El juez Bermúdez multa a Guridi Lasa con 2.000 euros por negarse a declarar como testigo en el juicio a Txapote

Txapote en la Audiencia (Telemadrid)

nacional

| 27.04.2011 - 17:06 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El juez de la Audiencia Nacional Javier Gómez Bermúdez ha impuesto una multa de 2.000 euros al etarra José Ignacio Guridi Lasa por negarse a declarar como testigo en el juicio que se sigue contra el ex jefe militar de la banda Javier García Gaztelu, 'Txapote', y otros dos etarras por el asesinato de dos guardias civiles en Sallent de Gállego (Huesca) el 20 de agosto de 2000.

El juicio, que ha quedado visto para sentencia después de que los acusados se negaran a ejercer su derecho a la última palabra, debía haberse reanudado con la declaración de Guridi Lasa aunque éste se ha negado a declarar hasta en tres ocasiones alegando que el tribunal de la Audiencia Nacional "no representa ninguna autoridad". "Mientras no se respeten nuestros derechos, no voy a decir nada", ha afirmado.

El presidente del tribunal le ha recordado, con la asistencia de una intérprete, que su condición de testigo le obligaba a responder a las preguntas de las partes y que, si continuaba con esa actitud, le podía imponer una multa de hasta 5.000 euros que le serían descontados de la asignación que recibe en prisión.

A pesar de ser advertido también de que su conducta podía conllevarle la apertura de un nuevo procedimiento penal por un delito de desobediencia grave, el etarra se ha mantenido en su negativa a declarar. "Ya he dicho lo que iba a hacer", ha repetido, tras lo cual el presidente del tribunal ha anunciado la imposición de la citada sanción.

75 AÑOS DE CARCEL

El fiscal Carlos Bautista ha elevado a definitiva su petición de 75 años de cárcel para 'Txapote' y los miembros del 'comando Totto' Asier Arzalluz Goñi y Aitor Aguirrebarrena Beldarrain, al considerar "suficientemente acreditado" que el ex jefe militar de ETA encargó el atentado a los otros dos terroristas y les facilitó los explosivos para cometerlo.

En concreto, el fiscal imputa dos delitos de asesinato terrorista por las que solicita sendas penas de 30 años de prisión y otro de estragos por el que reclama otros 15 años. También solicita que los tres acusados indemnicen a cada una de las familias de las víctimas con 500.000 euros.

La acusación popular, ejercida por la Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT), también elevó a definitiva su petición de 80 años de cárcel para cada uno de los acusados, mientras que el Ayuntamiento de Sallent de Gállego, personado como acusación particular, se adhirió a la petición de condena formulada por el Ministerio Público.

Según el escrito de conclusiones del fiscal, Aguirrebarrena facilitó a Guridi Lasa los explosivos que le había entregado 'Txapote' en Francia. El segundo elaboró una bomba-lapa en una cuadra de cabras que su familia poseía en la localidad guipuzcoana de Zizurkil que éste mismo colocó el 19 de agosto de 2000 en los bajos de un Nissan Patrol de la Benemérita que se encontraba aparcado en la plaza Valle de Tena de la localidad.

A las seis de la mañana del día siguiente explotó el artefacto, que estaba provisto de un temporizador, un dispositivo antimovimiento y tres kilos de dinamita-goma. Como resultado de la explosión falleció en el acto la agente de la Guardia Civil Irene Fernández Perera y resultó herido muy grave su compañero José Angel de Jesús Encinas, que falleció unas horas más tarde en el Hospital San Jorge de Huesca.

Durante la primera jornada del juicio, que se celebró el pasado 15 de abril, 'Txapote' se negó a declarar y entonó la expresión abertzale 'Jo ta ke Independentzia lortu arte', traducida como 'Dando duro hasta conseguir la independencia'. El ex jefe de los 'comandos', que protagonizó un enfrentamiento con los policías que custodiaban a los acusados al término de la vista, también tildó el juicio de "teatro".