El I Congreso de militares recalca que la palabra de un terrorista no vale nada

nacional

| 22.10.2011 - 13:33 h
REDACCIÓN
Más sobre: ETASuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El I Congreso de militares españoles celebrado hoy ha aprobado una declaración en la que recalcan que "la palabra de un terrorista no tiene ningún valor" y afirman que el final de ETA llegará cuando dejen de existir sus armas, se desarticulen todos sus comandos y se reconozca a las víctimas.

La declaración ha sido leída al término del Congreso por Jorge Bravo, presidente de la Asociación Unificada de Militares Españoles (AUME), organizadora de la reunión.

En el texto, que según ha asegurado Bravo ha sido aprobado por una "amplia mayoría" de los casi 200 asistentes, los militares recuerdan que han sido uno de los colectivos "más castigados por la banda criminal" ETA, aunque "el dolor y sus consecuencias se trasladan a toda la sociedad".

"No está en nuestro ánimo juzgar valoraciones de 'incontenido entusiasmo'", afirman los militares que consideran a continuación que el final del terrorismo se producirá "cuando dejen de existir armas, explosivos y zulos que puedan seguir siendo utilizados al menos como elementos para atemorizar a la sociedad, y cuando todos los terroristas y su organización, sin excepción, se encuentren desarticulados y, por ello, no constituyan una amenaza real".

"La palabra de un terrorista no tiene ningún valor. Por eso en estos momentos, el terrorismo de ETA continúa existiendo, porque a pesar de la 'euforia' de algunos, en muchos persiste la duda y el escepticismo", reza la declaración cuya lectura ha arrancado el aplauso de los asistentes al Congreso.

Los militares instan a los partidos políticos a seguir "con las políticas de unidad y firmeza", así como a continuar con las acciones policiales y judiciales "hasta que se den las condiciones de un control adecuado e irreversible sobre la banda y sus integrantes".

"Y aún así, con una banda desarticulada y su material terrorista requisado, podremos felicitarnos sólo el día en que, además, todas y cada una de las víctimas del terrorismo hayan sido reconocidas y tratadas con justicia. Ese día habrá acabado el terrorismo de ETA y entonces podremos celebrarlo", concluye la declaración.