El Gobierno reduce en un 5,2% las ayudas a la dependencia y en un 8,9% las de la familia

Salgado dice que los Presupuestos son "realistas" y ayudarán a crecer al 1,3% en 2011

La política de Servicios Sociales y Promoción Social del Gobierno disminuye un 8,1 por ciento

Se elimina la deducción por la adquisición de vivienda habitual

nacional

| 30.09.2010 - 07:55 h

Telemadrid/Agencias

La vicepresidenta segunda y ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, ha asegurado que las cuentas del Estado para el año que viene "son realistas" y van a marcar "una diferencia", porque se convertirán ser los Presupuestos que ayudarán a que el país crezca a un ritmo del 1,3% en 2011.

En rueda de prensa tras entregar los Presupuestos en el Congreso, Salgado ha dicho que las cuentas son "austeras", favorecen la cohesión social y dan un impulso a la actividad económica porque inspiran confianza, "el elemento más importante para la recuperación".

A su parecer, los Presupuestos están marcados por la necesaria reducción del déficit y la mejora de la competencia, ya que el cumplimiento de los compromisos adquiridos con Bruselas y en el exterior son la única manera de proteger al país de la situación de los mercados financieros, que aún es "volátil" y cuenta con ciertos elementos de "inestabilidad".

Además, ha dicho que las cuentas demuestran que el Gobierno mantendrá su política en el futuro con más austeridad, reformas y manteniendo el objetivo prioritario de reducir el déficit. "Los resultados indican que estamos en el camino correcto y en ese camino vamos a seguir", ha indicado.

A su parecer, los Presupuestos son austeros porque desarrollan las medidas de ajuste planteadas, pero también optimizan la eficiencia en el uso de los recursos públicos para contribuir a la recuperación de la economía española.

Así, ha resaltado las previsiones en materia de ingresos, unas cifras "prudentes" que se podrán cumplir a final de año, tal y como está ocurriendo en 2010. En el gasto, se mantienen las prioridades del Ejecutivo, aunque, en esta ocasión, se han tenido que examinar las partidas con "especial atención".

Los Presupuestos incluyen, según Salgado, un "fuerte ajuste" del gasto público motivado por la estrategia austeridad del Gobierno, y contemplan, entre otras cosas, la congelación de las retribuciones del personal al servicio de la Administración, consolidando la rebaja media del 5% puesto en práctica en junio y la restricción de la oferta de empleo público.

Con la estrategia de austeridad, el Ejecutivo pretende reducir el desequilibrio de las cuentas públicas en 20.000 millones, para lo que también ha incluido en los Presupuestos uns disminución media del 15,6% en los créditos disponibles por parte de los ministerios, que deberán recortar partidas y capítulos y reducir en un 6,7% los gastos de funcionamiento de la Administración.

RECORTE DE GASTO Y SUBIDA DEL IRPF A RENTAS ALTAS

Las cuentas del próximo año llegan a la Cámara Baja marcadas por un recorte del gasto no financiero del 7,9%, superior al previsto en junio, del 7,7%, hasta los 122.022 millones de euros frente a los 122.256 millones iniciales, sin contabilizar la financiación de las administraciones territoriales.

El proyecto de ley incorpora un aumento al 44% del tipo marginal del IRPF al que tributarán las rentas que superen los 120.000 euros anuales, un punto más que actualmente, y ha incrementado en dos puntos, hasta el 45%, el marginal de las rentas que superen los 175.000 euros a partir del 1 de enero de 2011.

También dentro del IRPF, el Ejecutivo ha modificado la tributación de las retribuciones plurianuales y ha fijado en 300.000 euros el límite de los rendimientos a los que se puede aplicar la reducción del 40%.

El Gobierno introduce también cambios en la tributación de las sicavs, tanto en el Impuesto sobre Sociedades como en el IRPF, eliminando la posibilidad que tenían ahora los partícipes de diferir el pago por la percepción de dividendos, pero mantiene en el 1% la tributación de estas sociedades de inversión colectiva.

EL GOBIERNO REDUCE EL GASTO EN DEPENDENCIA Y FAMILIAS

Asimismo, las cuenta spúblicas contempla una reducción del 5,2 por ciento para el Sistema de Autonomía y Atención a la Dependencia (SAAD), que se contarán en 2011 con una partida de 1.498,44 millones de euros.

Mientras, la protección familiar, con 1.015,64 millones, desciende en un 8,9 por ciento "como consecuencia de la supresión de la prestación económica de pago único por nacimiento de hijo prevista en el Real Decreto-ley 8/2010, de 20 de mayo, por el que se adoptan medidas extraordinarias para la reducción del déficit público", según explica el documento.

En concreto, las ayudas a la dependencia se dotan con cerca de 83 millones de euros menos que en el ejercicio anterior, mientras que el año pasado se había experimentado un aumento de 422 millones respecto a 2009 en estos fondos.

Según el texto registrado en el Congreso por la titular de Economía, Elena Salgado, estas cifras son el resultado tanto de la evolución del número de beneficiarios como de las medidas aprobadas por el Gobierno en el Real Decreto-Ley 8/2010, de 20 de mayo.

En este sentido, el documento señala que "se adoptan medidas extraordinarias para la reducción del déficit público, que suponen limitar la retroactividad en el pago de las prestaciones económicas nuevas durante los primeros seis meses y posibilitar el fraccionamiento en el pago de retrasos de prestaciones ya solicitadas en un período de hasta cinco años".

Además, se incluye una partida de 44,31 millones de euros en las pensiones derivadas de la Ley de Integración Social de Minusválidos, mientras que el programa de Envejecimiento Activo y Prevención de la dependencia, que desarrolla el IMSERSO, estará dotado con 202,40 millones de euros, para la consecución de actuaciones de promoción de condiciones de vida saludable, acceso a la cultura, vacaciones y termalismo social y teleasistencia domiciliaria, entre otras.

Asimismo, para el programa de prestaciones económicas, recuperadoras y de accesibilidad universal para personas con discapacidad se han previsto 91,84 millones de euros.

En total, la política de Servicios Sociales y Promoción Social del Gobierno disminuye un 8,1 por ciento, con 2.515,58 millones de euros, el grueso de los cuales (2.376,02 millones) se destinan al área de Acción Social, que engloba los créditos destinados a dependencia, Plan Nacional sobre Drogas, servicios sociales de la tercera edad y minusválidos, migrantes, extranjería e inmigración, e infancia y familia.

Por último, los fondos para promoción social serán de 100,52 millones, lo que supone una reducción respecto al año anterior del 8,8 por ciento. Dentro de esta área se contemplan los programas de promoción y servicios a la juventud y a la mujer, destacando especialmente las acciones dirigidas a lograr la igualdad de oportunidades de hombres y mujeres y las actuaciones de protección integral de violencia de género.

DEDUCCIONES EN MATERIA DE VIVIENDA

El proyecto de Presupuestos incluye, igualmente, la eliminación de la deducción por adquisición de vivienda habitual para los contribuyentes con bases imponibles iguales o superiores a 24.170,20 euros, así como la equiparación del tratamiento de este beneficio fiscal con la deducción por alquiler de vivienda.

Además, se incrementa del 50% al 60% la reducción del rendimiento neto por arrendamiento de vivienda, y se reduce de 35 a 30 años la edad del arrendatario a efectos de aplicar la reducción del 100%.

El impacto recaudatorio total de este conjunto de medidas fiscales se situará en unos 300 millones de euros, de los que prácticamente dos tercios (entre 170 y 200 millones como mínimo) procederán del incremento de la tributación en el IRPF para las rentas más altas.

EL DEBATE CLAVE, EL 19 y 20 DE OCTUBRE

El proyecto de ley será detallado la próxima semana por los altos cargos de los distintos ministerios, en comparecencias repartidas por las diferentes comisiones del Congreso entre los días 5 y 7 de octubre. Como viene siendo habitual en años anteriores, la primera de ellas será la del gobernador del Banco de España, Miguel Angel Fernández Ordóñez.

La siguiente fase, crucial en la tramitación de los Presupuestos, es el debate de totalidad en el Pleno del Congreso, que tendrá lugar entre el martes 19 y el 20 de octubre. Estos serán los segundos Presupuestos que le tocará defender a Salgado.

Para este trámite, el Ejecutivo y el PSOE negocian con cerrar el apoyo del PNV, tras el acuerdo alcanzado en materia de transferencias de políticas de empleo, y Coalición Canaria, formación con la que ha mantenido contactos desde el verano. Los grupos tienen de plazo hasta el viernes anterior al debate para presentar sus enmiendas de devolución.

Si se supera este trámite, el proyecto de Ley de los Presupuestos Generales del Estado para 2011 pasará a debatirse en comisión dos semanas después, entre el 2 y el 4 de noviembre, donde la oposición tendrá la oportunidad de introducir cambios puntuales en el texto del Gobierno mediante enmiendas parciales. El plazo para la presentación de las mismas concluirá dos días después del debate de totalidad.

TRANSITO POR EL SENADO

Según este calendario, el siguiente paso es la aprobación del dictamen que salga de la Comisión de Presupuestos en el Pleno, debate que en principio tendrá lugar entre el 10 y el 11 de noviembre. Si el Gobierno supera la prueba, su proyecto presupuestario será remitido al Senado, donde las mayorías son diferentes.

De ser rechazado en la Cámara Alta, el Congreso estaría obligado a salvar el texto elaborado por Salgado mediante el respaldo de una mayoría absoluta de la Cámara, para su consiguiente aprobación definitiva. Si no hay veto del Senado, el texto volverá igualmente al Congreso para la votación definitiva, prevista para la semana del 21 al 23 de diciembre.