El Gobierno prevé disminuir a 90 km/h la velocidad en las carreteras secundarias

Fernández Díaz lo justifica son las que registran más siniestralidad

Dice que "no hay una decisión tomada" sobre el aumento a 130 km/h en autopistas y autovías

nacional

| 18.06.2012 - 18:44 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha asegurado este lunes que tienen "bastante claro" que van a reducir la velocidad en las carreteras convencionales de 100 kilómetros por hora a 90, porque son las que registran más siniestralidad.

En declaraciones a la prensa tras participar en el Barcelona Tribuna, foro promovido por la Sociedad Económica Barcelonesa de Amigos del País, la Asociación Española de Directivos (AED) y La Vanguardia, ha explicado que están "bastante convencidos" de reducir este límite para mejorar en seguridad vial, aunque ha indicado que lo implementarán en el momento adecuado.

Sobre la posibilidad de aumentar el límite máximo de las autopistas y autovías a 130 km/h, el ministro del Interior ha asegurado que lo están estudiando, aunque todavía "no hay una decisión tomada". En este sentido, fuentes de la Dirección General de Tráfico (DGT) han matizado a Europa Press que para lo que hay "consenso" y que es seguro que se va a realizar es bajar la velocidad de 100 a 90 kilómetros en todas las carreteras secundarias, mientras que la posibilidad de aumentar la velocidad en autopistas sólo está "en estudio" y no hay ningún proyecto para hacerlo a corto plazo.

"Hay un consenso social de que el diferencial entre las autopistas y autovías y las carreteras convencionales de 20 km/h no es razonable", ha reflexionado Fernández, para quien hay tres opciones de cambiarlo: subiendo la velocidad de autopistas y autovías, bajando la de las carreteras secundarias o un sistema mixto. Por el momento, ha indicado que le parece "bastante razonable" que se reduzca la velocidad en las carreteras convencionales, donde hay un índice de siniestralidad superior con consecuencia de lesiones y muertes.

Actualmente, los turismos tienen limitado a 120 kilómetros por hora la velocidad en autovías y autopistas, mientras que el límite en carreteras secundarias es de 100 kilómetros por hora, para aquellas vías que tengan un arcén pavimentado de 1,5 metros o más de anchura o más de un carril para alguno de los sentidos de circulación, y de 90 kilómetros por hora para el resto.

El anterior director de Tráfico, Pere Navarro, ya planteó la posibilidad de reducir la velocidad en todas las vías secundarias de 100 a 90 kilómetros por hora, aunque finalmente la medida no llegó a ponerse en práctica en la anterior legislatura.