El jefe del 'comando Vizcaya' admite en un vídeo que Txeroki le ordenó "secuestrar y ejecutar" a un edil del PSE en Eibar

La cinta es visionada en el juicio contra por planear secuestrar a Benjamín Atutxa y asesinar al juez Grande-Marlaska

nacional

| 28.03.2011 - 14:51 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

El jefe del 'comando Vizcaya' Arkaitz Goikoetxea Basabe, que está siendo juzgado en la Audiencia Nacional y para quien el fiscal pide 64 años de cárcel, reconoce en el vídeo que ha sido proyectado durante la vista oral que el ex jefe militar Garikoitz Aspiazu Rubina, alias 'Txeroki', le ordenó "secuestrar y ejecutar" al edil del PSE en Eibar Benjamín Atutxa.

Al comienzo del juicio celebrado este lunes contra siete presuntos miembros y colaboradores del 'comando Vizcaya' de ETA, que se enfrentan a penas de entre 8 y 64 años de cárcel, se ha emitido la cinta que refleja cómo Goikoetxea condujo el 24 de julio de 2008 al juez Baltasar Garzón hasta el zulo de la localidad riojana de Pazuengos, donde el comando guardaba jeringuillas y tranquilizantes para "secuestrar al concejal, mantenerlo sedado durante un par de días y finalmente acabar con su vida" tal y como hizo la banda en 1997 con el concejal del PP de Ermua Miguel Angel Blanco, según el fiscal.

La proyección comienza con una caravana de vehículos del Instituto Armado adentrándose por un camino de arena hasta llegar a un zulo oculto en el monte de Pazuengos. El dirigente de ETA señala al magistrado y a varios agentes el lugar escogido para ocultar el zulo. "¿Hay algún peligro?", pregunta el juez, para descartar cualquier riesgo que puedan correr los agentes que van a manipular el escondite. Tras la negativa de Goikoetxea, un perro policía rastrea el montículo oculto bajo ramas y vegetación.

El vídeo recoge como varios agentes, algunos con los rostros pixelados y otros con pasamontañas, cavan con un pico y una pala hasta descubrir "la chapa" que cubre un bidón de unos 40 centímetros de diámetro, de color verde envuelto en una bolsa gris de plástico con una abrazadera metálica para cerrarlo.

La secretaria judicial recoge las indicaciones que pronuncian los agentes y el presunto etarra sobre el material que contiene el zulo: una bolsa azul con la inscripción '4 k. Aluminio Ahutsa', una mochila Quechua y varias bolsas con 45 metros de cordón, cables rojos con terminales rojo y negro, placas de matrícula, tuper wares, llaves especiales, bridas, barras de silicona, temporizadores, guantes de plástico, báscula de precisión y garrafas de plástico.

"RECUERDO QUE TENIA UNA HIJA Y ESTABA CASADO"

La proyección muestra cómo Goikoetxea describe fríamente el contenido del bidón y los planes a los que el material iba destinado. En el momento en el que los agentes descubren un maletín con sustancias como morfina, valium y glucosa, el juez Garzón pregunta al etarra, que se encuentra esposado, acerca del destino de los tranquilizantes.

A la pregunta de si el comando planeaba utilizarlos en un secuestro, Goikoetxea asiente y revela el plan de capturar a un concejal socialista de Eibar, aunque dice no acordarse de su nombre sino tan sólo de que era "director de un colegio". El presunto militante de ETA revela que 'Txeroki' dio la orden de "secuestrar y ejecutar" aunque precisa que, tras las múltiples vigilancias efectuadas entre octubre y diciembre de 2007, no se llevó a cabo porque "no había posibilidades de hacerlo".

El acusado señala que la víctima es el director y profesor de matemáticas de un colegio del centro de Eibar. "Me acuerdo de que tenía una hija, me acuerdo de que estaba casado", señala el procesado, que añade que controlaban el vehículo con protección que lo trasladaba hasta el centro educativo.

En el vídeo se aprecia cómo Garzón revisa el estuche con las jeringuillas mientras que Goikoetxea reconoce que 'Txeroki' les proporcionó este material al ex jefe Jurdan Martitegi y a él y que éste no requería "ningún cuidado especial".

Tras ello, el terrorista admite los distintos atentados que perpetró el comando entre agosto de 2007 y febrero de 2008, entre los que cita el de la casa cuartel de Legutiano (Alava) -en el que falleció Juan Manuel Piñuel-, el de Calahorra (La Rioja) -en el que indica que usaron 110 kilos de explosivo- y el del Club Marítimo de Durango, en el que explotaron 120 kilos de explosivo.

Transcurrida una hora del hallazgo del escondite, la comitiva descubre un segundo zulo con 25 kilos nitrometano. Goikoetxea afirma que él fue en el coche que hacía labores de lanzadera en el atentado cometido contra la casa cuartel de Durango en 2007 y que también alquiló un piso en Ezcaray. En este municipio riojano la banda planeó asesinar al juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska.

Tras las casi dos horas que ha durado el video y después de negarse a responder a las preguntas formuladas por el fiscal Vicente González Mota y de la acusación popular, ejercida por la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), el acusado ha respondido a las preguntas de Jone Goirizelaia.

El juicio contra el 'comando Vizcaya' por pretender, entre otras acciones, asesinar al juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska y secuestrar al edil del PSE en Eibar Benjamín Atutxa se ha reanudado este lunes en la sede del tribunal en San Fernando de Henares (Madrid), después de que tuviera que ser aplazado en dos ocasiones la semana pasada al permitir la Sección Primera de la Sala de lo Penal a las defensas acceder a los vídeos que se grabaron en las dependencias de la Guardia Civil mientras los presuntos etarras permanecieron detenidos.

El Ministerio Público pide la pena más alta para Arkaitz Goikoetxea Basabe, que se enfrentará a 64 años de cárcel por su pertenencia a ETA, el intento de asesinato del magistrado, la tentativa de secuestro del concejal, falsificación de documento oficial y depósito y tenencia ilícita de explosivos y armas.

Además, la Fiscalía reclama penas de 20 años de cárcel para Iñigo Gutiérrez Carrillo y Aitor Cotano Sinde por integración en organización terrorista y 18 para Maialen Zuazo Aurrecoechea por almacenar armas y explosivos y colaboración con banda armada. Por este último delito también pide otros 8 años de cárcel para Ana Isabel Prieto Furundarena, Adur Aristegui Aragón y Gaizka Jareño Ugarriza.

En esta causa también están procesados tres de los últimos jefes militares de la banda --Garikoitz Aspiazu Rubina, 'Txeroki'; Aitzol Iriondo y Jurdan Martitegi Lizasu--, así como Aitor Arteche, Olga Comes Arambillet y Asier Borrero Toribio, todos los cuales están encarcelados en Francia a la espera de ser juzgados.