El PP dice que "hay base" para llegar a un acuerdo que frene los desahucios

El PSOE avisa al Gobierno de que no aceptará "parches" sino cambios en la ley hipotecaria

Las negociaciones continúan esta tarde en busca de un acuerdo

La banca suspende los desahucios a la espera del pacto

El Poder Judicial insta a los políticos a cambiar la normativa hipotecaria

nacional

| 13.11.2012 - 09:23 h
REDACCIÓN

El Gobierno desea que se plasmen ya en medidas las coincidencias que tiene con el PSOE para hacer frente al problema de los desahucios, pero los socialistas desean cerrar un acuerdo amplio que incluya, entre otros aspectos, una futura reforma de la Ley Hipotecaria.

Las delegaciones del Ejecutivo y del PSOE que debaten desde ayer este asunto se encuentran reunidas desde las cuatro y media de la tarde en el Palacio de la Moncloa para intentar cerrar un acuerdo definitivo.

Fuentes socialistas vaticinan que la negociación va para largo y no descartan que tenga que prolongarse también a mañana, jornada de huelga general.

El principal escollo para el acuerdo, según estas fuentes, es el compromiso de una futura reforma de la Ley Hipotecaria, más allá del decreto ley de urgencia que se aprobaría en el Consejo de Ministros del próximo jueves.

Así, mientras el PSOE considera imprescindible modificar la legislación sobre desahucios y no sólo hacer un "parche" para frenar los desahucios más dramáticos, el Gobierno, según los socialistas, se mostraría más reticente a modificaciones legales de calado.

Además, el PSOE quiere extender las ayudas y el alquiler social a un mayor número de familias, algo que el Ejecutivo, según estas fuentes, querría limitar a los casos más extremos.

De acuerdo con esta versión, el Ejecutivo duda en cerrar un acuerdo por el temor a una reacción negativa de las entidades financieras, en dificultades por la alta morosidad del sector inmobiliario.

Por su parte, fuentes del Gobierno consultadas por Efe han hecho hincapié en que debe evitarse dilatar la negociación porque hay familias que necesitan ya una respuesta y porque los ciudadanos no entenderían que el diálogo se prolongara en el tiempo sin que se adoptaran decisiones.

El Ejecutivo está abierto a hablar "absolutamente de todo" lo que plantee el PSOE, pero insiste en que hay decisiones más urgentes que otras y, entre las primeras, se encuentran las que se prevé llevar al Consejo de ministros del jueves.

Es previsible que entre esas decisiones se incluya un aplazamiento de dos años de los desahucios.

Hoy mismo, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha reiterado en un acto en Barcelona que el jueves se aprobará un real decreto ley con las medidas "más perentorias y urgentes" para hacer frente a este problema.

Santamaría ha recalcado que se trata de un asunto "urgente" que requiere una solución "ágil" y que se está trabajando con el PSOE para lograr un acuerdo "a todos los niveles".

Los portavoces parlamentarios del PP y del PSOE también han abordado este asunto, y mientras que el primero, Alfonso Alonso, ha insistido en que la solución "no puede esperar más", la representante socialista, Soraya Rodríguez, ha advertido de que su partido no aceptará "parches" ni "caridad" y reclama una reforma profunda y de calado de la legislación hipotecaria actual.

En declaraciones en los pasillos de la Cámara Baja, Alonso ha dicho que espera que las dos partes que están negociando se den "prisa" para tomar una decisión ejecutiva "cuanto antes" y que se pueda aprobar un real decreto este mismo jueves.

"Por tanto, hoy es martes y tienen que negociar sabiendo que hay un reloj en marcha, que tiene una fecha que es el jueves y no podemos demorar la adopción de decisiones. El asunto no puede esperar más porque hay gente que lo están pasando mal y ese es el marco temporal en el que tiene que moverse la negociación", ha enfatizado.

Por eso, Alonso ha insistido en que confía en que los expertos del Gobierno y del PSOE alcancen un acuerdo en el día de hoy y ha recalcado que "hay base" para el consenso. "Espero que el PSOE sea consciente de eso y llegue a un acuerdo con el Gobierno cuanto antes", ha enfatizado.

EL PSOE DICE QUE NO ACEPTARÁ PARCHES

Mientras tanto, la portavoz del grupo socialista en el Congreso, Soraya Rodríguez, ha avisado hoy al Gobierno de que el PSOE no aceptará "parches" ni "caridad" para afrontar el problema de los desahucios de viviendas, porque se necesita una reforma profunda y de calado de la legislación hipotecaria actual. En declaraciones a los medios en los pasillos de la Cámara Baja, Rodríguez ha reiterado la voluntad del PSOE de seguir negociando con el Ejecutivo y con las otras fuerzas parlamentarias para corregir la situación y ofrecer una respuesta "suficiente, legal y justa".

"Pero no vale cualquier acuerdo. No es momento de parches ni de acuerdos voluntarios", ha sentenciado Rodríguez, convencida de que los ciudadanos están esperando soluciones reales, que pasan por reformas en profundidad de la ley.

Así, ha rechazado acuerdos voluntarios "casi en el orden de la caridad" que den soluciones puntuales a situaciones muy extremas, porque hay muchos españoles afectados y lo que se requiere son modificaciones de calado que permitan una situación legal más justa y menos desequilibrada que la actual.

EL PODER JUDICIAL INSTA A LOS POLITICOS A CAMBIAR LA NORMATIVA HIPOTECARIA

Por su parte, la portavoz del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Gabriela Bravo, ha instado hoy a los políticos a cambiar la legislación hipotecaria para resolver el daño que la actual normativa causa, debido a la crisis económica, al derecho a la vivienda digna de familias que son desahuciadas por no poder pagar la hipoteca.

"El CGPJ insta a los responsables políticos a que se pongan de acuerdo para dar una solución a este problema" y valora "de forma muy positiva" la iniciativa de llegar a acuerdos en este sentido que han puesto en marcha Gobierno y oposición, ha señalado Bravo en el curso de las VIII Jornadas de Comunicación y Justicia.

A preguntas de los periodistas, la portavoz ha recordado que los jueces se han venido haciendo eco de la "angustia" de la sociedad ante el problema que plantean la crisis económica y los desahucios, que han provocado "fallecimientos" de personas que perdían sus viviendas.

En los últimos años los jueces han demostrado sensibilidad ante el problema y han venido planteando cuestiones de constitucionalidad, o han acudido al Tribunal de Estrasburgo para cuestionar una normativa que debe ser aplicada de acuerdo con los principios constitucionales, como el derecho a una vivienda digna, ha expresado la portavoz del órgano de gobierno de los jueces.

batos y cacerolas han gritado que el anuncio de los bancos es "una vergüenza" y "un parche".

Los afectados consideran insuficiente los anuncios de la AEB y la CECA y denuncian la ambigüedad de la expresión "extrema necesidad". Estas movilizaciones han frenado al menos tres desahucios programados para hoy en distintos puntos de España.