Santamaría apela a la responsabilidad ante el ébola, "el Gobierno el que más"

"La sociedad española no quiere bronca en el Parlamento, quiere que cuidemos a Romero"

El Gobierno desestima que Rajoy comparezca en el Congreso por el ébola

nacional

| 14.10.2014 - 12:39 h
REDACCIÓN

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha recordado, en respuesta a una pregunta de IU en el Senado, que en la gestión de la crisis del ébola en España están involucradas varias administraciones públicas. "Todos tenemos responsabilidades políticas, el Gobierno el que más", ha dicho.

En este sentido, ha señalado que lo que los españoles esperan es que "todas las administraciones: comunidades autónomas, organizaciones internacionales y, si es posible, también grupos políticos actúen con responsabilidad", ante las críticas expresadas por el senador del Grupo Mixto Jesús Enrique Iglesias, quien ha criticado la gestión de la crisis.

Iglesias, ha preguntado a Sáenz de Santamaría por las razones de la creación del comité especial para la gestión en España del ébola. "Si Moncloa toma el mando en esta materia es porque entiende que hasta ese momento no se había llevado de manera adecuada el desarrollo de las estrategias para combatir crisis sanitaria", ha dicho.

La vicepresidenta del Gobierno ha subrayado que lo que preocupa en estos momentos es la salud de Teresa Romero y atender a los profesionales sanitarios que la están cuidando, y ha pedido que no se ponga "en duda" su trabajo.

Sáenz de Santamaría ha destacado que la comisión creada por el Gobierno para estudiar la evolución del ébola "tiene que continuar mucho tiempo, porque nos tiene que preocupar lo que pasa en África, incluidos los misioneros y todos los voluntarios que están trabajando aquí, ahora y siempre".

En su respuesta a una pregunta del senador de IU Jesús Enrique Iglesias sobre las razones que han motivado la creación de este comité, la vicepresidenta del Gobierno ha recordado que desde que en el mes de junio se estudiara un posible caso de ébola en Valencia, "mucha gente ha trabajado mucho con las mejores técnicas y conocimientos posibles".

"Pero habida cuenta de la evolución de esta enfermedad y de las necesidades que estamos teniendo, no sólo en España, sino en el conjunto del mundo, es oportuno abordar este asunto de otra manera", ha apuntado.

Ha señalado que la situación creada por el primer contagio por ébola en España es un problema que afecta a varias administraciones públicas y ha admitido que todos tienen responsabilidades políticas y "el Gobierno el que más".

La sociedad española -ha subrayado- quiere que todas las administraciones públicas, las comunidades autónomas, los organismos internacionales y los grupos políticos actúen con responsabilidad.

"La bronca en el Parlamento le puede venir bien o mal, pero la sociedad española no quiere esto, quiere que cuidemos a Teresa Romero lo mejor posible y yo sé que los profesionales que lo están haciendo lo van a hacer bien", ha afirmado.

Por su parte, Iglesias ha criticado la decisión de repatriar a los misioneros contagiados por ébola antes de contar con los medios farmacológicos adecuados para su tratamiento y ha denunciado fallos en el protocolo.

En este sentido, ha lamentado la reconversión del hospital Carlos III de Madrid y la falta de seguimiento a los sanitarios que trataron a los dos misioneros.

ANA MATO AGRADECE SU ESFUERZO A LOS PROFESIONALES DE LA SALUD

La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, ha asegurado hoy que el Gobierno decidió repatriar a los dos religiosos españoles infectados por el ébola con el convencimiento "absoluto" de que no había riesgo de contagio para la ciudadanía ni para los profesionales sanitarios.

La ministra se ha expresado de esta manera en la sesión de control en el Senado, en la que los grupos de la oposición han exigido autocrítica al Gobierno en esta crisis sanitaria provocada por el contagio del virus de la auxiliar de enfermería, Teresa Romero, cuando atendía a Manuel García Viejo, último misionero repatriado que falleció a causa del ébola.

Tanto Mato como los senadores Mónica Almiñana (Entesa) y Josep Maldonado (CiU) han trasladado desde la Cámara alta sus mejores deseos para la enferma y el agradecimiento a los profesionales del Sistema Nacional de Salud (SNS).

La titular de Sanidad ha insistido en que se está investigando cómo pudo contagiarse la auxiliar y ha añadido que en cuanto se averigüe se informará de los resultados a toda la ciudadanía.

Ana Mato, ha defendid su gestión en la crisis del ébola, en la que afirma sentirse respaldada por el presidente Rajoy, y ha criticado al PSOE por intentar arañar "unos cuantos votos" con la crisis sanitaria que ha desatado el contagio con el virus de una auxiliar de enfermería.

"Por supuesto, que sí", ha contestado la ministra sobre si cree mantener el apoyo de Rajoy, mientras que a la pregunta de si se ha sentido desautorizada ha afirmado: "En absoluto".

RAJOY NO COMPARECERÁ EN EL PLENO DEL CONGRESO

El Gobierno ha desestimado la posibilidad de que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, comparezca ante el pleno del Congreso para informar de la crisis del ébola, según ha avanzado el portavoz parlamentario del PSOE, Antonio Hernando, al término de la reunión de la Junta de Portavoces.

La petición de comparecencia de Rajoy la registró ayer el grupo socialista, después de que el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, lo exigiera por considerar necesario que el presidente "calme" a la sociedad e "informe" de la gestión de esta crisis.

Fuentes del grupo popular han subrayado que Rajoy responderá mañana en el Congreso a una pregunta sobre este asunto en la sesión de control, al igual que la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, y la ministra de Sanidad, Ana Mato, quien también comparecerá en comisión el jueves.

Los socialistas, sin embargo, no creen que "sea serio que el presidente del Gobierno se conforme con dar explicaciones durante dos minutos y medio -los que duran las preguntas de control- sobre una crisis de salud pública de esta magnitud".

El Gobierno deberá explicar hasta en ocho ocasiones su gestión al frente de la crisis del ébola durante la celebración de la sesión de control al Ejecutivo en el Congreso donde tendrá que responder a seis preguntas del Grupo Socialista, así como a dos interpelaciones, una de ellas también del PSOE y la otra de CiU.

A este calendario de examen en sede parlamentaria al Gobierno habría que añadirle la comparecencia a petición propia que sustentará la responsable de Sanidad el jueves en la Cámara Baja.