El pequeño Nicolás acusa de chantaje a un instructor vinculado a su causa

El juzgado de lo Penal número 25 de Madrid ha condenado a Francisco Nicolás Gómez Iglesias, conocido como el pequeño Nicolás, a 4.320 euros de multa por un delito de calumnias, si bien le ha absuelto del delito de injurias por asegurar que el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) lo espió ilegalmente. El CNI se querelló contra el joven por un delito de injurias graves a los ejércitos, clases o cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado por las declaraciones que hizo en sendas entrevistas en el diario El Mundo y en el programa "Un tiempo nuevo" en Telecinco.

nacional

| 06.07.2016 - 11:57 h
REDACCIÓN

Francisco Nicolás Gómez Iglesias, el "pequeño Nicolás", ha afirmado hoy ante el juez que el inspector que pidió en un informe imputar a la cúpula policial por la grabación ilegal de una reunión entre policías y agentes del CNI le dijo que si confesaba quién era el autor tendría un "trato preferencial".

En declaraciones a los medios a la salida de los juzgados madrileños de Plaza de Castilla, Francisco Nicolás ha acusado al instructor de ofrecerse a hablar a su favor con el juez y el fiscal de la causa, si reconocía la autoría de la grabación que tuvo lugar el 20 de octubre de 2014 en el despacho del entonces comisario jefe de Asuntos Internos, Marcelino Martín-Blas.

"Me dijo que él sabía perfectamente quién había grabado la conversación pero que necesitaba el empujón final y que ese empujón final era yo, y que si ayudaba pues lo de siempre, si me ayudas, te ayudo", ha aseverado "el pequeño Nicolás".

Francisco Nicolás ha explicado que no accedió a ese "chantaje" y, de hecho, en un escrito al que tuvo acceso Efe, sus abogados reclamaban la nulidad de las actuaciones en las que participó ese inspector y pedían al juez Arturo Zamarriego que le apartase de la causa.

"También me dijo que corría prisa, que tenía que colaborar con ellos o que me atuviera a las consecuencias", ha añadido.

En un principio, el "pequeño Nicolás" fue citado ayer en calidad de testigo, si bien el juez Zamarriego le ha declarado hoy investigado (antes imputado) en una causa anexa a la pieza separada que investiga sobre dicha grabación ilegal que tuvo lugar seis días antes del arresto de Gómez Iglesias.

Por otra parte, ha vinculado la conversación entre el ministro del Interior en funciones, Jorge Fernández Díaz, y el jefe de la Oficina Antifraude en Cataluña, Daniel de Alfonso, con la grabación ilegal que sobre él hicieron agentes del CNI y de la Policía.

"Me sorprende que esas escuchas que se hacen cuatro días antes de mi grabación hablen de los mismos temas de lo que yo hablé justo hace dos años", ha explicado. "Lo que me tomaban como broma se ha ido convirtiendo en real", ha añadido.

CITADO EL COMISARIO VILLAREJO

Hoy también está citado como investigado el comisario José Villarejo, después de que hace varias semanas declarase en esa misma condición el periodista Carlos Mier, que desveló el 15 de octubre de 2014 la detención de Gómez Iglesias en www.informacionsensible.com, un medio relacionado con la pareja del comisario.

El fiscal considera que hay indicios "relevantes" de que Carlos Mier participó en la "producción" de una grabación ilegal de dicha reunión.

Además, un informe de una comisión judicial formada por agentes de Asuntos Internos, incluido el propio Martín-Blas y el inspector al que acusa Gómez Iglesias, a petición del juez señala que la grabación se pudo producir gracias a que alguien tomó control remoto del móvil del jefe de Asuntos Internos mediante una aplicación.

Dicho informe pide la imputación en la causa del director adjunto operativo de la Policía, Eugenio Pino; de los comisarios José Villarejo y Enrique García Castaño; y del inspector jefe y jefe de Gabinete de Pino, José Ángel Fuentes Gago, entre otras personas.

El fiscal se pronunció en contra de dichas imputaciones, salvo la del periodista Carlos Mier, al considerar que las acusaciones del informe policial no tienen base documental fiable.