El Parlament desafía al Estado aprobando unos presupuestos que prevén el referéndum

Pese a las advertencias jurídicas de los letrados de la cámara catalana

nacional

| 22.03.2017 - 15:04 h
REDACCIÓN

El Parlamento de Cataluña ha aprobado hoy, con los votos de Junts pel Sí (JxSí) y la CUP, el proyecto de presupuestos del Govern para 2017, incluida la disposición que prevé un referéndum soberanista, pese a las advertencias jurídicas de los letrados de la cámara catalana, en un nuevo pulso al Estado.

En uno de los debates más broncos de la legislatura catalana, los dos grupos independentistas han hecho valer su mayoría para aprobar los presupuestos, con 64 votos a favor -los 62 de JxSí y dos prestados por la CUP-, 62 en contra -de Ciudadanos, el PSC, Catalunya Sí Que Es Pot y el PPC- y siete abstenciones de la CUP.

Antes de proceder a las votaciones de las enmiendas aún pendientes y del proyecto final, los grupos parlamentarios se han enzarzado en una agria discusión, en la que la oposición ha exigido sin éxito reunir de urgencia la Mesa del Parlament, después de que haya sido leída ante el pleno una nota de los letrados de la cámara en la que alertaban de que la aprobación de la disposición adicional de los presupuestos referida al referéndum supondría "ignorar" la advertencia del Tribunal Constitucional (TC).

Además, justo en plena votación de las enmiendas a los presupuestos, ha trascendido la decisión del Tribunal Supremo de condenar al exconseller de la Presidencia y portavoz del PDeCAT en el Congreso, Francesc Homs, a un año y un mes de inhabilitación por desobediencia grave al Tribunal Constitucional en la consulta del 9N de 2014.

En la votación de las enmiendas, los diputados de JxSí, Catalunya Sí Que Es Pot y la CUP han rechazado las propuestas de Ciudadanos, el PSC y el PPC para suprimir la polémica disposición adicional 31.

En cambio, sí ha sido aprobada con los votos de JxSí y la CUP una enmienda de los anticapitalistas que establecía que "el Govern, dentro de las disponibilidades presupuestarias para 2017, debe habilitar las partidas para garantizar los recursos necesarios en materia de organización y gestión para hacer frente al proceso referendario sobre el futuro político de Cataluña" y suprimía la referencia a que esto deberá hacerse "en el marco de la legislación vigente en el momento de su convocatoria". Esta enmienda ha sido aprobada por 72 votos a favor, incluido uno de la diputada de Catalunya Sí Que Es Pot Àngels Martínez, que se ha desmarcado conscientemente del resto de su grupo, que ha votado en contra, mientras que los diputados de Ciudadanos y PPC alzaban sus manos para escenificar que no pensaban participar en la votación, en la que tampoco han querido tomar parte los socialistas.

Poco después, y en contradicción con la enmienda de la CUP aprobada, JxSí también ha votado a favor de una modificación propuesta por Catalunya Sí Que Es Pot, igualmente validada. En concreto, la enmienda de Catalunya Sí Que Es Pot, que ha recibido el voto en contra de la CUP, establece que el Govern, "dentro de las posibilidades presupuestarias, garantizará la dotación económica suficiente para hacer frente a las necesidades y los requerimientos que se deriven de la convocatoria de un referéndum sobre el futuro político de Cataluña", pero recuerda que debe hacerse bajo las "condiciones establecidas" por el Consejo de Garantías Estatutarias, que consideró inconstitucional la disposición adicional que hacía alusión al referéndum.

El portavoz parlamentario de Catalunya Sí Que Es Pot, Joan Coscubiela, ha pedido suspender la sesión para que los letrados analizasen y resolviesen esta contradicción entre la enmienda de su grupo y la de la CUP, pero la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, ha desestimado su petición al considerar que los servicios jurídicos ya se pronunciarán a posteriori al respecto.

Antes de las votaciones, Ciudadanos, PSC y PPC han invocado el reglamento del Parlament para solicitar una reunión urgente de la Mesa para analizar la advertencia de los letrados sobre las enmiendas del referéndum "contrarias" a la resolución del Tribunal Cosntitucional.

Forcadell, sin embargo, ha rechazado convocar a la Mesa para valorar el escrito de los letrados, lo que ha llevado a varios momentos de tensión en el hemiciclo.

El vicepresidente del Govern, Oriol Junqueras, ha tomado la palabra para afirmar que el Govern "mantiene los presupuestos" sin suprimir la polémica disposición, ya que la nota emitida por los letrados no alteraba su voluntad de que fuesen aprobados.