El etarra Gudiri se niega a declarar en el juicio por el asesinato a un policía en Irún en 1992

Los testigos, entre ellos el etarra Valentín Lasarte, destacan que no recuerdan con precisión los hechos porque han pasado 25 años

El fiscal pide 42 años de prisión y una indemnización de 1.000.000 de euros para los dos hijos de la víctima

El histórico etarra Juan Antonio Olarra Guridi, Jon, durante el juicio

nacional

| 20.11.2017 - 13:31 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El etarra Juan Antonio Olarra Guridi alias 'Jon' se ha negado a declarar en el juicio que ha comenzado este lunes en la Audiencia Nacional por el asesinato con un tiro en la cabeza al policía Juan Manuel Helices el 23 de abril de 1992 en la localidad guipuzcoana de Irún. La Sección Segunda de la Sala de lo Penal ha celebrado la primera sesión de la vista oral en la que han testificado dos condenados por su vinculación con la organización terrorista ETA y agentes de la Guardia Civil y de la Policía local y Nacional que no han podido ofrecer detalles ya que, según han dicho, no recuerdan con exactitud porque los hechos ocurrieron hacen 25 años.

El fiscal pide para 'Jon' 42 años de prisión por los delitos de atentado terrorista y tenencia ilícita de armas y solicita igualmente que indemnice a los dos hijos de la víctima con 1.000.000 de euros en concepto de responsabilidad civil. El Ministerio Público relata en un su escrito de acusación provisional que el acusado junto con el ya fallecido José María Igerategui alias 'Ijitu' atacaron al agente al ser sorprendidos con armas encima.

MERODEABAN POR LA ZONA

Uno de los testigos ha sido el compañero de patrulla del agente fallecido, quien ha contado que cuando fueron a identificarlos, tras recibir una llamada de emergencia sobre que había dos individuos merodeando por la zona y que eran sospechosos. Les alertaron de que había "dos individuos que estaban tocando coches para que nos acercásemos", ha explicado. Ha continuado contando que cuando sacaron el arma, uno de lo sospechosos "salió corriendo hacia el frontón y el otro hacía una ría" y que él persiguió al último "disparando sin acertar, yo creo". Después, "fui en busca de mi compañero que ya yacía con un tiro en la cabeza", ha finalizado.

Según el relato de hechos del escrito de acusación, los dos etarras --ambos miembros del Comando Donosti-- iban armados con una pistola y un subfusil imitación de la marca 'UZI' que se hallaban en perfecto estado de conservación y para cuya tenencia carecían de los correspondientes permisos. Un arma que fue encontrada por "una persona al frontón" y que fue entregada a la policía local de Irún, ha apostillado un agente de este Cuerpo, que también ha testificado.

"HA PASADO MUCHO TIEMPO"

La mayoría de los agentes que han comparecido ante el tribunal, sobre todo los que participaron en la elaboración del atestado de la instrucción del ataque terrorista, no han podido aportar más datos de la operación, como quiénes integraban el Comando Donosti por aquellas fechas por el tiempo transcurrido. "Ha pasado mucho tiempo", ha enfatizado un agente de la Guardia Civil.

En la misma tónica se han manifestado otros dos testigos, Luis Gorriti Pagola, condenado por colaboración con ETA --castigo que ha finalizado este año, ha recalcado-- y el etarra Valentín Lasarte --condenado a 400 años de cárcel por su participación en 20 asesinatos entre ellos Gregorio Ordóñez y Fernando Múgica--, que se acogió a la denominada 'Vía Nanclares', tras renunciar a la lucha armada.

"Han pasado muchos años, luego me desvinculé de la organización. He cumplido mi condena, he borrado el pasado", ha dicho Lasarte durante su comparecencia como testigo. Ha reconocido que conoció al acusado en en colegio y que era un miembro más de ETA pero que no recuerda quiénes más colaboraban con ellos.

Asimismo, ha dicho que tampoco puede acordarse de todo lo que declaró ante el juez instructor de la Audiencia Nacional cuando fue detenido en 1996, pese a que fue "muy extensa", como ha indicado el fiscal, que ha insinuado que Lasarte se estaba negando a declarar --como testigo está obligado a declarar y a decir verdad-- con sus escasas explicaciones. "Bueno mentí en algunas cosas pero no recuerdo los detalla", ha añadido.

EN BUSCA DE LAS ARMAS DE LOS ANTERIORES COMPAÑEROS

Por último, Gorriti ha señalado que cuando murieron los anteriores integrantes del Comando Donosti, Olarra Guridi e Igerategui fueron a su casa para buscar las armas y "el montón de mierda que dejaron". "Querían entrar en mi casa y les dije que no y al cabo del año vinieron otra vez para encontrar el sitio y fue cuando fui detenido", ha explicado.

Sobre los detalles del asesinato Helices ha dicho que "igual sí" les contaron algo pero que no recuerda porque hace ya un cuarto de siglo de esos hechos y el tiene ya "casi 80 años". "El (Olarra Guridi) contaba historias y yo no le creía", ha precisado.

La vista oral se reanuda este martes con la práctica de la prueba pericial y concluirá con el turno de última palabra, si el acusado quiere hacer uso de ello.

Sobre el ex jefe militar de ETA pesa una condena de 30 años de cárcel por ordenar a los miembros del "comando Andalucía" de ETA Harriet Iragi y Jon Igor Solana el asesinato del fiscal jefe de Andalucía Luis Portero, cometido el 9 de octubre de 2000 en Granada y otra de 34 años de cárcel dos años después por el asesinato en el año 2000 del coronel médico del Ejército del Aire Antonio Muñoz Cariñanos en Sevilla.