Báñez pide a los partidos que apoyen la reforma laboral o que presenten mejoras

El PSOE califica la reforma laboral de inútil y de "barbaridad" económica

CiU apoyará la reforma tras pactar que respetará las competencias autonómicas

nacional

| 08.03.2012 - 08:25 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La ministra de Empleo, Fátima Báñez, ha apostado por "el diálogo social, el diálogo permanente y el diálogo hasta el final" durante el debate de convalidación del Real Decreto de reforma laboral en el Congreso de los Diputados, un día antes de que los órganos directivos de CC.OO. y UGT se reúnan para valorar la posibilidad de convocar una huelga general. Durante su primera intervención en el debate, al que acudió arropada por la vicepresidenta primera del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, Báñez reiteró en hasta tres ocasiones que la reforma laboral se ha gestado con la participación de los agentes sociales y no dejó pasar la oportunidad para dejar clara la constitucionalidad de la norma.

Según ha dicho, el Real Decreto "incorpora" las aportaciones de patronal y sindicatos a partir del acuerdo de moderación salarial y desarrollo de la negociación colectiva aprobado en el mes de enero. "Esta reforma laboral potencia el diálogo permanente y la esencia del diálogo social, amplía las capacidades negociadoras de los agentes sociales y es respetuosa con el resto de ámbitos de negociación", aseguró. Prueba de todo ello, según Báñez, es que el Gobierno ha optado por tramitar la norma como proyecto de Ley "para hacerla más eficaz".

La ministra insistió en que el anterior Gobierno no afrontó la "más que necesaria" reforma del mercado laboral y "miró hacia otro lado, cruzando los dedos a la espera de que pasara la tormenta", mientras que el Ejecutivo de Mariano Rajoy ha optado por ser "protagonista de sus cambios y dueño de sus futuro".

UNA REFORMA COMPLETA Y EQUILIBRADA

Por otro lado, tras dedicar una "mención especial" con motivo del Día Internacional de la Mujer Trabajadora a todas las mujeres en paro, la ministra de Empleo, defendió que "España no puede permitirse que cada vez que empresarios y trabajadores afrontan una crisis el principal mecanismo de ajuste sea la destrucción de empleo".A la vista de los 5,3 millones de parados que engrosan las listas del desempleo, Báñez defendió que hay "sobradas razones para abordar esta reforma laboral", aunque reiteró que estos cambios debieron realizarse en la "fase expansiva" de la economía española.

Una vez más, Báñez defendió que la reforma es "completa y equilibrada" y aseguró que permitirá "frenar la sangría del desempleo en el corto plazo".En este sentido, la ministra de Empleo esgrimió que la reforma "está pensada sólo para favorecer el intereses generales" y aporta más derechos a los trabajadores al tiempo que facilita la flexibilidad a los empresarios.

Otras de las virtudes de la reforma, según la ministra de Empleo, es la de dar "más estabilidad a la contratación indefinida", especialmente a jóvenes y colectivos con más difícil inclusión en el mercado laboral, a través del nuevo contrato de emprendedores y del límite al encadenamiento de contratos temporales.

FLEXIBILIDAD SALARIAL Y CONSTITUCIONALIDAD

Mención especial le mereció la posibilidad de aplicar descuelgues en materia de salarios. "*Es comprensible que cuando la crisis era más intensa los salarios siguieran aumentando en España? *Cuántos trabajadores se habrían dejado de despedir si la adaptación hubiera sido más dinámica?", se preguntó. En este sentido, defendió la "apuesta por una negociación colectiva continua, más dinámica y que se adapte más y mejor a las circunstancias económicas del momento". "Creemos en la capacidad de descuelgue, para que dé más posibilidad a empresarios y trabajadores para que el despido sea el último recurso", añadió.

EL PSOE CALIFICA LA REFORMA LABORAL DE INÚTIL Y DE "BARBARIDAD" ECONÓMICA

El PSOE ha calificado de "inútil" la reforma laboral aprobada por el Gobierno y ha dicho que plantear una norma así en tiempos de recesión y ajustes es además una "barbaridad" desde el punto de vista económico. La portavoz del PSOE en el Congreso, Soraya Rodríguez, ha respondido así a la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, en el pleno del Congreso que debate la convalidación del decreto ley.

A juicio de la portavoz socialista, se trata de una "malísima reforma", que supone un cambio radical en el mercado de trabajo porque, respecto al despido, modifica las causas, sus consecuencias y el procedimiento. Rodríguez ha acusado al PP de "desconocer" la norma jurídica y ha afirmado que es un "grave error" porque un real decreto solo puede afectar a aspectos parciales pero nunca a "los derechos básicos y fundamentales de los ciudadanos".

FACILITA EL DESPIDO, DESEQUILIBRADA

Además, ha admitido que es "útil", pero sólo para el objetivo "no expresado" en el texto de "facilitar el despido" y también "desequilibrada" porque supone una ruptura de los equilibrios constitucionales en los que se han basado más de treinta años de negociación colectiva y paz y cohesión social. Rodríguez también ha denunciado que el juez ya no pueda valorar la proporcionalidad de un despido, al introducir entre las posibilidades para hacerlo la caída de ingresos. Así, ha subrayado que con esta reforma "todo o casi todo" puede ser decidido por el empresario.

La reforma "facilita" el despido y la única flexibilidad que promueve es la que impone "de forma unilateral" el empresario", que puede afrontar la recesión desde el coste laboral, con un despido más rápido y más barato. Además, ha recordado que por primera vez se da entrada a un contrato que permite a los empresarios contratar sin ningún tipo de protección, con despido a coste cero y sin causa, algo que, ha insistido es "inconstitucional".También ha advertido de que la norma permitirá a ayuntamientos y comunidades autónomas ajustar sus presupuestos con el despido de empleados públicos.

Esta reforma "parece el ajuste de cuentas de la derecha más radical de este país contra los derechos sociales de los trabajadores", ha señalado Rodríguez, quien por otra parte señala que perjudica especialmente a los jóvenes y a las mujeres. Al respecto, ha aludido a las palabras de ayer sobre el aborto del ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, que le "descalifican" a él y a quienes le aplaudieron, para preguntarse cómo puede el Gobierno hablar de derecho a la maternidad cuando la reforma limita el derecho a la lactancia u obstaculiza la conciliación.