El Gobierno "muy preocupado" por la "deriva" del PSOE hacia la izquierda radical

Sáenz de Santamaría: La postura de Sánchez "de evitar pactos con PP" es "sencillamente muy preocupante"

Afirma que el PP buscará pactos puntuales con C's que respeten la lista más votada en cada municipio

nacional

| 05.06.2015 - 14:01 h
REDACCIÓN

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha subrayado que el Ejecutivo está "muy preocupado" por la posibilidad de que el líder socialista, Pedro Sánchez, esté dispuesto a asumir las medidas y políticas que propone la "izquierda radical".

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Sáenz de Santamaría ha señalado que el PSOE está "cada vez más escorándose" hacia los planteamientos de dicha "izquierda radical", en alusión a Podemos, y ha añadido que esta "deriva" de los socialistas debería "preocupar a todos los españoles".

Por eso, ha hecho un "llamamiento a la reflexión" en el PSOE para que deje claro "hacia dónde va", y si quiere defender políticas que tengan como objetivo "consolidar la recuperación" o prefiere "irse a determinados derroteros que lo único que siembran es incertidumbre".

PACTOS CON CIUDADANOS

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha afirmado este viernes que el Partido Popular intentará alcanzar "pactos puntuales" con Ciudadanos (C's) tras las elecciones del pasado 24 de mayo buscando siempre que "las listas más votadas puedan conformar ayuntamientos estables".

Esa es la conclusión de la reunión que mantuvieron el martes pasado el presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy, y el líder de C's, Albert Rivera, según ha declarado la vicepresidenta en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

"Se irá hablando de pactos puntuales en todos y cada uno de los sitios en los que sea posible, manteniendo un principio que es el que nosotros defendemos en todo caso: que las listas más votadas puedan conformar ayuntamientos estables", ha explicado.

Sáenz de Santamaría ha indicado que en algunos temas el PP y C's estarán de acuerdo y en otros no, pero en cualquier caso "hay que trabajar a nivel municipal y a nivel autonómico por un entendimiento si así fuera posible".

ESTABILIDAD PARA GENERAR CONFIANZA

Sobre la reunión que mantuvieron Pedro Sánchez y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, la vicepresidenta ha advertido de que "hay que diferenciar las formas y el fondo", y aunque fuera un encuentro cordial en el que se mantuvieron las formas y la educación "otra cosa es que en el fondo la discrepancia sea muy grande".

Y ha lamentado que el líder del PSOE, "lejos de reconocer" que las políticas económicas del Gobierno del PP "han funcionado" y que la recuperación tiene cada vez "mayor ritmo", le pida al Gobierno que practique otro tipo de políticas. Si lo que quiere Sánchez, ha continuado, es que se practiquen las políticas de la legislatura pasada "los resultados están ahí".

"Y peor me lo pone si son las de algunos partidos a los que está dispuesto a dejar gobernar o a entregar determinados gobiernos municipales y que sabemos en la línea en la que van", ha añadido.

"Es momento para la estabilidad, para generar confianza" ha añadido la vicepresidenta, quien se ha preguntado si lo que quiere el PSOE es que España "vuelva a vivir momentos como la terrible crisis económica" que la de estos años.

En su opinión, de las propias declaraciones de Sánchez, y de a quién está dispuesto a dar el gobierno en determinados ayuntamientos se deduce que "efectivamente está escorándose" hacia los planteamientos de la "izquierda radical".

Por otro lado, y preguntada sobre la posibilidad de que Izquierda Unida concurra en listas conjuntas con otros partidos como Podemos, Sáenz de Santamaría ha señalado que "cada uno puede decidir lo que estime conveniente", pero lo que a ella le interesa "son las políticas".

Y ha defendido que en este momento se apliquen políticas de "centro reformista", con medidas que busquen "tratar de mejorar las cosas, dar seguridad, certidumbre, atraer la inversión y favorecer la creación de empresas". "Son las (políticas) que creemos que funcionan. Otras, como se ha visto en el pasado en España o en otros estados del entorno, ya se sabe los problemas que generan", ha añadido.