El Gobierno pide al Constitucional que anule la Comisión del Proceso Constituyente catalán

El Gobierno cuantifica en 11,9 millones los daños por el terremoto en Melilla

nacional

| 29.01.2016 - Actualizado: 15:15 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El Gobierno ha decidido pedir al Tribunal Constitucional (TC) que anule la creación este jueves por el Parlamento de Cataluña de la Comisión de Estudio del Proceso Constituyente, porque infringe la sentencia de diciembre del Alto Tribunal que anuló la declaración independentista y cualquiera de sus efectos.

"No se puede dar legalidad a una comisión creada para estudiar un proceso que el propio Tribunal ha declarado inconstitucional", ha resumido la vicepresidenta. En concreto, el Gobierno presentará ante el TC un incidente de ejecución de sentencia por incumplimiento de la dictada el 2 de diciembre pasado.

Además, el Consejo de Ministros ha solicitado informe urgente al Consejo de Estado para recurrir la creación del Departamento de Asuntos Exteriores, Relaciones Institucionales y Transparencia de la Generalitat de Cataluña. El Gobierno quiere plantear un conflicto positivo de competencias por entender que el Ejecutivo autonómico invade las del Estado en política internacional.

DAÑOS DEL TERREMOTO MELILLA

El Consejo de Ministros ha elevado un informe con una evaluación "provisional" de los daños producidos en la ciudad autónoma de Melilla, a consecuencia del terremoto de magnitud 6,3 el pasado lunes que cuantifica estos daños en 11,9 millones de euros, que aún deben ser confirmados.

Según ha informado la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Soraya Sáenz de Santa María, en la rueda de prensa posterior a la reunión del Ejecutivo, el Gobierno trabaja en la firma de un protocolo con la ciudad autónoma, en la que "la misma mañana" del seísmo se constituyó un gabinete de crisis en el 112 para informar a los ciudadanos del suceso de las medidas de prevención para paliar los riesgos.

Los daños de los que se ha informado hasta el momento son los que ha remitido la delegación del Gobierno en Melilla y que conminará "probablemente" en la firma de un protocolo entre la Ciudad Autónoma de Melilla y el Gobierno para paliar los daños.

La vicepresidenta ha celebrado que el temblor no provocó daños personales graves aunque 26 personas fueron atendidas por daños leves, como crisis de ansiedad, cortes y otros daños "menores". En total y debido a los daños materiales en algunos edificios, fue necesario desalojar a 50 personas de 11 viviendas que han sido realojadas y atendidas por los servicios sociales de la ciudad.

En concreto, ha apuntado que los daños se han producido en inmuebles distribuidos en inmuebles y edificios de titularidad pública, incluidos colegios y centros de educación infantil y primaria que se procederán a reparar de forma "inmediata"; inmuebles de particulares, locales y viviendas y organismos del Estado, así como gastos de emergencia y ayudas sociales urgentes o pérdidas en las actividades económicas, entre otros.

Además, ha precisado que "hasta el momento" se han evaluado 400 inspecciones de inmuebles por técnicos en edificación en coordinación con el servicio de extinción de incendios y salvamento. Asimismo, ha añadido que 11 militares especialistas en reconocimiento y evaluación de infraestructuras se han desplazado a la zona, junto con 13 vehículos especialistas. "Estamos ante un informe provisional del Ministerio de Fomento, de Educación y de Interior, que están trabajando con el Ministerio de Hacienda para completar esta evaluación y determinar las fórmulas jurídicas y presupuestarias para paliar todos estos daños", ha subrayado Sáenz de Santamaría.

Finalmente, ha reiterado que el Gobierno trabaja en un protocolo con la ciudad autónoma de Melilla que dé cobertura a las distintas actuaciones que podamos realizar de forma inminente y urgente para paliar estos daños y recuperar la "máxima" normalidad después del seísmo.