El Fiscal general del Estado respalda a Moix

Rechaza las "sospechas injustas" y niega la existencia de arbitrariedad en su actuación

Maza admite que supo que Ignacio González prefería a Moix y que no le extrañó

Reclama al Parlamento "herramientas legales" para poder luchar contra las "filtraciones" interesadas de sumarios judiciales

La oposición pide a Maza que cese a Moix para recuperar la credibilidad en la Fiscalía

nacional

| 10.05.2017 - 16:18 h
REDACCIÓN

El fiscal general del Estado, José Manuel Maza, ha manifestado hoy que seguirá ejerciendo la responsabilidad que se le ha encomendado al frente de la institución y ha destacado que "no existe un solo dato objetivo" que le haga arrepentirse de la designación de Manuel Moix al frente de Anticorrupción.

Maza comparece ante la Comisión de Justicia del Congreso por la actuación de la Fiscalía en el caso Lezo, dos meses después de hacerlo ante esta misma comisión por el papel del Ministerio Público en relación a la decisión de no imputar al ya expresidente de Murcia Pedro Antonio Sánchez.

"No hay un solo dato verdaderamente objetivo ni concluyente y al margen de elucubraciones que se haya visto paralizado durante la jefatura de Manuel Moix de manera que tenga que arrepentirme de su designación", ha dicho Maza sobre el fiscal jefe de Anticorrupción, zanjando cualquier debate sobre un posible cese.

En su opinión "se cuestionó insólitamente al fiscal anticorrupción" de manera que ahora sus actuaciones son analizadas "con un manto de sospecha", lo que no ha mermado su confianza en Moix: "Me siento satisfecho por su designación", ha apostillado

Y sobre sí mismo ha avanzado: "He asumido una responsabilidad y la seguiré ejerciendo conforme a la Ley", al tiempo que ha dicho encontrarse nuevamente "ante otro juicio" contra él, tras la anterior polémica respecto al expresidente de Murcia, cuya "condena ha sido impuesta anticipadamente".

Se ha referido a la "riada de críticas" contra el Ministerio Fiscal y su persona que le han colocado en una "encrucijada" y le ha generado "perplejidad" habida cuenta de que el debate de ideas y las discusiones sobre los criterios a fijar en una institución jerarquizada es algo "natural".

El fiscal general del Estado ha expuesto las últimas actuaciones de Anticorrupción -- como la presentación de las querellas por los "casos Mercamadrid" y contra la trama eólica en Castilla y León, o las diferentes decisiones que han llevado a la investigación de más de 60 personas en la 'Operación Lezo', que afectan a cargos del PP-- como "hechos", frente a quienes acusan al fiscal jefe Anticorrupción, Manuel Moix, de "maniobras" tendentes a evitar investigar delitos cometidos por personas del partido en el Gobierno.

"No hay un solo dato objetivo, concluyente y al margen de elucubraciones, sobre hechos de corrupción, que se haya visto paralizado" bajo el mandato de Moix, ha dicho Maza, que ha destacado también la brevedad del mismo, ya que fue nombrado hace tan sólo dos meses. "Comparto su visión de hacia dónde debe ir la Fiscalía", ha añadido.

ADMITE QUE SUPO QUE IGNACIO GONZÁLEZ PREFERÍA A MOIX

El fiscal general del Estado, José Manuel Maza, ha admitido hoy que antes de nombrar a Manuel Moix como fiscal jefe Anticorrupción supo de la conversación en la que Ignacio González mostraba su deseo de que fuese nombrado, algo que no le extrañó ni le llevó a pensar mal del candidato. "No me extraña, fue mi conjetura, porque le conoce y ha compartido con él puestos institucionales en la Comunidad de Madrid", ha dicho Maza en la Comisión de Justicia en el Congreso en relación a esa conversación entre Eduardo Zaplana e Ignacio González contenida en el sumario del caso Lezo.

Pero ha aclarado que ni Zaplana ni González dicen en esa conversación grabada y difundida en los medios "que ya saben a quién se va a nombrar", sino que mencionan "que les encantaría que se nombrase a ese señor". Y además, ha dicho que esto no le llevó a pensar mal sobre Moix porque ambos, González y Zaplana, tan solo "apoyan y avalan el que este señor sea elegido".

"Le nombré porque me parecía el mejor candidato y no solo a mi, también a la mayoría del Consejo Fiscal", ha dicho Maza, al igual que a la Asociación de Fiscales -de carácter conservador y mayoritaria en la carrera- que publicaron un manifiesto "apoyándole".

Lo que sí le causó "gran sorpresa" fue que la Unión Progresista de Fiscales (UPF) -que pidió sin éxito la semana pasada el cese de Moix- fuese a visitarle y a trasladarle sus sospechas sobre la mencionada conversación, pues la misma formaba parte de unas actuaciones que estaban secretas.

Maza ha reclamado a los diputados "herramientas legales" para poder luchar contra las citadas "filtraciones" interesadas de sumarios judiciales, tras reconocer que el problema "le excede y excede a la Fiscalía".

También ha pedido que el Parlamento empreda de una vez la reforma procesal para dar a la dirección de la investigación a los fiscales, de los que ha reconocido no obstante que "son autónomos" aunque no completamente independientes porque pueden discutir el criterio de sus superiores.

LA OPOSICIÓN LE PIDE QUE CESE A MOIX PARA RECUPERAR LA CREDIBILIDAD DE LA FISCALÍA

La oposición ha solicitado este miércoles al fiscal general del Estado, José Manuel Maza, en la Comisión de Justicia del Congreso de los Diputados el cese del fiscal jefe Anticorrupción, Manuel Moix, tras conocer sus últimas decisiones que han creado discrepancias en el seno de la Fiscalía, para que la opinión pública recupere la credibilidad en esta institución.

El único grupo que no ha urgido el cese inmediato de Moix ha sido Ciudadanos, cuyo diputado José Ignacio Prendes, sin embargo, sí ha pedido al fiscal general que "adopte las medidas que tenga que tomar", pero ha coincidido en que Moix "no puede continuar ni un minuto más".

La oposición ve "incompetencia" en la labor de Manuel Moix al frente de la Fiscalía Anticorrupción, al tiempo que ha cuestionado la autonomía e independencia del fiscal general del Estado. En este sentido, el diputado del grupo socialista Juan Carlos Campo ha asegurado que el estado de la Fiscalía "es de obituario" y ha conminado al fiscal general a que "no se encoja de hombros" y a que "actúe inmediatamente para recuperar la credibilidad".

Por su parte, la portavoz de Unidos Podemos, Irene Montero, ha calificado esta situación de "excepcionalidad democrática" y ha asegurado que el cese de Moix se trata de "una cuestión de respeto mínimo al funcionamiento de las instituciones".

El diputado del PNV Mikel Legarda se ha sumado a las sospechas de dependencia del fiscal general y ha criticado la actuación de Moix, para quien pide su cese inmediato y le reprocha que haya "sembrado de descrédito a la Fiscalía Anticorrupción".

El diputado de Compromís Enric Bataller ha acusado a Moix de "actuar de tapadillo para favorecer a Ignacio González" y le ha reprochado que "ponga más empeño en proteger a los corruptos que en perseguirlos".

La diputada del PDeCat Lourdes Ciuró ha tachado de "patosos" los pasos del fiscal general desde el día de su nombramiento y ha asegurado que, en estos momentos, la Fiscalía está "patas arriba".

El grupo Esquerra Republicana de Cataluña (ERC), a través de la diputada Ester Capella i Farré, ha abundado en su intervención en la "dependencia" del fiscal general del Estado, a quien ha acusado de "no actuar sin el visto bueno del Gobierno".

Frente a ellos, el diputado del Partido Popular Carlos Rojas no ha pedido el cese del fiscal jefe Anticorrupción y ha animado a Maza a "seguir luchando contra la corrupción sin descanso como lo está haciendo la Fiscalía".