El Gobierno rechaza adelantar la comparecencia de Rajoy por la crisis griega

El PP cree que Tsipras ha metido "a su pueblo en un callejón sin salida"

Jordi Sevilla critica el mensaje de calma de Rajoy: "Si Grecia pone en cuestión el euro, España lo pagará"

nacional

| 30.06.2015 - Actualizado: 17:07 h
REDACCIÓN

El Gobierno ha rechazado adelantar al Pleno del Congreso de la próxima semana las explicaciones del presidente Mariano Rajoy sobre la crisis griega y se ha remitido a la sesión prevista el día 15 para que informe sobre la última Cumbre Europea.

El PSOE había pedido la comparecencia del presidente del Gobierno para dar cuenta de las negociaciones con Grecia y, a la vista de la decisión del Gobierno de Alexis Tsipras de convocar un referéndum que puede suponer la salida del euro del país heleno, los socialistas han aprovechado la Junta de Portavoces de del Congreso para reclamar este martes que se dé trámite de urgencia a esas explicaciones.

Aprovechando que hay un Pleno extraordinario previsto para la próxima semana, el PSOE reclamó que Rajoy adelantase al miércoles 8, tres días después de la consulta griega, la comparecencia sobre la Cumbre Europea que tiene prevista para el día 15, una idea que ha sido apoyada por otros grupos pero que el PP ha rechazado.

Según Rafael Hernando, portavoz del Grupo Popular, "no tiene sentido" adelantar la comparecencia y lo aconsejable es "esperar que se despeje la situación enormemente confusa en la que el Tsipras ha decidido meter a su pueblo".

A su juicio, la decisión del primer ministro griego es "un callejón sin salida que también crea enormes problemas para el conjunto de la Unión Europea y hay que esperar a los resultados del referéndum y sus consecuencias". "Correr en estos momentos a debates en el Parlamento, sin saber cómo va a quedar definitivamente el mapa después de ese referéndum, me parece un poco un riesgo que no es necesario correr", ha señalado.

Por su parte, el nuevo coordinador del equipo económico del PSOE, Jordi Sevilla, ha cargado este martes contra el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, por asegurar que España está "blindada" ante la crisis griega, ha defendido que los mercados ya le han "desmentido" y ha insistido en que lo que allí ocurra no será "inocuo" para nuestro país. "Si Grecia pone en cuestión el proyecto del euro, España lo pagará", ha advertido.

Así lo ha señalado el ex ministro de Administraciones Públicas en declaraciones a los periodistas en la sede del partido en Ferraz, donde ha comparecido junto al secretario de Economía de la Ejecutiva federal, Manuel de la Rocha Vázquez.

Sevilla ha insistido en que el discurso de Rajoy es "un error" que lleva a la "preocupación" al PSOE, porque los socialistas están convencidos de que "pase lo que pase con Grecia, va a tener, y está teniendo ya, impacto sobre España".

"Los mercados están desmintiendo al Gobierno, cuando el Gobierno dice que estamos blindados y la bolsa cae y la prima de riesgo sube", ha remachado, para después seguir insistiendo en que si la situación "descarrilla", a los españoles les va a "afectar mucho".

ERREJON VE UNA LECCION DE DEMOCRACIA EL REFERENDUM

Por su parte, el secretario Político de Podemos, Íñigo Errejón, ha advertido hoy de que la situación crítica que atraviesa Grecia no es un problema sólo de los griegos sino de todo el proyecto de integración europeo y ha calificado como una "lección de democracia" la actuación del Gobierno de Alexis Tsipras.

En una rueda de prensa tras la reunión del Consejo de Coordinación de Podemos, Errejón ha criticado que las "élites europeas" se asusten con referendos como el que ha propuesto el Gobierno griego a sus ciudadanos para decidir si aceptan o no las condiciones de la 'Troika' para el rescate.

Según el número dos de la formación, la deuda griega roza en la actualidad el 175 por ciento del PIB, por lo que ha considerado "imposible" que el país heleno pueda hacer frente a los pagos que le han impuesto desde Europa.

"Los muertos no pagan deudas", ha insistido Errejón al tiempo que ha instado a las instituciones europeas a que acepten las condiciones del Ejecutivo griego, que pasan, ha recordado, por una reestructuración de los tramos de la deuda y un recorte presupuestario que incida sobre las grandes fortunas y no sobre el IVA de la leche o de los productos más básicos.

Por su parte, el portavoz de Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), José Luis Centella, ha lamentado la negativa del PP a adelantar una semana la comparecencia, y lo achaca a que "una vez más Rajoy no tiene nada que decir porque no está jugando ningún papel en estos momentos en el concierto europeo".

A su juicio, "Rajoy está del lado de los chantajistas" mientras que la Izquierda Plural ha manifestado su "solidaridad con el gobierno legítimo y democrático de Grecia". "El Gobierno del PP se sitúa en contra de los intereses del pueblo español, que son los mismos que los del pueblo griego --sostiene--. Detrás de las presiones a Grecia van las presiones a España".

Igualmente, Carles Campuzano, de Convergència (CDC-CiU), cree que "sería bueno" que el presidente del Gobierno diese la información de la crisis griega, que es el asunto "más crucial" que tiene planteado Europa". "El Parlamento debe conocer la información de lo que va a suceder", ha apuntado.

EL EJEMPLO DE LOS POPULISMOS

Toni Picó, de Unió Democràtica (UDC-CiU), aconseja estar "muy atentos" a los hechos que se están produciendo y ha aprovechado para recordar que Grecia es "el ejemplo de que los populismos no arreglan los temas".

También Rafael Calduch, de UPyD, cree que "el Gobierno de Syriza está en una huida hacia delante desde que se levantó de la mesa de negociación y el resultado va a ser previsiblemente la salida del euro". A su juicio, el Gobierno español está "en una estrategia distinta" y de hecho, cuando PP y PSOE pactaron la reforma del artículo 135 de la Constitución, fue precisamente para no consultar a los ciudadanos a través de referéndum.

Desde Amaiur, Rafael Larreina ha emplazado a Rajoy a dejar de hacer de "comparsa" de quienes "están traicionando los principios inspiradores de la UE" y pretenden "cambiar" al Ejecutivo griego "por la puerta falsa". Tras recordar que quienes atacan al Gobierno de Tsipras "compartían partido" con quienes "falsificaron las cifras que daban a la Unión Europea", ha incidido en que votar 'no' en el referéndum griego "no es decir no a la UE, sino a esa Europa que se está construyendo y sí a una Europa social".