusión de esta iniciativa, que ha defendido el diputado autonómico valenciano del PP David Serra se produce tres semanas después de la polémica por la pitada que hubo en la final de la Copa del Rey entre el Barcelona y el Athletic cuando sonaba el himno nacional y cinco años más tarde de que esta proposición, aprobada por las Cortes Valencianas, se registrara (en abril de 2008) en el Congreso.

La proposición de ley llevaba registrada en el Congreso desde abril de 2008, pero no se ha incluido en el orden del día del pleno hasta ahora, cuando han pasado menos de veinte días desde la disputa de la final de la Copa del Rey de fútbol en la que se produjo una sonora pitada mientras se escuchaba el himno nacional.

La propuesta de las Cortes Valencianas no especifica si estas pitadas pueden ser objeto de sanción.

Sí apuesta por incluir como infracción muy grave -que según la Ley del Deporte comporta multas de entre 60.100 y 650.000 euros- la incitación o provocación de "ofensas" o "ultrajes" de palabra, por escrito o de hecho a España y sus comunidades, o a sus símbolos y emblemas en acontecimientos deportivos.

Estas manifestaciones se considerarían "actos de contenido político ajenos a los fines deportivos", como también lo serían aquellos que provocasen la discriminación, odio o violencia contra grupos o asociaciones por motivos racistas, antisemitas o referentes a la ideología, religión o creencias.

También propone prohibir y calificar de infracción muy grave la colocación de pancartas, símbolos o emblemas que inciten a la violencia, así como la introducción de armas o instrumentos arrojadizos en los recintos deportivos. El grupo popular, ha argumentado la diputada Miriam Blasco, ha pedido a Serra que retire la toma en consideración de su iniciativa al considerar que el debate no procedía porque lo que propone está incluido en la ley del Deporte 2007 aunque ha afeado a la oposición que haya traído hoy aquí el debate "de los pitos y las banderas".

IU E ICV TACHAN DE "SOBERANA TONTERÍA" PROHIBIR LAS PITADAS AL HIMNO NACIONAL

Los diputados de IU-ICV-CHA: La Izquierda Plural José Luis Centella y Joan Coscubiela manifestaron este martes que prohibir pitadas al himno nacional es una "soberana tontería", amén de una limitación "autoritaria" de la libertad de expresión.

Así lo dijeron en una rueda de prensa celebrada en el Congreso de los Diputados, al ser preguntados por la proposición que se debatir

este martes en el hemiciclo para impedir, entre otras cosas, que en aconteimientos deportivos se pite al himno nacional.

"Es una soberana tontería querer poner puertas al campo", dijo el portavoz parlamentario de IU en el Congreso de los Diputados, José Luis Centella, quien recordó que España es un régimen democrático, donde cada uno puede "expresarse como quiera".

Por su parte, el portavoz de ICV en la Cámara Baja, Joan Coscubiela, dijo que una pitada "no deja de ser más que una manifestación del derecho a la libertad de expresión".

"Quienes pretenden impedir la expresión del sentimiento de determinada gente está limitando de manera autoritaria la libertad de expresión", dijo Coscubiela.

En su opinión, que la gente se exprese libremente ante un símbolo nacional como el himno no resta dignidad a un país. En este sentido, añadió que "la indignidad" radica en un presidente del Gobierno que no comparece ante el Congreso para dar explicaciones a los ciudadanos sobre decisiones que afectan a su futuro. "No sabemos qué es peor, cuando calla o cuando miente", ironizó.