El Gobierno crea un comité especial para gestionar el virus del ébola

Hacienda habilitará línea de crédito específica para medidas contra el ébola

El Ejecutivo destaca su responsabilidad con los misioneros repatriados

Mato considera un "acierto" que el Gobierno haya creado un Comité especial

Sanidad refuerza protocolo y rebaja la fiebre a 37,7 para sospechosos ébola

Cantabria activa el protocolo para "evaluar" el caso de una joven que viajó a Nigeria

nacional

| 10.10.2014 - 07:30 h
REDACCIÓN

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha anunciado que el Consejo de Ministros ha acordado la creación de un comité especial para la gestión en España del virus del ébola, que involucrará a varios ministerios, y designará a un comité científico de expertos en la materia.

"El Gobierno está coordinando la respuesta sanitaria a un problema que genera incertidumbre a la sociedad, y por eso debemos trabajar con transparencia", según ha informado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

Dicho comité estará presidido por la propia vicepresidenta y, dado el "carácter transversal" de la situación, habrá representados diferentes ministerios, representantes de la Comunidad de Madrid y el Complejo hospitalario La Paz-Carlos III de Madrid, donde está siendo atendida la paciente.

Así, también estarán la ministra de Sanidad, Ana Mato, y los miembros de su equipo que ella designe; un representante de los ministerios de Exteriores y Cooperación, Interior, Defensa, Presidencia, Economía y Competitividad (a través de la secretaria de Estado de I+D), Justicia y miembros del Gabinete del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

Su objetivo será el de coordinar los medios y recursos disponibles; promover cooperación interinstitucional e internacional; establecer protocolos de política informativa para ofrecer la "máxima transparencia", y analizar la planificación existente para el control de la enfermedad.

Dicho comité se verá apoyado por un comité de expertos que se constituirá "inmediatamente", ha aseverado la vicepresidenta. Asimismo, ha indicado que la composición es "flexible" y no descarta que se pueda convocar a otros representantes del Gobierno, comunidades, actores del sector privado o "aquellas personas que por su condición de expertos o por su labor en el asunto consideremos oportuno".

Durante la rueda de prensa, Sáenz de Santamaría ha aseverado que su "máxima prioridad" es el estado de salud de la paciente y ha reiterado que "España es un país preparado, con profesionales sanitarios de primer orden y sabemos que se puede hacer frente a esta situación".

"El Gobierno debe darles nuestro máximo apoyo y respaldo para resolver cuantas situaciones y necesidades requieran para llevar a cabo su trabajo en las mejores condiciones", ha insistido.

HACIENDA HABILITARÁ LÍNEA DE CRÉDITO ESPECÍFICA PARA MEDIDAS CONTRA EL ÉBOLA

El Ministerio de Hacienda habilitará una línea de crédito específica para "adoptar cuantas medidas sean necesarias" con el objetivo de apoyar a las distintas administraciones para afrontar los nuevos desafíos que pueda plantear el virus del ébola.

Soraya Sáenz de Santamaría, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, ha asegurado que de esta manera el Gobierno cuenta "con una cobertura importante" de cara a adoptar nuevas medidas ante el virus.La vicepresidenta ha asegurado que España está preparada para hacer frente al ébola.

EL GOBIERNO DESTACA SU RESPONSABILIDAD CON LOS MISIONEROS REPATRIADOS

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha subrayado la responsabilidad del Gobierno con los misioneros españoles contagiados por ébola que habían expresado su deseo de volver a España y ha asegurado que los traslados se hicieron siguiendo las recomendaciones de la OMS.

Sáenz de Santamaría ha reconocido la labor de los misioneros Miguel Pajares y Manuel García Viejo y de la auxiliar de enfermería Teresa Romero, "que han contraído el ébola -ha dicho- por cuidar a los demás". "Este es el punto desde el que tenemos que enfocar todas las decisiones que tomemos en este asunto", ha afirmado la vicepresidenta.

Preguntada por el traslado de los dos misioneros a España, ha incidido en que se trataba de ciudadanos españoles que querían regresar a su país y ha asegurado que la repatriación se hizo siguiendo las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y tal y como también lo han hecho otros países europeos. "España tiene una obligación para con sus nacionales, que tienen el derecho a volver a su país", ha indicado.

La vicepresidenta ha insistido en que la tarea fundamental del Gobierno es trabajar por cuidar la salud de Teresa Romero, cuidar a los que se han visto en la zona de contagio e investigar cómo se han producido los hechos para evitarlos en el futuro.

Sobre la posibilidad de que se pueda volver a producir la repatriación de un español contagiado de ébola, Sáenz de Santamaría ha pedido que no se adelanten los acontecimientos. "Las cosas hay que resolverlas teniendo presente la posición de la OMS", ha apuntado.

EL MINISTERIO DE SANIDAD REFUERZA EL PROTOCOLO Y REBAJA A 37,7 LA FIEBRE PARA SOSPECHOSOS DE ÉBOLA

El Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas han acordado hoy reforzar los protocolos frente al Ébola por encima de las recomendaciones internacionales, de forma que se ha rebajado el umbral de fiebre a 37,7 grados para ingresar como sospechosos a quienes hayan estado en contacto con el virus. Así lo han acordado los responsables de sanidad de las comunidades autónomas y del ministerio en la reunión del Consejo Interterritorial de Salud, que ha presidido Ana Mato.

El Gobierno y las autonomías han cerrado filas frente a esta crisis y han trasladado a la sociedad un mensaje de tranquilidad, a la vez que han defendido la necesidad de desarrollar una política informativa con el máximo rigor y transparencia.

La ministra, que ha comparecido en rueda de prensa acompañada por los consejeros, ha explicado que se reforzará el seguimiento de los contactos de bajo riesgo, de manera que se rebajará el umbral de fiebre en el protocolo general, como ya se está aplicando en la Comunidad de Madrid. Hasta ahora, el protocolo solo consideraba sospechoso a un paciente si éste superaba los 38,6 grados de fiebre.

Además, se eleva el nivel de riesgo para los contactos directos de pacientes con ébola, entre ellos, los profesionales sanitarios, que pasarán a considerarse de alto riesgo.

Asimismo, se incrementará la información pública oficial sobre las medidas preventivas que se deben adoptar, así como la forma en que se presentan los síntomas de la enfermedad a través de medios telemáticos y con el apoyo de portavoces científicos.

Mato y los consejeros han trasladado su apoyo a la auxiliar de enfermería Teresa Romero, primer caso de contagio del virus fuera de África, y han manifestado su confianza en la capacitación y dedicación de los profesionales sanitarios para afrontar cualquier problema de salud pública.

Preguntada sobre si se siente desautorizada por la elección de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría al frente del Comité de seguimiento de la enfermedad en España, Mato ha considerado un "acierto" que se institucionalice la coordinación a través de este órgano, que informará dos veces al día.

CANTABRIA ACTIVA EL PROTOCOLO PARA EVALUAR UN CASO SOSPECHOSO

La Consejería de Sanidad de Cantabria ha activado el protocolo de prevención de riesgo por virus de ébola para evaluar el caso de una joven de 18 años que ha acudido a Urgencias con fiebre y que ha vuelto hace menos de tres semanas de la zona de Lagos, en Nigeria, considerada de riesgo potencial.

La Dirección General de Salud Pública ha activado este protocolo porque el caso cumple los criterios de sospecha de infección acordados entre el Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas.

La joven ha sido aislada por el personal de Urgencias para evaluar su estado y va a ser trasladada a la unidad de aislamiento destinada por el hospital para este fin en el Pabellón 15.

Salud Pública considera que las probabilidades de que esta mujer haya contraído el virus del ébola durante su estancia en el país africano es mínima, ya que desde finales de agosto no se ha notificado ningún caso de transmisión de la infección.