El fiscal pide que Usabiaga siga libre porque no se han producido "hechos nuevos" desde su excarcelación

Fue puesto en libertad en abril de 2010 por el juez Garzón para que pudiera cuidar a su madre

Usabiaga

nacional

| 05.05.2011 - 13:18 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

El fiscal de la Audiencia Nacional Vicente González Mota ha defendido que el ex secretario general del sindicato LAB Rafa Díez Usabiaga, que se enfrenta a diez años de cárcel por intentar reconstruir Batasuna, continúe en libertad al entender que no se han producido "hechos nuevos" desde que fuera excarcelado por el juez Baltasar Garzón en abril de 2010 para cuidar a su madre, informaron fuentes jurídicas.

Así lo ha manifestado en una vista a puerta cerrada celebrada ante la Sección Cuarta de la Sala de lo Penal en la que se ha analizado un recurso de la asociación Voces contra el Terrorismo-Verde Esperanza, que ejerce la acusación popular en la causa, y que pedía la vuelta a prisión del procesado por haber participado en actos políticos de la formación Sortu.

González Mota ha señalado que los informes policiales que se han solicitado en el procedimiento revelan que no se ha producido "ninguna modificación" en relación con las circunstancias que motivaron la excarcelación de Díez Usabiaga, ya que ha enviado al tribunal los documentos en los que acredita que está atendiendo a su madre según lo dispuesto en la Ley de Dependencia.

En este sentido, ha recordado que la propia Fiscalía recurrió el auto de puesta en libertad dictado por el juez instructor y que la Sección Tercera de la Sala de lo Penal, presidida por el magistrado Alfonso Guevara, confirmó esta decisión en junio de 2010 argumentado que el procesado venía "cumpliendo acabadamente" con todas las medidas cautelares que le impuso Garzón y que la necesidad de que cuidara o no a su madre tenía "un valor relativo".

RIESGO DE FUGA, SEGUN LA ACUSACION

El abogado de VcT, Juan Carlos Rodríguez Segura, ha señalado que no existe "un cuidado completo" de Díez Usabiaga a su madre y que ha cometido una "reiteración delictiva", al incumplir la prohibición de participar en actividades políticas y reunirse el dirigente de Batasuna Rufi Etxebarria para poner en marcha Sortu. De igual modo, ha argumentado que, dada la proximidad del juicio oral, no se ha eliminado el "riesgo de fuga".

Por su parte, el letrado de Díez Usabiaga, Iñigo Iruin, ha defendido que la propia Sala consideró este debate "cancelado" cuando resolvió el recurso del fiscal y que desde entonces no se han producido "hechos nuevos que obliguen a modificar su situación".

El ex secretario general de LAB ha acudido a la vista por orden del tribunal y abandonó la Audiencia Nacional sin realizar declaraciones. Díez Usabiaga salió el 26 de abril de 2010 de la cárcel madrileña de Estremera, donde permanecía encarcelado desde el 16 de octubre de 2009 al intentar reconstituir la ilegalizada Batasuna a través del proyecto 'Bateragune' (Todos Juntos), con la intención de que la izquierda abertzale estuviera presente en las elecciones municipales de 2011.

Se enfrenta a una petición de la Fiscalía de diez años de cárcel y a otra de 14 por parte de la asociación Voces contra el Terrorismo-Verde Esperanza por un delito de integración en organización terrorista.

"CIRCUNSTANCIA HUMANITARIA"

Garzón acordó la libertad de Usabiaga para que pudiera asistir a su madre, que le reclamó como "cuidador" acogiéndose a la Ley sobre la Dependencia, aunque le obligó a enviar al juez cada 15 días "información sobre el desarrollo del cuidado dispensado a su madre, de él dependiente". Además, le prohibió salir del territorio nacional y le impuso dos comparecencias judiciales por semana en el juzgado más próximo a su domicilio, así como la retirada del pasaporte.

El juez, que adptó esta decisión en contra del criterio de la Fiscalía, explicaba en un auto que la situación de prisión del ex dirigente de LAB debía "suavizarse" por la "circunstancia humanitaria" de "índole personal-familiar" que concurría en su caso, en referencia a "la relación de dependencia que su madre tiene respecto del mismo".