El Gobierno regulará el aforamiento del Rey mediante una Ley Orgánica

El Rey "tiene inviolabilidad, no responsabilidad por los hechos cometidos en el ejercicio de su cargo"

El Gobierno llama a CiU a la reflexión sobre la ley orgánica de abdicación

nacional

| 06.06.2014 - 13:56 h
REDACCIÓN

El Gobierno regulará el aforamiento del Rey, una vez que se consume su abdicación, mediante una Ley Orgánica que deberán aprobar las Cortes Generales, ha confirmado hoy la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, quien no ha fijado plazos para dotar a don Juan Carlos de este estatus jurídico. En rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, Sáenz de Santamaría ha asegurado que el Ejecutivo tiene "perfectamente elaborado lo importante" sobre este asunto, y ha anunciado que en su momento informará del contenido y la forma en que se desarrollará la regulación del régimen jurídico de don Juan Carlos.

Únicamente ha confirmado que se acometerá mediante una Ley Orgánica, sin aclarar si será distinta del anteproyecto de la Reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial que el Gobierno anunció el pasado mes de abril, y en el cual se abordaba el aforamiento de la Reina y de los Príncipes de Asturias.

Eso sí, la vicepresidenta ha subrayado que la futura aplicación del régimen de aforamiento a don Juan Carlos nada tiene que ver con la inviolabilidad del Monarca, recogida en la Constitución y que afecta a todos los actos en el ejercicio de su cargo.

"Uno deja de ser inviolable a futuro, pero eso no implica recuperar las responsabilidad para las actuaciones anteriores", ha aclarado, para reiterar que el Rey "tiene inviolabilidad, no responsabilidad por los hechos cometidos en el ejercicio de su cargo".

También ha señalado que la "reflexión" sobre lo que ha considerado un "vacío legal" en la condición jurídica de algunos miembros de la Familia Real ya la hizo el Gobierno al proponer en abril la reforma legal del Poder Judicial, y ha considerado "llamativo" que nunca se hubiera aforado a ninguno de ellos, ni siquiera al Príncipe de Asturias.

Igualmente, la vicepresidenta ha hecho hincapié en que es la primera vez que abdica un rey en democracia, y que la decisión que ha tomado don Juan Carlos ha estado muy pensada.

"Ha sido muy meditado por quien tenía que tomar esa decisión", ha señalado.

Entre tanto, el Gobierno ha apoyado el proceso, manteniendo "a partes iguales -ha enfatizado- reflexión y discreción".

LLAMAMIENTO A LA RESPONSABILIDAD; NO MEZCLAR DEBATES

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha hecho un llamamiento a la "reflexión" y "a no mezclar debates" en un momento importante para la historia de España, al tiempo que ha negado que Cataluña reciba un trato injusto por parte del Ejecutivo.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Sáenz de Santamaría ha respondido así a la anunciada abstención de CiU en la votación de la ley orgánica de abdicación, así como a la posible ausencia del presidente de la Generalitat, Artur Mas, en la proclamación de Felipe VI. "Llamaría a CiU a la reflexión" y "sobre todo a no mezclar debates" en un "momento importante para la historia de España", ha subrayado la vicepresidenta.

La vicepresidenta ha dicho que "ni es muy entendible ni parece oportuno" la abstención de CiU, ya que "siendo partido de Gobierno uno tiene que reflexionar todavía más al respecto". Ha incidido en llamar a la reflexión al líder de UDC, Josep Antoni Durán Lleida y que explique su posición, al tiempo que le ha recordado que "lo que se va a votar es la abdicación" del Rey.

Tras asegurar que el Gobierno se preocupa por el "bienestar" de Cataluña, la vicepresidenta se ha referido a la votación de la ley de abdicación y ha apuntado que "en este tipo de actos hay que ser muy conscientes de lo que vota cada uno porque si no la posición puede hacerse incomprensible".

La vicepresidenta se ha mostrado convencida de que muchos no entienden la posición de CiU ya que, ante determinados procesos históricos constitucionalmente previstos y que se hacen con "normalidad institucional", partidos de Gobierno "no pueden, ni deben permanecer al margen".