El Euríbor cierra enero en el 1,55% y encarece las hipotecas en más de 225 euros al año

Se sitúa en el nivel más alto desde junio de 2009

nacional

| 31.01.2011 - 13:00 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

El Euríbor, tipo de interés al que están referenciadas más del 80% de las hipotecas que se conceden en España, ha cerrado el mes de enero en la cota del 1,55%, lo que supone un repunte de 0,318 puntos respecto al nivel de hace un año (1,232%) y se traduce en un nuevo incremento de las cuotas hipotecarias en unos 19 euros al mes y unos 226 euros anuales.

El mes ha estado marcado por una fuerte tendencia alcista, especialmente en la segunda quincena, que ha llevado al indicador a marcar niveles diarios que no alcanzaba en 19 meses (junio de 2009).

En concreto, en el último día del mes el Euríbor encadenó su decimocuarto día consecutivo de subidas y se situó en la cota del 1,644%.

Con la subida de enero, un usuario que tenga una hipoteca media de 120.000 euros, a 25 años, con un diferencial del 0,8% y de revisión anual, pagará de media al mes unos 529,32 euros, 18,83 euros más que hace un año, cuando pagaba 510,49 euros. Este aumento del indicador eleva el encarecimiento anual hasta los 225,96 euros.

En el caso de que las hipotecas de revisión semestral, la subida será de algo inferior, ya que el Euríbor del mes de agosto --el que se toma como referencia-- se situaba en el 1,421%. De este modo, los usuarios pagarán unos 10,5 euros más al mes.

El encarecimiento real que supone la subida del Euríbor dependerá del importe de las hipotecas, del tipo de revisión y del mes que se tome como referencia. En cualquier caso, los préstamos para adquirir una vivienda se encarecerán porque el Euríbor de 2011 está por encima del registrado en 2010, a diferencia de lo que ocurría el pasado año, cuando el indicador se encontraba por debajo de los niveles de 2009.

Además, la posibilidad de que el Banco Central Europeo (BCE) suba los tipos antes de lo previsto ante las presiones inflacionistas ha introducido aún más tensión en la cotización de este índice.