El PP insiste en que su única contabilidad es la auditada por Tribunal Cuentas

Ángel Acebes

nacional

| 22.10.2014 - 13:36 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

El Partido Popular ha expresado hoy su respeto a las decisiones de los tribunales y ha reiterado que este partido "no tiene otra contabilidad que la presentada y auditada por el Tribunal de Cuentas"."Si hubiera otra contabilidad, desde luego no es del Partido Popular", ha insistido el PP en un comunicado que hace público tras el auto del juez Pablo Ruz, instructor del caso Bárcenas.

En el auto, el juez imputa al exministro y ex secretario general del partido Ángel Acebes y da cuenta de las últimas investigaciones realizadas por la UDEF sobre una contabilidad B creada por el extesorero Luis Bárcenas para la compra y posterior reforma de la sede regional del partido en Vizcaya.

El comunicado del Partido Popular contiene un único párrafo: "En relación con el auto del Juzgado de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional, de fecha 21 de octubre de 2014, el Partido Popular manifiesta su respeto a las decisiones de los tribunales y reitera que este partido no tiene otra contabilidad que la presentada y auditada por el Tribunal de Cuentas. Si hubiera otra contabilidad, desde luego no es del Partido Popular".

La Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional constató ayer en un informe remitido al juez Pablo Ruz la existencia de otra contabilidad B creada por Bárcenas para la compra y posterior reforma de la sede regional del partido en Vizcaya. Así lo refleja Ruz en el auto en el que imputa a Acebes, en el que da cuenta de las últimas investigaciones realizadas por la UDEF, entre ellas el hallazgo de esta caja paralela para el PP vasco.

Según relata el magistrado, la Policía ha detectado esta nueva contabilidad analizando la documentación sobre el pago de la hipoteca de casi 1 millón de euros concedida al PP el 13 de octubre de 1999 para la compra de la sede regional, y de las obras de reforma del edificio, que se hizo mediante un contrato firmado un mes después.

Para controlar esta operación, indica el juez, Bárcenas generó "otra contabilidad mediante una cuenta aparte llamada 'Sede Vizcaya', muy similar a la establecida en los conocidos como 'papeles de Bárcenas'". En esta segunda contabilidad paralela, al igual que en la caja B principal que refleja donativos de empresarios y entregas a altos cargos del partido, se recogen una seria de entradas y salidas de dinero desde noviembre de 1999 a noviembre de 2005 destinadas a la sede regional.