El Gobierno socialista utilizó material antidisturbios contra inmigrantes ilegales en 2005

El ministro de interior socialista José Antonio Alonso lo reconocia en el año 2005

nacional

| 19.02.2014 - Actualizado: 21:22 h
REDACCIÓN

Los gobiernos socialistas de Zapatero autorizaron el disparo de pelotas de goma y utilizaron material antidisturbios contra los inmigrantes que pretendía saltar la valla de Melilla, durante los asaltos en 2005. Al menos 7 personas se dejaron la vida. La tragedia se repite.

"La Guardia Civil hizo un uso proporcionado de los medios de que dispone para impedir una violación que era directa, flagrante y por la fuerza de nuestro espacio fronterizo utilizando para ello unicamente material antidisturbios".

Es lo que defendía el ministro de interior socialista José Antonio Alonso en el año 2005 tras los asaltos masivos de inmigrantes que sufrieron las fronteras de Ceuta y Melilla.

Los asaltos masivos a la frontera fueron contínuos en las dos ciudadanes autónomas. En junio, lo intentaron 200 subsharianos. Un mes después, 300. En septiembre, 600. Algunos fallecieron. La Guardia Civil utilizó material antidisturbios para disuadirlos.

Lo hizo a las órdenes de un ministro socialista, José Antonio Alonso. El Instituto armado lo recoge en informes a los que ha podido acceder Telemadrid.

"La Guardia Civil se vió obligada al empleo de material antidisturbios, con el lanzamiento de 100 pelotas de goma... ", decían en uno de ellos.

En otro, algo similar: "las fuerzas del Cuerpo tuvieron que emplear material antidisturbios, pelotas de goma y defensas, llegando al contacto físico en numerosas ocasiones...."

Lo que aseguraban los documentos, no lo negaba el gobierno Zapatero. José Antonio alonso, entonces ministro de Interior sostenía: "La Guardia Civil hizo un uso proporcionado de los medios de que dispone para impedir una violación que era directa, flagrante y por la fuerza de nuestro espacio fronterizo utilizando para ello unicamente material antidisturbios".

Defenderlo entonces y criticarlo ahora, molesta a los agentes que actúan sobre el terreno. "Siempre", insisten, han cumplido la ley, e invitan a diputados y jueces a pasar con ellos una jornada de trabajo en la frontera.