El PP recurre la sentencia de Faisán ante el Tribunal Supremo

Pamies recurre porque la sentencia se basa en pruebas irregulares

nacional

| 24.10.2013 - 12:01 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El PP ha recurrido ante el Tribunal Supremo la sentencia del caso Faisán por la que la Audiencia Nacional condenó al ex jefe superior de Policía del País Vasco Enrique Pamies y al inspector jefe José María Ballesteros a un año y medio de prisión por un delito de revelación de secretos.

El PP, que ejerce la acusación popular en este caso y que pedía que ambos mandos policiales fueran condenados hasta a 8 años y medio de cárcel por colaboración con ETA, ha presentando ya ante el Tribunal Supremo el escrito en el que anuncia la interposición del recurso de casación, al entender que la sentencia dictada por la Audiencia Nacional "no es ajustada a derecho".

En ese escrito, el PP indica que a la luz del artículo 849 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal y "dados los hechos que se declaran probados", que ambos condenados dieron un chivatazo a ETA para alertar de una operación policial contra su red de extorsión en 2006, se han infringido en esa sentencia "normas penales de carácter sustantivo en la apreciación" de esos hechos.

PAMIÉS RECURRE PORQUE LAS PRUEBAS SON IRREGULARES

La defensa del ex jefe superior de Policía del País Vasco Enrique Pamies ha recurrido al Tribunal Supremo la sentencia del caso Faisán que le condena a un año y medio de prisión por el chivatazo a ETA en 2006, ya que considera que la principales pruebas en las que se basó son irregulares.

En el escrito en el que anuncia la interposición del recurso de casación, la abogada de Pamies, María Ponte, afirma que la condena a su defendido infringe el precepto constitucional de la presunción de inocencia, que ha sido "claramente vulnerado".

A este respecto, la letrada argumenta que el tribunal de la Audiencia Nacional usó "como base de la condena" por un delito de revelación de secretos un vídeo y una grabación que se incorporaron a la causa "vulnerando el derecho a un proceso con garantías, sin respetar las formalidades legales para su incorporación como prueba de cargo".

Se trata del vídeo en el que aparece el inspector de policía José María Ballesteros -condenado a la misma pena- saliendo del bar Faisán minutos después de que Pamies alertara por teléfono al dueño del local, Joseba Elosua, de una operación contra la red de extorsión de ETA el 3 de mayo de 2006.

La otra prueba que la abogada cree irregular es la grabación de la conversación entre Elosua y su yerno en la que, minutos después del chivatazo, le contaba el soplo, recogida por una baliza instalada por la policía en su coche.

El otro condenado en el juicio del chivatazo, José María Ballesteros, ya ha anunciado que recurrirá al Supremo en casación alegando indefensión.