El juez deja libre a Oleguer Pujol pero le retira el pasaporte

La Fiscalía Anticorrupción pedía prisión sin fianza por blanqueo

La Abogacía del Estado y Podemos no se han adherido a la petición

Se le investiga por un presunto blanqueo de millonarias comisiones de la compra-venta de 1.152 sucursales del Banco Santander

nacional

| 12.01.2017 - 14:47 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

El juez de la Audiencia Nacional José de la Mata ha dejado en libertad a Oleguer Pujol después de que la Fiscalía haya pedido su ingreso en prisión por el riesgo de que siga blanqueando dinero, pero le ha retirado el pasaporte y le ha impuesto la obligación de comparecencias quincenales en el juzgado. El juez estima que "no existen elementos en el caso que revelen la existencia de un riesgo concreto de fuga.

El juez ha tomado esta decisión tras interrogar esta mañana durante casi cuatro horas al hijo menor del expresidente catalán en el marco de la investigación que se sigue contra él por blanqueo de capitales, han informado fuentes jurídicas.

Anticorrupción había pedido su ingreso en prisión por el riesgo de reiteración delictiva y en vista de que ha seguido ocultando dinero a la justicia cuando ya estaba siendo investigado, pero el juez ha considerado que esta medida es demasiado restrictiva.

Según sostuvo la Fiscalía Anticorrupción en la vistilla en la que expuso sus argumentos a favor de la prisión preventiva sin fianza, Oleguer Pujol, hijo menor del que fuera presidente del Gobierno catalán Jordi Pujol, se acogió a la amnistía fiscal de 2012, regularizó de nuevo sus obligaciones con la Hacienda Pública en 2014 y compró deuda del Estado con parte de los fondos provenientes de cuentas opacas al Fisco en el extranjero, para el benjamín del clan Pujol.

En esa vistilla, la Fiscalía sostuvo que ha habido "reiteración delictiva" en el comportamiento de Pujol y por eso solicitó su encarcelamiento. Fuentes de la Fiscalía explicaron que el menor de los Pujol ha seguido ocultando dinero al Fisco en el extranjero una vez iniciada la investigación judicial sobre su fortuna y con sus cuentas bancarias bloqueadas en 2014.

La Abogacía del Estado y Podemos --personado en la causa como acusación popular-- no se han adherido a la petición del Ministerio Público.

UNA ACTITUD "INCOMODA" PERO NO ILEGITIMA

No obstante, el juez difiere de este criterio y precisa que aunque su actitud ha consistido en no colaborar y ha incurrido en ocultamiento, esta "incómoda" actitud es "perfectamente legítima" y no puede justificar su entrada en la cárcel. Añade el magistrado que no existen elementos en el caso que apoyen la existencia de riesgo de fuga. Oleguer Pujol tiene "arraigo notorio en España" donde tiene familia y relaciones sociales y profesionales y siempre ha atendido los llamamientos judiciales.

En cuanto a la ocultación de pruebas, De la Mata destaca de nuevo que no puede suponerse que exista sólo porque el acusado ejerza su derecho de defensa o no contribuya lo suficiente al avance de la investigación. Recuerda también que la causa se abrió hace ya dos años y medio y el fiscal nunca ha pedido hasta ahora medidas cautelares.

PRESUNTO BLANQUEO DE COMISIONES PORCEDENTES DE LA COMPRA VENTA DE SUCURSALES DEL BANCO DE SANTANDER

El juez De la Mata investiga las inversiones inmobiliarias del benjamín de los Pujol, en las que Anticorrupción sospecha que usó dinero familiar que provenía de comisiones ilegales cobradas por su padre.

Oleguer Pujol, considerado el cerebro financiero de la familia del expresidente catalán, declaró ante el juez José de la Mata. En su primera visita a la Audiencia Nacional estaba citado porque se le investiga por un presunto blanqueo de millonarias comisiones obtenidas en la compra-venta de 1.152 sucursales del Banco Santander en 2007.

El benjamín de los Pujol-Ferrusola ya fue citado a declarar como imputado en junio de 2015 por el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz, quien hasta hace poco llevaba su investigación, pero la comparecencia fue suspendida en espera de un informe de la UDEF.

Ahora, un año y medio después, el juez José de la Mata, que ha asumido la instrucción de la causa contra él en unión con la que tiene abierta contra el resto de hermanos y sus padres, le ha citado a declarar de nuevo investigado por un delito de blanqueo.

De la Mata considera que el dinero que usó Oleguer Pujol para sus inversiones millonarias procedía "de un lugar común a sus hermanos", de cuentas familiares, algunas nutridas con transferencias de Andorra.

Pedraz investigaba siete operaciones inmobiliarias sospechosas por valor de miles de millones de euros realizadas por sociedades vinculadas al hijo menor de los Pujol y una de ellas es la que menciona De la Mata en su auto de citación.

Se trata de la venta en 2007 por parte del Santander de 1.152 sucursales por 2.330 millones de euros, un negocio en el que intervino una sociedad participada por Oleguer Pujol y su exsocio Luis Iglesias y por el que ambos cobraron alrededor de 5 millones de euros en calidad de comisiones de intermediación, dinero que ocultaron a Hacienda.

Sobre esta operación declararon ayer miércoles los hermanos Gabriela y Javier de la Rosa, así como los empresarios José María Villalonga padre e hijo, que también actuaron como intermediarios. Todos menos Gabriela, que se negó a declarar, reconocieron que cobraron el dinero en negro y atribuyeron a Iglesias la idea de usar un entramado internacional de sociedades para ocultar a Hacienda los 11,5 millones de euros que se embolsaron por esas comisiones.

Los tres afirmaron que posteriormente han regularizado con el fisco esas cantidades y quisieron desvincular a Oleguer Pujol tanto de la idea de defraudar como de la operación, afirmando que no participó en las labores de intermediación.

Esa será, según fuentes jurídicas, la línea que siga hoy el hijo menor del expresidente catalán para defenderse ante el juez, alegando que no intervino en la operación y explicando que ha saldado las deudas que tenía con la Agencia Tributaria.