El Gobierno veta 22 enmiendas e impide votar la "descongelación" de las pensiones

Salgado: "creo que de verdad que ahora podemos decir que estamos saliendo de la crisis"

nacional

| 03.11.2010 - 17:00 h
REDACCIÓN

El Gobierno ha vetado 22 enmiendas al proyecto de ley de los presupuestos generales del Estado para 2011, entre las que destaca la referida a evitar que se congelen las pensiones contributivas el próximo ejercicio. Según adelantó el portavoz de Presupuestos del PSOE en el Congreso, Francisco Fernández Marugán, el informe del Gobierno llegará a la Comisión de Presupuestos del Congreso en las próximas horas y, por tanto, previsiblemente antes de que a las 19:00 horas se voten las enmiendas al articulado a las cuentas para 2011.

No obstante, los servicios jurídicos de la Cámara no se han pronunciado todavía sobre la petición del PP acerca de que se pueda votar alguna enmienda una vez que se ha iniciado el debate de éstas. Sin embargo, al ser mayoría los socialistas en la Mesa de la Comisión, no se espera que esta situación afecte al desarrollo del debate.

Todos los grupos, salvo el PSOE, PNV y CC, han presentado una enmienda conjunta para que el Gobierno deje sin efecto en 2011 la congelación de las pensiones contributivas. Debido a que esto supone un aumento de gasto, el Gobierno tiene la potestad, por ley, para vetarla.

Otras de las enmiendas que el Ejecutivo ha decidido que no se tramiten son las referidas a la financiación territorial, según Fernández Marugán.

EVITA RETRATARSE A PNV Y CC

Los socialistas han tomado esta decisión aunque contaban con el apoyo de PNV y Coalición Canaria, que hasta ahora votaban contra la congelación de pensiones y que han variado su estrategia tras la firma de sus acuerdos de estabilidad económica con el PSOE. Sin embargo, el Gobierno ahorra así a sus socios presupuestarios tener que retratarse con una votación en pleno debate de las cuentas públicas sobre una cuestión en la que en otros debates, especialmente el PNV, han rechazado, al tiempo que se ahorra votaciones muy ajustadas en comisión y en sesión plenaria.

Esto es así porque la portavocía y los votos del Grupo Mixto en la Comisión de Presupuestos no corresponden a sus socios de Coalición Canaria sino que los asume el BNG, lo que llevaría a que, de votarse estas enmiendas, se produjera un empate entre el PSOE y el PNV y el resto de grupos.

Aunque esta situación beneficia en principio al Gobierno, ya que si no se salva un empate pese a repetir las votaciones, las enmiendas decaen, los socialistas han preferido no llegar a este extremo y tener que volver a repetir la votación en la fase de debate en Pleno, pese a que ahí sí hubieran contado con los votos de Coalición Canaria, que les garantizan una mayoría absoluta de 177 escaños, suficientes siempre y cuando no hubiera errores ni ausencias en las filas socialistas.

SALGADO: "CREO QUE DE VERDAD AHORA PODEMOS DECIR QUE ESTAMOS SALIENDO DE LA CRISIS"

"Aunque lo hemos dicho muchas veces, creo que de verdad ahora podemos decir que estamos saliendo de la crisis". Así se expresó la vicepresidenta segunda y ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, durante el acto de celebración del décimo aniversario de la sede del Foro Internacional de Regulación de los Mercados de Valores (Iosco) en Madrid.

Salgado, quien destacó la importancia de los organismos supervisores como Iosco para salir de la crisis, afirmó que la recuperación mundial durante la primera mitad del año ha sido mejor de lo que se pensaba" aunque admitió que "es dispar y frágil". Asimismo, defendió que "para consolidar esta recuperación es crucial poder implementar reformas a nivel nacional e internacional" y que "esa es la única manera de salir adelante".

A este respecto, recordó que "el marco financiero existente no fue capaz de evaluar y controlar el riesgo financiero que dio lugar a la crisis". Por ello, reiteró que "se debe reformar y fortalecer el sistema para reducir la probabilidad de crisis futuras" a través de más regulación y supervisión del sistema financiero.

Defendió también la necesidad de más coordinación y normas globales en los mercados financieros, así como de un mayor intercambio de información de los órganos supervisores de todo el mundo.