El Gobierno aprueba el Impuesto de Patrimonio para rentas superiores a 700.000 euros

Los patrimonios superiores a 700.000 euros pagarán entre el 0,2 % y el 2,5 %

Blanco descarta nuevos ajustes antes del 20-N

No se compensará a las comunidades que decidan "boicotear" el tributo

nacional

| 16.09.2011 - 13:54 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

El Gobierno ha aprobado un Real Decreto Ley que incluye la recuperación temporal del Impuesto sobre el Patrimonio para rentas superiores a los 700.000 euros, lo que afectará a un total de 160.000 contribuyentes, según ha afirmado el portavoz del Gobierno, José Blanco en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. El impuesto, que aportará unos 1.080 millones de euros, se restablece exclusivamente para los años 2011 y 2012, por lo que las declaraciones tendrán que presentarse y realizarse en los años 2012 y 2013.

El nuevo impuesto, que se eliminó en el año 2008, gravará ahora patrimonios superiores a los 700.000 euros, lo que supone multiplicar casi por siete el límite anterior (cerca de 108.000 euros). Además, el mínimo exento para vivienda habitual se eleva a 300.000 euros, el doble de 2008.

En el caso de núcleos familiares, la titularidad de bienes y derechos que sean comunes a ambos cónyuges se atribuye por mitad a cada uno de ellos, salvo que se justifique otra cuota de participación, y se considera individualmente a la hora de calcular la base imposible del impuesto.

La liquidación extra de 1.080 millones irá a las comunidades autónomas que, hasta ahora, recibían una compensación por la supresión del Impuesto a través de la nueva ley de financiación autonómica que entró en vigor este año y que incluía una partida de 2.100 millones destinada a este fin.

Blanco ha asegurado este viernes que ninguna comunidad cobrará dos veces por el mismo impuesto y que no se compensará a aquellos territorios que voluntariamente decidan "boicotear" el tributo.

"Si hay obstáculos habrá que superarlos", ha señalado el portavoz, para quien no es "comprensible" que algunas comunidades no quieran pedir este esfuerzo a los ciudadanos que más tienen y que, al mismo tiempo, sean compensadas por el Estado mientras los españoles se tienen que apretar el cinturón.

De hecho, el Ejecutivo considera que la crisis económica hace necesaria la recuperación del impuesto reforzando el principio de equidad, de manera que permita gravar los patrimonios más elevados para que quienes más tienen contribuyan en mayor medida a la salida de la crisis, favoreciendo el cumplimiento de los objetivos de estabilidad presupuestaria.

El ministro de Fomento ha calificado la medida de "excepcional" y ha asegurado que se trata de una iniciativa que permite distribuir las cargas de la crisis de forma "más justa y equilibrada", al tiempo que refuerza la estabilidad presupuestaria y dota a las administraciones de más recursos para reforzar el Estado de Bienestar. El portavoz gubernamental ha reconocido que la situación económica es "excepcional" y exige medidas "excepcionales" como ésta para afrontar un periodo "decisivo" para la economía mundial y para la economía española.

PEDIR A LOS QUE MAS TIENEN

Según Blanco, son muchos los españoles que viven este "momento decisivo", que buscan empleo y que tienen que esforzarse en tiempos de crisis. "Lo justo no es recortar en Educación sin pedir un esfuerzo a los que más tienen", ha señalado Blanco, que ha resaltado la importancia de fortalecer el Estado de Bienestar, promover el empleo y repartir las cargas de la crisis.

Así, ha insistido en que la medida no afecta a las clases medidas, ya que la inmensa mayoría de los españoles no lo va a pagar (el 99,4% de los contribuyentes, únicamente afecta al 0,6% restante). En este sentido, ha recordado que el Ejecutivo ha tomado varias medidas para subir la fiscalidad a las rentas más altas en estos años, como la creación de dos nuevos tipos en el IRPF o el aumento de la fiscalidad de las SICAV. "(La recuperación de Patrimonio) es una nueva medida en la misma dirección", ha señalado Blanco, para quien no se puede pedir sacrificios a los ciudadanos que tienen menos sin pedir un esfuerzo adicional a todos aquellos que tienen más recursos.

"A RAJOY LE PREOCUPA MAS SU AMIGO RENTISTA"

En este sentido, ha criticado que algunos miembros del Partido Popular no quieran pedir este esfuerzo pero sí avalen recortes en Educación. "No lo entiendo", ha indicado Blanco, tras subrayar la importancia de que en estos momentos los partidos políticos sean "absolutamente prudentes" y pedir al PP que aclare su postura.

"Me sorprende el comportamiento de algunos que piensan poco en los muchos que tienen que hacer sacrificios y piensan más en los pocos que tienen que hacer un esfuerzo adicional con la recuperación del Patrimonio", ha indicado, tras aseverar que muchos españoles estarían "encantados" de pagar este impuesto.

De hecho, Blanco se ha referido a las declaraciones del líder del PP, Mariano Rajoy, en las que se muestra preocupado por algún amigo suyo "rentista" que tendrá que pagar Patrimonio y ha recordado al candidato del PP a las elecciones generales que "millones de españoles querrían ser como su amigo rentista y pagar Patrimonio".

ENTRE EL 0,2 Y EL 2,5%

El tipo del impuesto sobre el patrimonio seguirá oscilando entre el 0,2 y el 2,5 %, dependiendo de la base liquidable que le salga al contribuyente una vez descontado de su capital el mínimo exento de 700.000 euros, a lo que se suma la deducción de 300.000 euros por vivienda habitual.

Con la recuperación de este tributo, aprobado hoy en Consejo de Ministros, el Gobierno únicamente cambia el mínimo exento, que ha multiplicado casi por siete, y la deducción aplicable a la vivienda habitual, que ha doblado, si bien los tipos se mantienen tal y como estaban.

Para calcular la base liquidable hay que descontar del patrimonio las deudas deducibles, así como las exenciones previstas por ley, entre las que se incluyen la establecida para la vivienda habitual o las previstas para las obras de arte de carácter histórico, entre otras muchas cosas.

El valor de la vivienda habitual se establece atendiendo a la mayor de estas tres cantidades: el precio de compraventa, el valor catastral o el tasado por la administración pública para algunos casos (por ejemplo, el valor otorgado por una comunidad autónoma a un inmueble cuando se liquida el impuesto de sucesión).

De ese cálculo se obtiene una base imponible a la que se le restan los 700.000 euros exentos de tributación, en tanto que a la cantidad resultante se le aplicaría el gravamen correspondiente, de acuerdo con la escala establecida en la siguiente tabla:

Base liquidable (euros) / Tipo aplicable (%)

A partir de 0 0,2

A partir de 167.129,45 0,3

A partir de 334.252,88 0,5

A partir de 668.499,75 0,9

A partir de 1.336.999,51 1,3

A partir de 2.673.999,01 1,7

A partir de 5.347.998,03 2,1

A partir de 10.695.996,06 2,5

De esta forma, un contribuyente con un patrimonio de 1.100.000 euros que cuente con una residencia valorada en 300.000 euros, y sin contar otras posibles deducciones, pagaría a Hacienda 200 euros, el 0,2 % de una base liquidable de 100.000 euros.

En caso de que el mismo contribuyente no viviera en una casa de su propiedad, tendría que pagar 1.200 euros, el 0,3 % de una base liquidable de 400.000 euros.