El juez decreta prisión incondicional para los dos yihadistas detenidos en Madrid

El juez atribuye a Zouhair Terrach y a Abdessamad Ghailani Hassani los delitos de integración en organización terrorista

Los detenidos, de 43 y 22 años, consumían propaganda de Dáesh, y el mayor de ellos, también webs orientadas al adiestramiento terrorista

Ambos se encontraban ya en un "avanzado y peligroso proceso de radicalización" que les hacía susceptibles de convertirse en terroristas suicidas

Detenidos en Madrid dos yihadistas dispuestos a atentar

nacional

| 25.05.2017 - 09:49 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

El magistrado de la Audiencia Nacional Fernando Andreu ha decretado este jueves el ingreso en prisión incondicional sin fianza para los dos detenidos esta semana en Madrid por su presunta participación en una célula terrorista vinculada al grupo terrorista Estado Islámico y especializada en la 'yihad' electrónica.

El titular del Juzgado Central de Instrucción número 4 de la Audiencia Nacional atribuye a Zouhair Terrach y a Abdessamad Ghailani Hassani los delitos de integración en organización terrorista. A este último le impone también adoctrinamiento y adiestramiento al entender que visitaba "con mucha frecuencia" páginas de Facebook que aborda la temática yihadista desde una perspectiva ideológica y operativa.

RIESGO DE FUGA

Según expone en dos autos, Ghailani Hassani frecuentaba páginas web en las que explican cómo fabricar dispositivos explosivos y se camuflaba en perfiles falsos para para seguir un canal informativo de noticias sobre el DAESH. Por ello apunta que existían "indicios racionales" de que se estaba preparando para cometer acciones violentas.

Terrach por su parte tenía en su dominio audios relacionados con "material adoctrinador" yihadista según el material incautado durante el registro de su domicilio y también era seguidor de páginas web con contenidos yihadistas radicales.

El magistrado acuerda prisión incondicional para ambos al constatar peligro de riesgo de fuga y riesgo de que reiteren en su actividad delictiva

Previamente la Fiscalía de la Audiencia Nacional había pedido prisión para los dos marroquíes detenidos el martes en Madrid y que se encontraban ya en un "avanzado y peligroso proceso de radicalización", que les hacía susceptibles de convertirse en terroristas suicidas, según el Ministerio del Interior.

Ambos consumían propaganda de Dáesh, y el mayor también webs orientadas al adiestramiento terrorista y tutoriales sobre la confección de explosivos caseros, lo que unido a la intención que este tenía de sacarse la licencia para conducir camiones, alertó a los investigadores sobre la posibilidad de que planearan atentados suicidas en Europa.

Ambos, de 43 y 22 años, consumían propaganda de Dáesh, y el mayor de ellos, también webs orientadas al adiestramiento terrorista y tutoriales sobre la confección de explosivos caseros. Además, fuentes consultadas han señalado que uno de ellos, sin especificar cuál, intentaba sacarse la licencia para conducir camiones, lo que, unido al consumo de webs yihadistas, alertó a los investigadores sobre la posibilidad de que planearan atentados suicidas en Europa.

Los investigadores creen que los dos constituían una "célula terrorista especializada en realizar la yihad electrónica", que consiste en difundir masivamente material audiovisual orientado a la multicaptación de adeptos para la organización terrorista DÁESH.

Ambos, según Interior, "se encontraban en un avanzado y peligroso proceso de radicalización que les llevaba a visionar de forma reiterada material apto para el autoadiestramiento lo que les capacitaría para convertirse en combatientes 'inghimasi'".

Los "inghimasi" son personas preparadas para cometer atentados terroristas en suelo europeo "siguiendo el modus operandi ya utilizados en ciudades de Reino Unido, Alemania, Bélgica o Francia, mediante la comisión de acciones suicidas o la confección de artefactos explosivos caseros".

El detenido de 43 años, y principal objetivo de las investigaciones, mantenía un contacto "continuo e incesante" en más de un centenar de webs orientadas al adiestramiento terrorista del Dáesh.

Este individuo consumía, "de forma reiterada" material audiovisual muy sensible, fundamentalmente tutoriales sobre los procedimientos para la confección de artefactos explosivos con sustancias de fácil acceso y mediante técnicas sencillas, lo que evidenciaba "un avanzado estado de radicalización y peligrosidad".

Aunque tenía un circulo muy reducido de relaciones, "ya que pasaba la mayor parte del tiempo encerrado en su domicilio", los investigadores detectaron que mantenía contacto con el segundo detenido, con el que compartía "su ideario radical y su actividad regular en la red".