El juez Ruz impone a Bárcenas una fianza civil de 43,2 millones de euros

Santamaría expresa su respeto a las resoluciones judiciales y asegura que el Gobierno impulsa reformas para combatir la corrupción

nacional

| 05.07.2013 - 12:55 h
REDACCIÓN

El juez del caso Gürtel, Pablo Ruz, ha fijado una fianza de 43.250.000 euros al extesorero del PP Luis Bárcenas para hacer frente a la responsabilidad civil que pueda derivarse de llegar a ser condenado por los delitos por los que está siendo investigado y le da diez días de plazo para abonarla.

Esta fianza, cuya cuantía casi duplica los 28,1 millones de euros que pedía la Fiscalía al aumentar Hacienda la cantidad defraudada, responde a las responsabilidades pecuniarias a las que tendría que hacer frente el extesorero si finalmente es condenado y es independiente de la situación procesal de Bárcenas, que permanece en prisión incondicional desde el 27 de junio.

De no abonar esta fianza en el plazo de díez días, el juez decretaría el embargo de los bienes del extesorero hasta completar la cantidad reclamada a Bárcenas por delitos fiscales, de blanqueo de capitales, cohecho, falsedad documental y estafa procesal en grado de tentativa.

CUANTIFICACIÓN

Ruz ha cuantificado que las responsabilidades pecuniarias por todos esos conceptos ascienden a 32.405.119 euros, a los que añade el tercio legal para el cálculo de la fianza civil, según destaca el auto del juez.

El cálculo se ha hecho teniendo en cuenta los últimos informes aportados esta semana por la Agencia Tributaria al juez y que llegaron días después de que la Fiscalía Anticorrupción reclamara una fianza de 28,1 millones el pasado 27 de junio, el mismo día que Bárcenas ingreso en prisión, aunque ya advirtió que la cantidad final dependería "de los informes periciales pendientes".

Hacienda aumentó en esos informes el dinero supuestamente defraudado por Bárcenas tanto en su declaración de IRPF como de Patrimonio en 2002, 2003, 2006 y 2007, tras el hallazgo de una nueva cuenta en Suiza en la entidad Lombard Odier, en la que llegó a acumular 26 millones de euros -lo que elevó su fortuna a 48,2 millones-, y a ello se añaden los intereses de demora.

Ruz cifra en 21.261.119 euros el dinero que tendría que pagar Bárcenas por los delitos fiscales -uno de ellos a título de cooperador necesario en la declaración de 2006 de su mujer, Rosalía Iglesias- sumando lo que defraudó (5.352.868 euros), las multas que podría hacer frente por estos delitos (14.009.700 euros) y los intereses de demora.

Por el delito continuado de blanqueo de capitales, ha calculado que la responsabilidad pecuniaria asociada al mismo es de 11 millones de euros. Por el de cohecho, el juez considera que el extesorero tendría que pagar, de ser condenado, una multa de 90.000 euros, mientras que por el de la tentativa de estafa procesal calcula 18.000 euros y por el de falsedad documental 36.000 euros.

Respecto al delito de cohecho, a Bárcenas se le imputa haber recibido en 2002, 2003 y 2007 más de un millón de euros en dádivas del presunto cabecilla de la trama Gürtel, Francisco Correa, vinculadas a contratos públicos adjudicados irregularmente o en consideración a su cargo de senador.

BLANQUEO

Sobre el blanqueo de capitales, Ruz afirma que el extesorero llevó a cabo varias operaciones para ocultar el origen del dinero obtenido de forma irregular, y en cuanto al de falsedad y estafa procesal responden a un intento de Bárcenas de justificar la adquisición de un dinero en una operación de compraventa de cuadros supuestamente inexistente.

La Asociación de Abogados Demócratas por Europa (Adade), acusación particular en el caso Gürtel, había pedido al juez Ruz que impusiera una fianza de responsabilidad civil de 54,5 millones de euros al extesorero del PP, dado el "riesgo real" de que ponga "a buen recaudo" sus bienes.

Tras decretar el ingreso en prisión, el instructor ordenó el bloqueo de sus cuentas y las que comparte con Rosalía Iglesias España Suiza y en Estados Unidos, de la que salieron transferencias a cuentas de Bárcenas ordenadas por la sociedad La Moraleja, propiedad del también extesorero del PP Ángel Sanchis.

SÁENZ DE SANTAMARÍA: RESPETO POR LAS DECISIONES JUDICIALES

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha expresado este viernes su "respeto" a las decisiones judiciales, tanto las relativas a la trama de los ERE en Andalucía como el llamado 'caso Bárcenas' y ha afirmado rotunda que el Ejecutivo impulsa reformas para "evitar" que se repitan "situaciones de esa naturaleza".

Sáenz de Santamaría ha manifestado que el Gobierno de Mariano Rajoy "ni interferirá en las resoluciones judiciales ni intentará presionarlas de ninguna manera".

Al ser preguntada si cree que el escándalo que afecta al extesorero del PP puede contribuir a que aumente esa preocupación por la corrupción, como recoge el CIS publicado hoy, la vicepresidenta ha indicado que en "las cosas hay que encontrar un punto medio". "Máximo respeto y máxima colaboración con las autoridades judiciales, con independencia quien esté afectado en el procedimiento", ha afirmado, para insistir en que "la congruencia también es necesaria".

Dicho esto, ha avanzado que el Gobierno va a llevar a cabo "cuantas reformas sean necesarias para evitar que se repitan situaciones de esa naturaleza" y ha citado como ejemplos la Ley de Transparencia o el paquete de medidas de regeneración democrática que anunció Mariano Rajoy en el Debate sobre el estado de la Nación y que, según ha dicho, está "muy avanzado".