El paro acapara la preocupación de los españoles mientras cae la inquietud por ETA

Cuatro de cada 10 españoles prefieren bajadas de impuestos aunque se recorten servicios públicos

nacional

| 04.10.2011 - 13:45 h
REDACCIÓN
Más sobre: CISSuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

El paro sigue siendo el problema más acuciante para el 80,4% de los españoles, mientras la inquietud por la actividad de la banda terrorista ETA cae a mínimos históricos, al ser considerada uno de los principales problemas por el 3,7%, según desvela el barómetro del Centro de Investigacones Sociológicas (CIS) correspondiente al mes de septiembre. Los españoles estaban muy preocupados por la situación económica y cada vez menos por ETA en el anterior estudio sociológico de julio. En ese momento respondían que los tres principales problemas de España eran, en primer lugar, al paro (81,3%), seguido de los problemas de índole económica (49,6%) y de la clase política y los partidos (24%).

Respecto a junio, se constata una leve bajada de la preocupación por el paro. Ese mes era el principal quebradero de cabeza para el 82,6%, cifra que también supuso un descenso de un punto y medio respecto a la cifra récord de mayo, en que alcanzó el 84,1%. En marzo, era la primera preocupación para el 83,9% de los españoles, mientras que en febrero alcanzaba el 82,8% y en enero la proporción fue del 82,4%.

El segundo problema del país son las cuestiones de índole económica para el 49,6% de los españoles, más que en el anterior barómetro, con lo que se demuestra que la crisis sigue presente en los hogares.

Muy por detrás aparecen los políticos como tercera adversidad (23,3%) y la inmigración en cuarto lugar (11,3%). Menor preocupación causan la inseguridad ciudadana (7,4%), la educación (7,1%), la sanidad (6,1%), la vivienda (4,9%), la corrupción (4,4%), el terrorismo (3,7%), los problemas de índole social (3,7%), el Gobierno (3,6%) y las pensiones (2,4%).

El terrorismo de ETA durante este año ha ido perdiendo peso entre las preocupaciones de los ciudadanos. Si en junio lo consideraba una de sus principales preocupaciones el 5,3%, en julio es preocupación sólo alcanzaba al 4,8% de los encuestados y cae ahora al 3,7%.

PESIMISMO POR LA SITUACIÓN ECONÓMICA

En cuanto a la situación económica actual, el 81% de los encuestados cree que se vive un momento "malo o muy malo" y sólo un 1,5% considera que es "bueno" y nadie lo valora como "muy bueno". No hay demasiado optimismo en que mejore, pues el 32,9% vaticina que dentro de un año será aún peor y sólo un 16,8% piensa que mejorará. Estos valores indican que el pesimismo crece respecto al anterior barómetro, puesto que descienden los que esperan una mejoría y aumentan los que ven nubarrones en el horizonte.

Tampoco es muy buena la valoración sobre la situación política que vive España en estos momentos. Para el 70,5%, la situación es "mala o muy mala", mientras que un 2,6% la juzga "buena", y sólo un 0,2% se atreve a calificarla de "muy buena". Dentro de un año será todavía peor para el 22,3% de los ciudadanos, si bien un 17,9% augura que el clima político mejorará. El resto de los encuestados estima que seguirá "igual".

El CIS basa los resultados de esta encuesta en 2.465 entrevistas realizadas en 238 municipios de 49 provincias entre los días 5 y 11 de septiembre de 2011.

CUATRO DE CADA DIEZ ESPAÑOLES PREFIEREN REDUCIR IMPUESTOS AUNQUE SE RECORTEN LAS PRESTACIONES SOCIALES

Cuatro de cada diez españoles (el 39,5 por ciento) considera que es preferible bajar impuestos aunque esto suponga menos gasto en prestaciones sociales y servicios públicos, según el barómetro de opinión del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). La división en la sociedad sobre este asunto es patente, pues una proporción similar (41,3 por ciento) es partidaria de gastar más en prestaciones sociales y servicios públicos aunque ello signifique pagar más impuestos.