El juez Castro suspende la declaración del excontable de Nóos al no querer presentarse

Marco Antonio Tejeiro

nacional

| 09.07.2014 - 12:06 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El juez instructor del caso Nóos, José Castro, ha anulado la citación el próximo sábado del excontable del Instituto Nóos, Marco Antonio Tejeiro, después de que el arrepentido le haya comunicado hoy que no quiere declarar. Castro ha dictado un auto en el que suspende la citación, que había fijado para el día 12 a las 11.30 horas, al entender que carece de sentido mantener la comparecencia si el imputado no tiene intención de dar cuenta de las incriminaciones que hizo contra Iñaki Urdangarin y Diego Torres en el escrito de confesión que presentó la semana pasada a la Fiscalía Anticorrupción.

En el mismo auto, Castro acuerda devolver al fiscal Pedro Horrach la confesión de Tejeiro porque entiende que esta tendría valor para su inclusión en el sumario solo en el caso de que el arrepentido la corrobore ante el instructor y esté dispuesto a contrastarla con las partes personadas en la causa.

Como el excontable no está dispuesto a someter a esa contradicción el acuerdo que ha alcanzado con la Fiscalía a cambio de que se atenuen las acusaciones contra él, Castro deja sin efecto la citación y rechaza tener en consideración la confesión de cara al cierre de la instrucción.

NO QUIERE DAR EXPLICACIONES

El excontable del Instituto Nóos, Marco Antonio Tejeiro, había solicitado solicitado al juez José Castro que anulara la citación para declarar el próximo sábado porque no tiene intención de dar explicaciones sobre la confesión que remitió la semana pasada a la Fiscalía Anticorrupción. Fuentes judiciales han confirmado que la defensa de Tejeiro ha presentado un recurso de reforma a Castro en el que expone que su intención cuando se autoincriminó y atribuyó diversos delitos de corrupción a Iñaki Urdangarin y Diego Torres no era prestar una nueva declaración ante el juez instructor.

Cuando el pasado viernes el magistrado dictó el auto en el que citaba al excontable arrepentido a declarar argumentó que consideraba que su confesión ante la Fiscalía Anticorrupción llevaba implícita la voluntad de modificar la declaración que había prestado durante la instrucción de la causa. El lunes, el sindicato Manos Limpias, personado como acusación popular, presentó también un recurso de reforma contra la citación de Tejeiro alegando que el excontable no aportaba nada nuevo a la investigación y sólo pretendía dilatar el cierre del proceso.

Tras el recurso del imputado arrepentido, Castro tendrá que resolver las peticiones de suspensión de la citación sopesando la posibilidad de que la comparecencia resulte inútil dado que Tejeiro no tiene voluntad de declarar. El pasado 3 de julio, el fiscal del caso, Pedro Horrach, informó al instructor de que el excontable de Nóos le había confesado que su cuñado, Diego Torres, y el socio de este, Urdangarin, usaron el Instituto Nóos, una entidad sin ánimo de lucro, para enriquecerse con prácticas corruptas saqueando fondos públicos de Baleares y la Comunidad Valenciana.

En el escrito que Horrach entregó personalmente a Castro, el arrepentido detalla que los socios fundadores de Nóos organizaron eventos para las citadas administraciones por los que cobraron mucho más de lo que costaban, falsificaron facturas, defraudaron a la Hacienda Pública e incluso suscribieron contratos de trabajo falsos. Esta confesión vino a ratificar parte de los indicios delictivos acumulados durante la instrucción contra el marido de la infanta y su socio, que Castro había recogido en el escrito de cierre de la instrucción que dictó el 25 de junio, en el que imputaba también a otras 16 personas, entre ellas la infanta Cristina.

El juez decidió entonces citar para el próximo sábado a Marco Antonio Tejeiro con el propósito de que corroborase sus acusaciones y de que el resto de partes personadas tuvieran la ocasión de contrastar y cuestionar sus declaraciones. Castro exponía que la Ley de Enjuiciamiento Criminal establece el derecho de los procesados a declarar cuando lo deseen y argumentaba que, aunque no lo pedía expresamente, el escrito que Tejeiro presentó a Horrach era de hecho "una nueva declaración que viene a contradecir la anteriormente ofrecida".