El Gobierno lleva al Congreso los presupuestos y comienza la búsqueda de apoyos

El primer examen lo afrontarán el 26 de abril con la votación del debate de totalidad

nacional

| 03.04.2012 - Actualizado: 10:37 h
REDACCIÓN

El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, ha entregado este martes al presidente del Congreso, Jesús Posada, el proyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado de este año, los primeros del Gobierno de Mariano Rajoy. El ministro ha llegado al Congreso acompañado de los secretarios de Estado de Hacienda, de Presupuestos y Gastos, y de Administraciones Públicas, y ha posado en el patio del Congreso ante los medios gráficos con el proyecto de ley, almacenado en un lápiz de memoria.

También ha mostrado Montoro el denominado código BIDI, un sistema que se utiliza por primera vez para este acto y que permite enlazar directamente con la página del portal de Administración Presupuestaria para acceder al proyecto de ley. En el Salón de Pasos Perdidos, Montoro ha entregado el proyecto de ley a Posada en presencia del presidente de la Comisión de Presupuestos, Alfonso Guerra, y acompañado de nuevo por los secretarios de Estado pero también de todos los directores generales de su Ministerio.

En una breve declaración, Jesús Posada ha bromeado con que las cuentas de 2012 llegan a esta Cámara de una forma "contemporánea" y "la más eficaz" para que desde media mañana puedan ser consultadas por todos los españoles.

Los Presupuestos Generales del Estado de 2012, los más austeros de la democracia según el Gobierno, contemplan un ajuste de 27.300 millones de euros, que en parte saldrán de un mayor recorte del gasto de los ministerios, de la eliminación de las deducciones fiscales a las grandes empresas y de una amnistía parcial para quienes hagan aflorar capitales no declarados.

CALENDARIO DE LOS PRESUPUESTOS

Con la entrega en el Congreso de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2012, se da el 'pistoletazo de salida' a su tramitación parlamentaria, que tendrá su primer clímax en la votación del debate de totalidad prevista para el 26 de abril. Hasta el 11 de abril, los grupos parlamentarios podrán solicitar la presencia en las distintas comisiones parlamentarias de los altos cargos que estimen oportuno. Estas comparecencias tendrán lugar entre el 16 y el 19 de abril. A tal fin, el Pleno que iba a celebrarse en esos días se adelantará a la semana siguiente a Semana Santa.

Y un día después de las comparecencias, a las dos de la tarde del 20 de abril, concluirá el plazo para que la oposición presente las enmiendas de totalidad, que se debatirán en el Pleno del Congreso el jueves 26 de abril. El viernes 27 será el momento de presentar las enmiendas parciales, para su análisis durante la semana siguiente en la ponencia de la Comisión de Presupuestos, que tendrá hasta el 4 de mayo para aprobar su informe. Después se abrirá el debate en la Comisión de Presupuestos, que preside el socialista Alfonso Guerra, y que antes del 11 de mayo habrá de aprobar su dictamen.

La aprobación por el Pleno del dictamen de la comisión está previsto para el jueves, 24 de mayo, tras la comparecencia en el hemiciclo de los distintos miembros del Gobierno que acudirán a presentar las partidas destinadas a sus respectivos departamentos. Una vez que reciban el visto bueno del Pleno del Congreso, las cuentas públicas serán remitidas al Senado, donde se reproducirán las mismas etapas. La previsión es que regrese al Congreso para su aprobación definitiva en la primera sesión plenaria de junio.

Cuando se aprueben, las cuentas sustituirán al Presupuesto prorrogado de 2011, actualmente en vigor. Dicho Presupuesto fue adaptado por el Gobierno con una serie de cambios que supusieron un ajuste de unos 15.000 millones de euros.

AJUSTE DE 27.300 MILLONES Y AMNISTIA FISCAL

El nuevo Presupuesto, marcado por el objetivo de reducción del déficit, incluye un nuevo ajuste de 27.300 millones, el mayor de la democracia. Este ajuste procede de una fuerte reducción del gasto y de una serie de medidas fiscales incluidas en un decreto ley que acompaña a las cuentas.

En dicho decreto, el Gobierno ha introducido cambios en el Impuesto de Sociedades y en el de las Labores del Tabaco y ha dado vía libre una amnistía fiscal para el capital que retorne a España o que esté oculto dentro del país, que sólo tendrá que pagar un gravamen especial del 8% o el 10%.

Con la amnistía fiscal el Gobierno pretende recaudar 2.500 millones y con todas las medidas fiscales que ha puesto en marcha el equipo de Mariano Rajoy desde que llegó al poder espera elevar la recaudación en 12.314 millones.