El Gobierno asegura que Bankia es "solvente" y pide calma a sus clientes

De Guindos respalda a Goirigolzarri, que anunciará un plan para Bankia

Rajoy: "No sé qué dicen de dinero público porque hasta ahora el único es el que ha dado el PSOE"

Almunia dice que si Bankia recibe ayudas públicas debe presentar un plan de reestructuración

nacional

| 08.05.2012 - 14:00 h
REDACCIÓN

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha afirmado hoy en el Senado que el Gobierno socialista es el único que "hasta ahora" ha dado dinero público a la banca y ha acusado al anterior Ejecutivo de haber hecho "sólo parches" para reestructurar el sistema financiero español.

En la sesión de control de la Cámara Alta, el portavoz del grupo socialista, Marcelino Iglesias, ha arremetido contra el Gobierno del PP por haber decidido recortes de 10.000 millones de euros en educación y sanidad, la misma cifra que, según ha remarcado, se baraja para "resolver los problemas de un banco", ha dicho sin citar a Bankia.

Iglesias se ha preguntado en voz alta si "es posible que encontremos 10.000 millones para un banco y no los tengamos para la salud y la educación de los ciudadanos", entre aplausos de los socialistas y abucheos desde los escaños del PP.

También ha recordado los "tejemanejes liberales" del Gobierno de la Comunidad de Madrid, en 2009, respecto a Caja Madrid -la antecesora de Bankia- comentario que ha generado más protestas y ha obligado al presidente del Senado, Pío García Escudero, a pedir silencio.

Ya en su respuesta al portavoz socialista, la única mención que Rajoy ha hecho a la crisis de Bankia ha sido para poner en evidencia al PSOE porque desde el Gobierno autorizó ayudas públicas a la banca en la pasada legislatura.

"No sé qué dicen del dinero público; hasta ahora el único dinero público que se ha dado es del Gobierno del PSOE", ha sentenciado arropado por los aplausos del grupo popular.

Según ha señalado, el Gobierno está obligado a "hacer cosas que el anterior Ejecutivo no hizo" como reestructurar el sistema financiero, un proceso en el que sólo se pusieron "parches" por lo que ahora ninguna entidad se puede financiar fuera.

Su Gobierno, según ha explicado, dio un primer paso obligando a las entidades a provisionar 50.000 millones de euros y el próximo viernes aprobará un nuevo decreto-ley para continuar con la reforma.

DE GUINDOS RESPALDA A GOIRIGOLZARRI, QUE ANUNCIARÁ UN PLAN PARA BANKIA

Asimismo, el ministro de Economía, Luis de Guindos, ha dado su respaldo al futuro presidente de Bankia, Jose Ignacio Goirigolzarri, al que corresponde presentar en los próximos días un plan de futuro para la entidad. El ministro considera que tras la decisión de Rodrigo Rato de dimitir como presidente de Bankia tomará las riendas de la entidad José Ignacio Goirigolzarri, ex número dos de BBVA y una persona con "enorme experiencia" en banca comercial.

De Guindos ha insistido en que el futuro presidente de Bankia es una persona con una reputación "absolutamente probada" en los mercados internacionales y nacionales. Para el ministro, el nuevo equipo gestor que encabece Goirigolzarri tiene la tarea de tomar, "conjuntamente con el Banco de España, todas las medidas necesarias en los próximos días para garantizar el saneamiento y reestructuración de la entidad".El Gobierno, "como no puede ser de otra manera", recalcó el ministro, "va a estar detrás siempre apoyando los planes de saneamiento y reestructuración, y la solvencia de la entidad".

Ante las dudas que existen sobre el futuro de la entidad, el ministro se mostró "convencido" de que Bankia "continuará jugando un papel importante y primordial en el sector bancario español y en el desarrollo de la economía".En línea con la idea expresada ayer por Rato, De Guindos también quiso lanzar un mensaje de tranquilidad a los "clientes, depositantes, y a todos aquellos que tienen préstamos en Bankia", a los que aseguró que "tienen que estar absolutamente tranquilos porque es una entidad solvente, que tiene futuro".

BRUSELAS PIDE UN PLAN DE REESTRUCTURACIÓN

El vicepresidente de la Comisión y responsable de Competencia, Joaquín Almunia, ha dicho este martes que si Bankia recibe, "como parece", ayudas públicas para sobrevivir deberá presentar a Bruselas un plan de reestructuración que debe garantizar la viabilidad del modelo de negocio y un "reparto adecuado" de los costes del rescate, así como reducir las distorsiones de competencia.

"Si, como parece, Bankia va a recibir ayudas públicas" de cualquier tipo, ha explicado Almunia, ello "requiere la presentación de un plan de reestructuración" para que el Ejecutivo comunitario pueda autorizarlas. Este plan, ha proseguido, debe incluir "las condiciones conocidas: la viabilidad del modelo de negocio, el reparto adecuado de las cargas y los esfuerzos y la eliminación de las posibles distorsiones de competencia".

El vicepresidente del Ejecutivo comunitario ha dicho que España todavía no le ha notificado oficialmente el plan para rescatar a Bankia. "Sobre las nuevas decisiones y medidas, en la medida en que todavía no se conocen, es difícil que me las hayan notificado", ha señalado.

No obstante, ha explicado que en la reunión que mantuvo la semana pasada con el ministro de Economía, Luis de Guindos, éste le transmitió "la voluntad del Gobierno español de trabajar de la manera más intensa y estrecha posible con los servicios de la Comisión responsables del control de las ayudas de Estado".

El objetivo de esta cooperación estrecha entre España y el Ejecutivo comunitario es que "todo lo que tengamos que analizar y decidir en relación con la nueva fase de la reestructuración del sistema bancario español se realice en las mejores condiciones posibles y se puedan tomar decisiones definitivas por nuestra parte en los plazos de tiempo más cortos posibles".

Cuando Bankia recibió una aportación del primer Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) notificó estas ayudas a Bruselas. Pero en aquel momento no se requería una aprobación formal de la Comisión siempre que los fondos públicos no superaran el 2% de los activos ponderados por riesgo.

No obstante, Almunia ha recordado que desde el 1 de enero de 2011 "ya no hay ningún tipo de nivel mínimo o máximo". "Cualquier ayuda pública -sea en términos de avales y garantías, sea en términos de aportación de capital en diferentes fórmulas o sea en cualquier otro término de aseguramiento de activos tóxicos- requiere la presentación de un plan de reestructuración para poder aprobar la ayuda como compatible", ha insistido.