El 'insólito' servicio de escolta de dos municipales al 'pequeño Nicolás'

El juzgado declara secreto el caso del joven Nicolás

Cifuentes pide investigación exhaustiva para saber si alguien ayudó a Nicolás

nacional

| 21.10.2014 - 13:02 h
REDACCIÓN

El insólito servicio de escolta que le hicieron dos policías municipales al joven detenido por, entre otras cosas, hacerse pasar por miembro del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), pasará este miércoles por la comisión de Seguridad y Emergencias del Ayuntamiento de Madrid, después de haber sido solicitado en un ruego urgente por IU.

Fuentes del equipo del delegado del área, Enrique Núñez, han confirmado a Europa Press que el ruego ha sido aceptado. Ha sido presentado por el portavoz de IU de Seguridad, Angel Lara, en el registro electrónico a las 10.23 horas de este martes después de "haber tenido conocimiento de la participación de dos policías municipales en tareas de escolta a un ciudadano que nada tiene que ver con el Ayuntamiento de Madrid".

Lara ruega que el delegado de Seguridad y Emergencias, Enrique Núñez, fuera del orden del día de la comisión explique este miércoles "los motivos que justifican la prestación de tan insólito servicio".

Asuntos Internos de la Policía Municipal ha abierto un expediente en el que requieren información a dos agentes que escoltaron en Galicia al joven detenido y puesto en libertad. Tal y como avanza este martes el diario 'El Mundo', los dos agentes municipales viajaron con el joven a Ribadeo (Lugo), un municipio que montó hasta un dispositivo de seguridad ante los embustes del joven, que afirmó que el monarca iba a comer a un restaurante de la zona.

El coche en el que viabaja el detenido contaba con escolta policial, concretamente dos agentes de la Policía Municipal, miembros del cuerpo de escoltas del Ayuntamiento. Desde el área de Seguridad reconocieron a los dos agentes tras verles en un video con imágenes del frustrado almuerzo real en Galicia.

PIDE UNA INVESTIGACIÓN EXHAUSTIVA

La delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, ha confiado en que se aclare si el joven Francisco Nicolás G.I., detenido por hacerse pasar por asesor del Ejecutivo, "ha tenido algún tipo de cobertura o no" y se investigue "hasta el final" y "se sepa qué ha hecho cada cual".

Cifuentes se ha referido así, a preguntas de los periodistas tras una rueda de prensa sobre la desarticulación de una red de prostitución, al arresto de Nicolás G.I. la semana pasada, acusado de falsificar informes del CNI y de hacerse pasar por miembro del mismo y del Gobierno, lo que le permitió estafar y acudir a numerosos eventos, incluida la proclamación de rey Felipe VI.

"Espero que la investigación llegue a aclarar lo ocurrido con este personaje, y si ha tenido algún tipo de cobertura o no", ha dicho Cifuentes, que ha incidido en que espera "que se llegue hasta el final y se sepa qué ha hecho cada cual, y que la justicia actúe lo más rápidamente posible".

SECRETO DE SUMARIO

El Juzgado de Instrucción número 2 de Madrid ha decretado secretas las actuaciones sobre el joven Francisco Nicolás G.I., han informado a Efe fuentes de su defensa.

Uno de los letrados que defiende a Francisco Nicolás ha explicado que, tras la puesta en libertad del joven el pasado viernes, su bufete se personó en la causa y hoy han acudido al juzgado para tener acceso a las diligencias, momento en el que les han comunicado que se había decretado el secreto de las actuaciones.

El joven declaró tras su arresto ante la Policía durante siete horas asistido por un abogado de oficio, sin que sus letrados actuales hayan tenido acceso a esa declaración policial.

Sí le asistieron durante su declaración ante la juez que estaba de guardia el pasado viernes -la titular del Juzgado de Instrucción 24 de Madrid-, en una comparecencia que no fue muy larga y en la que el detenido se derrumbó cuando vio que el juez pedía medidas cautelares contra él. "A mí me la han liado. Me han engañado", dijo Francisco Nicolás, rompiendo a llorar, según sus letrados.

La jueza acordó su libertad provisional sin fianza, pero obligándole a comunicar al Juzgado cambios de domicilio, entregar el pasaporte y no abandonar España.