El Gobierno sostiene que la limitación de la velocidad es cuestión de ahorro y no de multas

El PP pide que Rubalcaba y Sebastián aclaren el cambio del tope de velocidad

El PSOE niega "improvisación" del Gobierno en su rebaja a 110 km/h de la velocidad

nacional

| 01.03.2011 - 15:50 h
REDACCIÓN

Crece la polémica en torno a la rebaja del límite de velocidad en autovías y autopistas. La DGT afirma que todos los radares fijos de carretera podrán ser ajustados a la baja en sólo unas horas. Pero algunas asociaciones dicen que la medida supondrá un aumento del 30 por ciento en las multas y que tiene un simple afán recaudatorio. Algo que rechaza tajantemente el vicepresidente Rubalcaba.

En pocas horas la DGT deberá rectificar los límites de velocidad en 117 radares de autopistas y autovias, algo, que segun fuentes de la DGT, es técnicamente posible.

Para mucho sin embargo, lo que late detras, más que medidas para ahorrar energía serían medidas para aumentar la recaudación mediante más sanciones.

Pedro Javaloyes, portavoz de la empresa DVUELTA, especializada en sanciones de Tráfico estima que con la medida de reduccióon de la velocidad en autovías y autopistas de 120 kilómetros hora a 110, lo que se pretende es recaudar más a través de las multas. "Segun nuestros cálculos estariamos hablando de unas 300.000 multas más a la año, lo que representaría unos 20 millones de euros de recaudación de más para las arcas del Estado", asegura Javaloyes.

El vicepresidente primero del Gobierno y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, descartó este martes que el Ejecutivo persiga un afán recaudatorio a través de las multas de tráfico al acordar reducir el límite de velocidad en las autopistas y autovías a 110 kilómetros por hora. "Es una medida que pretende ahorrar gasolina. Punto y final. No se trata de multas. Sé que hay gente que piensa que sólo estamos pensando en las multas. Lo lamento extraordinariamente, porque nosotros sólo pensamos en las vidas", afirmó Rubalcaba.

El PP pretende que el vicepresidente primero, Alfredo Pérez Rubalcaba, y el ministro de Industria, Miguel Sebastián, comparezcan de forma conjunta en el Congreso para justificar la decisión del Gobierno de bajar a 110 km/hora el límite de velocidad en las autopistas para así ahorrar combustible.

La portavoz del grupo popular en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, ha anunciado que va a reclamar la comparecencia de ambos para que evalúen el ahorro en energía que va a suponer esa medida, así como para aclarar si va a tener carácter temporal o permanente, e incluso las dudas que surgen como consecuencia del régimen sancionador.

Sáenz de Santamaría ha considerado esta iniciativa del Ejecutivo una muestra más de sus habituales "improvisaciones", en este caso del vicepresidente Rubalcaba, "en su coche, camino del Consejo de Ministros", ha ironizado. Por ello, ha advertido de que "no se puede gobernar a golpe de improvisaciones" y más cuando el Gobierno carece de una política energética global.

El PP advierte de que estará muy pendiente del decreto-ley con el que el Gobierno tiene que actualizar las sanciones derivadas de esta modificación normativa. Como la rebaja del límite de velocidad ha sido justificada por el Ejecutivo para ahorrar energía, el PP tiene dudas sobre cómo argumenta en ese decreto-ley que superar los 110 kilómetros por hora en las autovías es sancionable por vulnerar una medida de ahorro. Hasta ahora, el régimen sancionador permite multar a quien supere los 120 kilómetros por hora por razones de seguridad vial, pero el argumento del ahorro energético es diferente, y por ello el PP se pregunta cómo lo va a justificar jurídicamente, ha apuntado Sáenz de Santamaría.

El portavoz del Grupo Socialista en el Congreso, José Antonio Alonso, ha negado este martes que el Gobierno haya "improvisado" su decisión de rebajar de 120 a 110 kilómetros por hora el límite de velocidad como medida de ahorro energético y ha querido dejar claro que es una propuesta "racional" y "razonable". "El Gobierno lo tiene todo perfectamente previsto", ha proclamado.

Sin embargo el argumento parece no convencer a la diputada de IU-ICV, Nuria Buenaventura que ha celebrado hoy que el Gobierno comience ya a adoptar medidas para ahorrar energía, aunque ha considerado que las anunciadas hasta ahora son "improvisadas, insuficientes y tardías".