El Parlamento vasco crea una ponencia de paz con un acuerdo sin EA y UPyD

nacional

| 30.03.2012 - 11:14 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

El Parlamento Vasco ha decidido este viernes constituir una ponencia para el debate sobre la paz y la convivencia, gracias a un gran acuerdo político al que no se han sumado, por razones diferentes, EA, un parlamentario de Aralar y UPyD. El acuerdo dice textualmente que se constituirá una ponencia "para la paz y la convivencia", y que para su desarrollo "eficaz, será abierta y recabará las propuestas que deseen trasladar los distintos grupos políticos, instituciones y agentes sociales".

La creación de este foro parlamentario ha sido posible después de dos semanas de conversaciones discretas entre los partidos sobre los objetivos de esta ponencia y sobre la participación o no de la izquierda abertzale, que no tiene presencia en el actual Parlamento Vasco.

El PP ha reconocido que se ha sumado a este acuerdo al tener "garantías" de que este foro será para seguir profundizando en la deslegitimación del terrorismo y después de escuchar ayer al lehendakari, Patxi López, quien dijo que quien participe en este foro deberá "condenar nítidamente la violencia".

Gorka Maneiro (UPyD), sin embargo, ha votado en contra de esta ponencia por considerar que estará al servicio de los intereses de la izquierda abertzale, mientras que Juanjo Agirrezabala (EA) y Dani Maeztu (Aralar) se han opuesto precisamente porque en este foro no puede participar esta sensibilidad política de igual forma que el resto de formaciones.

Una de las novedades del pleno de hoy ha sido la división escenificada en el grupo parlamentario de Aralar ya que tres de sus cuatro representantes, Aintzane Ezenarro, Oxel Erostarbe y Mikel Basabe, han votado a favor de la ponencia en contra del mandato de la Ejecutiva del partido. El parlamentario y vicecoordinador de Aralar, Dani Maeztu, se ha opuesto a la creación de este foro. Maeztu ya advirtió a sus compañeros de grupo de que si votaban a favor de una ponencia en la que no estuvieran representadas todas las sensibilidades políticas en igualdad de condiciones, como ha ocurrido, su decisión tendría "consecuencias" internas.

Aintzane Ezenarro, la portavoz parlamentaria de Aralar, grupo que ha sido el proponente de la iniciativa original, ha hablado precisamente de la izquierda abertzale y ha explicado que la suya es la "primera propuesta para abrir el Parlamento con generosidad y honestidad" a esa sensibilidad. Ezenarro ha pedido que nadie se quede en las formas "si son titulares o invitados" a la ponencia, un foro que, ha argumentado, trabajará "sin exclusiones".

Joseba Egibar (PNV) ha asegurado que en este acuerdo no ha habido ninguna "estrategia deliberada de exclusión" y ha criticado que el que no tiene argumentos para oponerse a la ponencia "se saca de la manga cuestiones de exclusión sobre participaciones directas de todas las formaciones". Egibar ha insistido en que la ponencia estará abierta a personas, grupos sociales e instituciones, por lo que "no excluye a nadie" y, aunque hay "límites, éstos no son insalvables".

José Antonio Pastor (PSE-EE) se ha alegrado de que, por primera vez, la gran mayoría de los partidos vascos puedan plantearse un debate sobre el final del terrorismo y ha destacado que no tienen por qué esperar a que Batasuna "haga su recorrido".Pastor ha recalcado que en el Parlamento Vasco están "los que tienen que estar" y que la Cámara no tiene que esperar a los representantes de la izquierda abertzale "para que los demócratas se pongan de acuerdo sobre los pilares de la convivencia" futura.

Antonio Damborenea (PP) ha insistido en que esa ponencia va a servir para seguir deslegitimando el terrorismo y, sobre la presencia puntual de miembros de la izquierda abertzale, ha aclarado que "nada tienen que decir quienes hoy son incapaces de condenar" la violencia porque, al no hacerlo, la "legitiman".